fbpx

Un carril bici segregado y bidireccional sustituirá a la actual acera bici en la Gran Vía de Villaverde

1x1
Un carril bici segregado y bidireccional sustituirá a la actual acera bici en la Gran Vía de Villaverde

Las obras que remodelarán la Gran Vía de Villaverde alumbrarán un carril bici segregado y bidireccional que sustituirá a la actual acera bici, ha informado en rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno la vicealcaldesa de la capital, Begoña Villacís.

Esta reforma abarcará el tramo comprendido entre la calle Domingo Párraga (en la estación de Villaverde Alto) y la avenida de los Rosales (pasada la estación de Villaverde Bajo), que tiene una longitud aproximada de 3,8 kilómetros y discurre en su mayor parte por la estructura que cubre las vías del tren.

Los trabajos arrancarán en octubre y finalizarán en otoño de 2023. Se mantiene la configuración de la calzada en el tramo comprendido entre la avenida de Andalucía y la futura conexión a desarrollar con la avenida Laboral, mientras que en el resto se elimina uno de los carriles, pero manteniendo siempre, dos de acceso a la glorieta de la avenida de Andalucía.

La nueva vía ciclista se prolongará del ámbito estricto de la Gran Vía de Villaverde para conectar puntos estratégicos. Por el oeste se llevará hasta la estación de Villaverde Alto a través de la avenida Real de Pinto y la calle Domingo Párraga, mientras que por el este llegará hasta la conexión con el Parque Lineal del Manzanares por la calle Americio y la avenida de los Ángeles.

La intervención incluye la construcción de una rampa entre la avenida de Andalucía y la calle María Droc. Esta eliminará el efecto barrera norte-sur generado por las vías del tren conectando peatonalmente de manera accesible los barrios de los Ángeles y los Rosales con el de San Cristóbal y el polígono de la Resina.

Asimismo, se adaptarán a la normativa vigente las vallas y todos los pasos de peatones del ámbito, más de 70, y se desplazarán y reubicarán las jardineras existentes en las aceras para conseguir un itinerario accesible en ambas aceras.

El proyecto también contempla que la acera bici que se elimina se reconvierta en un circuito biosaludable con aparatos de ejercicio para mayores y calistenia. También se colocarán siete zonas de pérgolas para generar zonas de descanso en sombra. Las actuaciones se completarán con la plantación de más de 600 árboles y con la mejora de la permeabilidad del suelo y del riego en las jardineras.