fbpx

La Comunidad de Madrid declara BIC el cuadro de un eccehomo atribuible a Caravaggio

La Comunidad de Madrid declara BIC el cuadro de un eccehomo atribuible a Caravaggio

El Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid aprobará este miércoles el decreto por el que se declara Bien de Interés Cultural (BIC) el cuadro atribuible a Caravaggio con el título 'Ecce Homo', la pintura que iba a subastarse el pasado abril e identificada como 'La coronación de espinas', del Círculo de José de Ribera.

Concluye así la tramitación del procedimiento iniciado el 9 de abril cuando la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Comunidad de Madrid incoó el expediente para la declaración como BIC del lienzo que correspondía al lote 229 de la subasta 409 de la sala Ansorena de la obra catalogada del siglo XVII, según ha informado el Gobierno Regional.

La decisión se tomó conforme a la orden ministerial de 7 de abril de 2021, por la que la pieza se declaró expresamente inexportable, como medida cautelar, ya que a tenor de los informes técnicos emitidos por el Ministerio de cultura y deporte y el Museo del Prado merecía ser declarada BIC por su interés histórico y artístico, así como su posible atribución a Caravaggio bajo el título 'Ecce Homo'.

La consejera de Cultura, Turismo y Deporte de la Comunidad de Madrid, Marta Rivera de la Cruz, ha señalado que con esta declaración se "concluye un procedimiento iniciado hace ocho meses, inmediatamente después de que se retirase de una subasta por los indicios que los expertos nos trasladaron sobre la posible autoría del maestro italiano".

"Fue en ese momento cuando las instituciones nos pusimos a trabajar para hacer realidad la protección cautelar de la obra y ahora finalizamos un procedimiento que podemos calificar de éxito, en el que también han colaboraron el Museo del Prado y la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando", ha afirmado.

Además, ha expresado que se trata de una "gran noticia" que no solo asegura la protección del patrimonio nacional, madrileño y universal sino que es "motivo de orgullo para la cultura de nuestro país".

INTERÉS ARTÍSTICO

Conforme a los informes técnicos disponibles a día de hoy, este óleo sobre lienzo, que mide 111 x 86 centímetros, constituye una muestra de excelencia y maestría pictórica del primer naturalismo italiano, que ejerció una gran influencia en la escuela pictórica madrileña del siglo XVII.

Aspectos como el retrato psicológico de los personajes, el realismo de los rostros, la fuerza lumínica que se concentra en el cuerpo de Jesucristo, el juego de primeros planos de los tres personajes y la comunicación que se establece con el espectador hacen del cuadro una obra "de gran interés artístico".

Asimismo, constituye una pintura de un valor muy relevante dentro del patrimonio histórico de la Comunidad de Madrid, al representar un testimonio de una corriente, el naturalismo italiano, escasamente representada en las colecciones ubicadas en la región.

Los rasgos caravaggistas de la obra en su iconografía y lenguaje ejecutivo y su calidad acreditan su especial relevancia dentro del patrimonio artístico de la Comunidad de Madrid.

Por todo ello, la obra reúne valores de interés histórico y artístico relevantes para su declaración como BIC, con independencia de su autoría, cuya confirmación requiere la realización de analíticas de diversa índole.

AUTORÍA

No obstante, la información sobre la pintura que ha aparecido en los últimos meses y estudios desarrollados por expertos refuerzan la tesis de la autoría de Caravaggio, como la publicación realizada durante el proceso de instrucción por la historiadora del arte especialista en el pintor italiano Maria Cristina Terzaghi, que presenta un análisis detallado de la pintura y de su procedencia, y plantea que se trata de un original del citado autor.

Con el régimen de protección de Bien de Interés Cultural, si sale a la venta, los propietarios están obligados a comunicarlo a la Administración para que esta determine si ejercita el derecho de tanteo.

Además, cualquier intervención sobre el bien tendrá que ser autorizada por la Comunidad de Madrid y deberá respetar los criterios establecidos en la ley y la declaración como BIC.