Una policía local que se siente engañada en varios municipios madrileños

Una policía local que se siente engañada en varios municipios madrileños

La relación de la policía municipal no atraviesa por su mejor momento en diferentes municipios de la Comunidad de Madrid. Leganés y Pozuelo de Alarcón son los puntos neurálgicos de esta situación. La aplicación de la Ley 1/18 capitaliza esta tensa y complicada relación.

El caso en Leganés es muy llamativo ya que estamos hablando de un enfrentamiento de los más enquistados de la Comunidad. La localidad  es junto a Pozuelo de Alarcón el otro municipio con más de 50 mil habitantes que padece este problema en su cuerpo policial. No hay acuerdo a pesar de que se debería haber aplicado la reclasificación tiempo atrás.

Nos dicen que “no solo es el perjuicio económico” sino que también existen otro tipo de problemas como que “los cambios de turno que no se pueden llevar a cabo”. Desde el sindicato policial nos transmiten que siguen sin entender el porqué de este escenario. Es una situación “esperpéntica” lo que se está produciendo.

policia leganesLa UPM y la CPPM ha publicado un comunicado en el que apuntan directamente al equipo de gobierno del municipio de Leganés, en el comunicado hay extractos muy duros, como el que les ofrecemos a continuación, que señalan al alcalde de la localidad y a su partido: “Cuando hablamos de las contradicciones de su gestión política nos referimos a como un partido (que se dice así mismo) socialista y de izquierdas, se dedica sistemáticamente a la privatización y externalización de servicios públicos y municipales, servicios como limpieza viaria, grúa municipal, escuelas infantiles, servicio de extinción de incendios, servicios sociales, etc. Como la ley no le deja privatizar la Policía Local, y de momento no puede echarnos a ninguna otra administración pública, como ha hecho con los bomberos, se dedica a ningunearnos e intenta dejarnos morir de inanición, a base de cercenar nuestros derechos laborales y no adecuar la plantilla policial a las necesidades de Leganés”.

El comunicado hace memoria de los diferentes desencuentros que han tenido en las últimas fechas, “el 20 de noviembre de 2020, el Sr. Alcalde se comprometió mediante escrito firmado de su puño y letra, que fue ratificado a los 5 días en Mesa General de Empleados Públicos, al cumplimiento en el primer semestre de 2021 de dos cuestiones de vital importancia para la Policía Local de Leganés, como son la apertura y cierre de una mesa de valoración de puestos de trabajo para poder crear los nuevos puestos necesarios en la plantilla de Policía Local tras la entrada en vigor, hace más de 3 años, de la Ley 1/2018 de Coordinación de las Policías Locales de la Comunidad de Madrid y la convocatoria de las 40 plazas de Policía Local de nuevo ingreso”.

En la última parte del comunicado muestran su disconformidad de manera abierta ante las últimas decisiones del alcalde ya que según el documento “el pasado lunes 31 de mayo, en Mesa General de Empleados Públicos del Ayuntamiento de Leganés, ante estas secciones sindicales, el Sr. Alcalde Santiago Llorente manifestó abiertamente que no tenía intención alguna de cumplir con lo firmado”.

Por último, el texto vuelve a centrar su crítica en el regidor del Ayuntamiento ya que según el documento “el alcalde mantiene una actitud caciquil en la dirección del Ayuntamiento y en la gestión de la ciudad de Leganés, actitud más propia de mediados del siglo pasado que de pleno siglo XXI”, añadiendo que el alcalde “ha dado con una plantilla de Policía Local demasiado dura y comprometida como para llevar a cabo sus pretensiones de doblegarnos y acabar con nuestro colectivo”.

La policía de Pozuelo tampoco llega a un acuerdo

policia pozueloLa policía municipal de Pozuelo exige al Ayuntamiento del municipio que no haga oídos sordos a una ley aprobada por su propio partido, exactamente la Ley 1/18 de la Comunidad de Madrid en la se dice que se tendrán que reclasificar a los policías de la categoría C2 a la C1. Esto conlleva un aumento de salario que no todos los funcionarios están percibiendo desde que se aprobó la ley por unanimidad por todos los partidos en la Comunidad de Madrid.

Según nos cuentan, la relación con el consistorio es prácticamente nula, “con los que tenemos hilo directo es con Eduardo Oria, primer teniente de alcalde, y con el concejal Pablo Gil. También con la concejal de recursos humanos”. Félix Hernández, secretario general de CPPM en Pozuelo, nos cuenta que llegaron a “renunciar a dinero”  y que les dieron la mano, pero que luego no cumplieron con su palabra. Eso les dolió mucho ya que se sintieron “engañados y traicionados”.

“Ellos actúan de dos maneras: la teórica y la práctica. La primera es en la que nos dan la razón y nos dicen que si se va a producir la reclasificación, pero cuando llega la práctica lo que hacen es no tener en cuenta nuestras peticiones”, afirma Félix Hernández.

Lo raro es, según nos comenta el secretario general del CPPM, que siendo una ley aprobada por su partido ellos “hagan oídos sordos a la hora de aplicarla”. La explicación que les dan es que ellos ven una anticonstitucionalidad en la reclasificación directa que la ley en su disposición transitoria primera recoge, es decir, la ley varía la forma de acceder al cuerpo, antes pedían el graduado escolar o equivalente y ahora exige el bachillerato o equivalente.

Con este cambio de exigencias lo que dice la ley es que los policías que están dentro del cuerpo y tienen el bachillerato serán reclasificados y los que no lo tengan, pero si que cuenten con diez de antigüedad dentro del cuerpo, a través de diferentes vías, serán reclasificados también y pasaran tener categoría C1. Los que tengan cinco años a través de un curso de superación también podrán pasar a este nivel.

Las protestas no solo están relacionadas con la no aplicación de la Ley 1/18, los municipales, según nos cuentan, llevan más de 2 años sin ser dotados de ropa, además la que llevan es de pésima calidad. Otra de las quejas es que los chalecos antibalas están caducados. Nos afirman que el resto del material es uno de los más antiguos de la Comunidad de Madrid .

Además, las motocicletas tienen más de 15 años , la furgoneta de atestados no tiene aire acondicionado ni calefacción. Los coches son viejos y están en mal estado. Durante el temporal Filomena no pudieron contar con ningún 4X4.

También destacan que el edificio de la policía tiene graves deficiencias en las instalaciones desde hace años, en invierno tienen que estar a 11 grados y en verano llegan a soportar temperaturas de hasta 35 grados. Los techos tienen goteras y el olor a fosa séptica es muy habitual.

En el Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid también han tenido ese problema

En el municipio madrileño de Rivas dos sentencias judiciales dieron la razón a dos agentes de la Policía Local de la localidad que acudieron a los tribunales para exigir que su reclasificación del nivel C2 al nivel C1 tuviera efecto retroactivo desde abril de 2018. Las sentencias tenían fecha de julio y octubre de 2020. Eso sí, el Consistorio seguía sin estar de acuerdo y las terminó recurriendo.

policia leganes 2