Camille Thomas, violonchelista: “Se puede crear esperanza, magia y belleza a través de la adversidad”

Camille Thomas, violonchelista: “Se puede crear esperanza, magia y belleza a través de la adversidad”

Hay personas que transmiten vida, luz y esperanza. Hay músicos que no sólo se dedican a las partituras, sino que abren los ojos y amplían los horizontes más allá de sus fronteras. Hay personas que consiguen que la música no sólo sea una melodía bella, sino que se convierta en terapia, que cure el alma. Así es la violonchelista franco-belga Camille Thomas, que se hizo viral por sus vídeos, durante la pandemia, que dieron la vuelta al mundo, en los que tocaba en una azotea en París. Pero su virtuosismo y gran personalidad no terminan ahí. 

Camille se convirtió en la primera chelista en firmar un contrato en exclusiva en más de cuarenta años con el prestigioso sello amarillo Deutsche Grammophon, y su último proyecto discográfico “The Chopin Project”, publicado el pasado mes de junio de 2023, alcanzó la cifra de 10 millones de reproducciones a nivel mundial. Lo presentó por primera vez en España en el auditorio de Tenerife junto con el pianista Julien Brocal, el pasado verano.


Si no te convence, ¡darse de baja es un clic!
Estoy de acuerdo con los Términos y condiciones y los Política de privacidad




Hoy y mañana, en el Teatro Monumental de Madrid, la Orquesta Sinfónica RTVE, dirigida por Christoph König, presentará su nuevo programa de abono, destacando el concierto para violonchelo y orquesta “Never give up” de Fazil Say. La célebre violonchelista será la solista, realizando su primera actuación en la capital. 

El pianista turco Fazil Say compuso esta pieza tras los atentados de París y Estambul. Es una demostración del dolor, un llanto de la humanidad, pero también es una oda a la esperanza y un grito para que haya paz en el mundo. 

P:- La música de Fazil Say es una fusión cultural. Su pasión por su país natal, Turquía, se percibe constantemente en sus composiciones. También fusiona elementos clásicos y románticos, folklore tradicional y un ritmo cercano al jazz. ¿Te sientes cómoda con este tipo de música?

R:- Me siento muy cómoda. En realidad, muy cerca de Fazil, como músico, como persona y también como artista, porque también es un humanista. Así que su música está pensada para hablar a todo el mundo y para mostrar lo que vivimos hoy en día. Eso es lo que le hace único. 

Su música está llena de imágenes, colores. Puedes imaginártela. La música y el arte en general siempre hablan de lo mismo: el amor, la muerte, la felicidad y la duda. Pero él habla de sucesos concretos que hemos vivido tristemente en muchas ciudades de Europa. Es muy conmovedora. Escribió su pieza para violonchelo después del atentado en París, y en Estambul. Lo que pasa cuando la escuchas es que revives un poco esa catástrofe. Primero sientes mucho dolor porque puedes oír realmente el Kalashnikov, el alma de la gente en las cuerdas y en el violonchelo sus llantos. Pero al mismo tiempo el título es “Never gipe up” (Nunca te rindas). Y su idea es no renunciar nunca a la esperanza ni a nuestra humanidad.

P:- Say compuso la pieza “Never give up” para ti y tu debut fue en 2018 en el Theâtre des Champs-Elysées de París. Es una composición que difiere bastante de tu estilo usual. ¿Cómo recuerdas aquel momento?

R:- Es la primera vez que tengo una obra escrita especialmente para mí. El hecho de ver cómo nace una obra de arte me parece magnífico. Cuando conocí a Fazil hablamos y conectamos en este tema: el de nunca rendirnos. Muestra de alguna manera nuestra personalidad: pensamos que se puede crear esperanza, magia y belleza a través de la adversidad. Por eso, el nombre es “Never gipe up”, basado en esa idea. Nos conocimos en París y luego pasó este ataque en la capital francesa. Y unas semanas después me escribió por Whatsapp. ‘Hola Camille, he compuesto este concierto para violonchelo’. Recuerdo exactamente sus palabras. Dijo que esta pieza era ‘su respuesta al ataque terrorista y que también la necesitaba para sanar su alma’. Él esperaba que también ayudara a otras personas a través de esta obra. Y me envió su partitura a través de WhatsApp. Me pareció increíble.

Entonces, fui a Estambul. Es una gran oportunidad tener la ocasión de hablar con un compositor vivo. Me preguntó si había algo que fuera difícil de tocar con el violonchelo para retocarlo. Y la verdad es que no tuve que corregir nada. 

P:-¿Qué es lo que aprendiste de él durante ese proceso de creación y de trabajo en conjunto?

R:- Me inspira como persona y como músico. Lo que me fascina de él es la libertad de intentar dar lo mejor de uno mismo a la gente para transmitir esa belleza y esperanza. En Estambul me contó muchas cosas sobre ser libre. ‘Haz tuya la pieza’. Y eso lo aprendí para todas las composiciones después. Y aprendí que para él era importante que un intérprete hiciera suya la obra y se convirtiera en su música. Y luego fue el ensayo en París con la orquesta, antes del estreno, y él también estaba allí. Me impresionó tocar delante de él. No dijo mucho, pero antes del segundo movimiento, recuerdo que estábamos en el Théâtre de Champs-Élysées y él subió al escenario y se hizo un gran silencio. Y dijo: ‘Sabes, compuse esta pieza después de los atentados. La percusión es como un Kalashnikov, mata sin alma, y las cuerdas y el violonchelo son como el lamento de las personas’. Eso es lo único que dijo en realidad. Y todos nos quedamos sin palabras.

P:- Es increíble que siendo pianista componga una pieza para violonchelo y que el resultado sea tan original...

R:- Así es. Es un genio. Además, inventó algo en el violonchelo que puede hacer que suene como un duduk, una especie de oboe armenio. Suena muy étnico, también muy turco. Utiliza las percusiones de distintas formas. Por ejemplo, se oyen las olas del mar. Pide a los violines que toquen como pájaros. Hay un momento en el que la viola tiene que hacer sonidos acuáticos con otro instrumento. Es realmente interesante. El momento en el que el violonchelo toca el duduk es tan inesperado y hermoso. También es muy suave. Me encanta. Todo el mundo tiene que intentar oír. Y este es un instante mágico que realmente consiguió crear con el violonchelo. En realidad, lo que imagino cuando toco la pieza es el cuadro “El caminante sobre el mar de nubes” de Caspar David Friedrich. Así me siento tocando esta obra.

240111 camille thomas raphaelmetivetP:- Hasta ahora has interpretado la pieza en varios países europeos, asiáticos y hasta en Estados Unidos. ¿Cuál fue la reacción del público después de ver algo tan diferente?

R:- Es una muy buena pregunta porque, en realidad, por eso me apasiona tanto esta obra. Fue después de la primera vez, quizás en 2018. La gente del público lloraba. Y nunca había recibido tantos mensajes después de los conciertos diciéndome que realmente esta obra marcó una diferencia en sus vidas. Y sigue ocurriendo. Puedo tocarla en Italia, en España, pero también en Corea. Así es el poder de la música. El violonchelo no tiene que elegir un idioma, habla por sí solo y se entiende universalmente.

P:-¿Se trata de una obra técnicamente exigente?

R:- Sí, por supuesto. Todas lo son de algún modo. También las piezas muy fáciles que realmente quieres tocar bien. Pero esta pieza es exigente por dos razones principales. Por un lado, es realmente emocional y físicamente exigente. Las dos cosas a la vez. Físicamente, porque tengo que tocar muy alto. Muchos momentos son muy rítmicos, muy “rockeros”. Pero también, emocionalmente. Después de esta pieza, necesito tiempo para recuperarme, porque es muy profunda. Por otro lado, utiliza el violonchelo de formas no clásicas, lo cual es muy emocionante, pero también exigente.

P:- Estrenaste este concierto en España en 2021 con la Real Filharmonía de Galicia, pero fue sin público y en “streaming” durante la pandemia, así que en Madrid será la primera vez que interpretas esta obra en España con público. Y, además, debutas con la Orquesta Sinfónica de RTVE. ¿Cuáles son tus expectativas para este debut?

R:- Para ser honesta, estoy muy feliz. Esta mañana, en el ensayo, estaba muy emocionada. Tal vez demasiado. A veces tengo que calmarme. Me tengo que decir ‘Camille, vas a asustar a la gente. Estás demasiado excitada’ (ríe). Siempre tengo curiosidad por conocer a gente nueva. Y escuchar a una nueva orquesta y conocer a directores. Por supuesto, hay una parte de nerviosismo. Porque no quieres decepcionar: ese es mi mayor miedo. Pero la alegría de tocar en Madrid es mucho mayor. Y esta mañana ha sido muy natural y cálido. Cuando toco con una orquesta, siempre intento hacer música de Cámara e involucrar a todo el mundo. También he explicado un poco la idea de la pieza, para que todos se sientan implicados y parte de él.

P:-¿En qué nuevo proyecto está trabajando ahora? Un pequeño spoiler para nuestros lectores...

R:- Estoy asustando a mi discográfica porque tengo demasiados proyectos (ríe). Así que intento no contarlos todos a la vez. Pero voy a grabar mi nuevo CD la semana que viene. No estaba planeado, pero será el próximo. Estuve tocando en Armenia el mes pasado. Ya sabes que está el conflicto entre Azerbaiyán y Armenia. Y pensé que quería dedicar este concierto a UNICEF y ayudar a los refugiados en Armenia. Así que decidimos tocar una canción de Charles Aznavour. Es muy conocido en Francia y en Armenia. Es el día de su cumpleaños, así que le haremos un homenaje. Yo, como violonchelista francesa y ellos, como orquesta armenia. Y se lo dedicamos a los refugiados. Así que es un proyecto muy emocionante. Para mí, no se trata sólo de música, notas y palabras, sino también de acciones.

P:- Y en realidad, tu “The Chopin Project” no ha terminado del todo...

R:- Sí. Hay algunas sorpresas. Me voy a Estados Unidos, con mi amigo pianista Julien Brocal. Tenemos un proyecto muy emocionante que vamos a hacer allí. Tiene mucho que ver con la creación y la improvisación. Y así, a partir de las piezas clásicas que conocemos, queremos ir un poco más allá. Y eso también es algo que me encanta hacer: crear.

P:- Por último, ¿cuál es el compositor que más te inspira? Probablemente Chopin…pero, ¿es Chopin en sí mismo o más bien la época del Romanticismo? 

R:- Definitivamente, la época del Romanticismo. Soy una persona extremadamente romántica. Y Chopin en sí mismo también. Siempre he escuchado su música para piano y me parece que es uno de los compositores que habla directo al corazón. Realmente llega a la intimidad de uno. Me siento cerca de él a través de mi violonchelo. Y cuando descubrí que podía tocar Chopin con el violonchelo y que era legítimo, se convirtió en mi mejor amigo (ríe).

Escribir un comentario

Enviar

Publish the Menu module to "offcanvas" position. Here you can publish other modules as well.