Díaz Ayuso pide la colaboración ciudadana por el aumento “peligroso” de fuegos

Díaz Ayuso pide la colaboración ciudadana por el aumento “peligroso” de fuegos

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha alertado de que los incendios están aumentando de manera “peligrosa” este verano y ha hecho un llamamiento a la colaboración ciudadana para no “bajar la guardia”.

Ayuso ha dicho que en lo que va de año ha habido 220 incendios, 52 más que en 2020 y 12 más que la media de los últimos diez años, lo que ha supuesto 207 hectáreas quemadas (28 hectáreas de arbolado), 1.000 hectáreas menos que el año pasado, teniendo en cuenta el incendio que se registró en Robledo el 2 de agosto de 2020, y 400 hectáreas menos que la media de los últimos días años.

Así lo ha explicado a la prensa durante una visita que ha realizado este jueves al parque de bomberos de San Martín de Valdeiglesias, en un acto de reconocimiento a la labor llevada a cabo por los servicios de seguridad y emergencias de la región en la extinción del incendio declarado el 31 de julio en el pantano de San Juan.

Según la presidenta, el 82 % de los incendios de este año, por ahora, han quedado en conatos, “lo que avala la calidad de la actuación de los dispositivos que se han puesto en marcha”, ha dicho.

Sin embargo, pese al buen trabajo de los efectivos ha insistido en que “no podemos quedarnos de brazos cruzados ni relajarnos” porque ahora vienen otra vez semanas de altas temperaturas y se necesita la colaboración ciudadana.

Respecto al balance de la primera mitad de la época de peligro alto, que se desarrolla entre el 15 de junio y el 30 de septiembre, en lo meteorológico, junio fue bastante benigno.

El Gobierno Regional añade en un comunicado que en julio las condiciones “han sido adversas” por las elevadas temperaturas, humedades muy bajas y masa de combustible vegetal cada vez más seca según discurre la estación.

Desde el 15 de junio y hasta el 1 de agosto se produjeron en la región 109 incendios forestales, el 75 % de los cuales quedó en conato, con una superficie arbolada quemada del 17%.

Paralelamente a las labores de prevención y extinción habituales en el INFOMA, la Comunidad de Madrid, a través de la ASEM112, ha intensificado su trabajo de retirada de combustible vegetal en las zonas más afectadas por la borrasca Filomena de enero, que provocó la práctica desaparición de la infraestructura de protección contra incendios bajo arbolado en una superficie de más de 1.400 hectáreas.

Los trabajos de eliminación del material combustible en los cortafuegos y fajas auxiliares –que separan el medio natural de áreas urbanas- se van a desarrollar hasta noviembre y para ello se está utilizando maquinaria pesada específica.

La Dirección General de Emergencias ha ejecutado trabajos o está en proceso en montes de 73 parajes en 52 municipios de la Comunidad de Madrid.

La superficie que se está abordando en estos momentos alcanza 1.125 hectáreas, siendo los municipios con más superficie afectados Galapagar, con 97 hectáreas; San Martín de Valdeiglesias, con 84; Arganda del Rey, con 77, y la Dehesa de Valdelatas, entre Madrid y Alcobendas, con 66 hectáreas muy dañadas.

Actualmente, se han finalizado los trabajos en 653 hectáreas, casi la mitad de la superficie programada.