fbpx

El mexicano Alejandro Adame, un pequeño oasis en un desierto de aburrimiento

El mexicano Alejandro Adame, un pequeño oasis en un desierto de aburrimiento

Madrid, 1 oct.- El mexicano Alejandro Adame saludó la única ovación de la novillada celebrada hoy en Las Ventas, tercer festejo de su Feria de Otoño, en la que, al menos por disposición, fue el único soplo de ilusión de una tarde gris, soporífera y muy deslucida también desde el punto de vista ganadero.

Hacía su debut en Madrid el último eslabón de los Adame, otra de las grandes familias de toreros que ha dado México en los últimos años, encabezada por su tío abuelo Efrén Adame y continuada por sus tíos segundos, Efrén y Teo, su primo Gerardo y, sobre todo, sus dos hermanos, Joselito y Luis David, matadores ambos ya consolidados y que saben lo que es dejar la firma de su apellido en grandes plazas.

Y este Alejandro llegó al coso más importante del mundo dispuesto a seguir la estela de sus hermanos, y, aunque le faltan todavia muchas cosas, se puede decir que gustó, al menos, en cuanto a las ganas que mostró desde que se hizo presente por chicuelinas en su turno de quites en el segundo novillo.

Pero ya en su primero, tercero de la tarde, un utrero con transmisión por el genio que desarrolló en sus exigentes embestidas, el pequeño Adame no se arrugó en ningún momento y le plantó cara en una faena que aunó firmeza, frescura y disposición y salpicada, incluso, con algunos pasajes sueltos al natural de buen corte

En el sexto, en cambio, pasó más de puntillas ante un animal muy desagradable por la manera de defenderse y de protestar ante cualquier afrenta. El hidrocálido lo intentó por uno y otro pitón, pero al final no le quedó otra que cortar por lo sano.

El novillo que abrió plaza saltó al ruedo prácticamente sin vida, un animal en el límite de las fuerzas y al que no hicieron sangre en varas ni para un análisis. La música de viento en los tendidos no se hizo esperar, más aún cuando el claudicante animal no paró de perder las manos en la incomprensible planteamiento de Alejandro Fermín de querer abrir faena por abajo.

Y fue una pena porque el animal tenía un fondo de calidad que, precisamente por sus nulas fuerzas, no pudo desarrollar. Ni cuidándolo como trató de hacerlo después su matador, que lo pasó con suma suavidad, pero sin lograr convencer ya a una parroquia que vivió aquello con total displicencia.

Al cuarto le faltó sobre todo raza y le sobraron brusquedades a la hora de tomar los engaños de un Alejandro Fermín, que, aunque trató de vender su puesta en escena en el toreo de cercanías, no resolvió gran cosa, a pesar de su largo empeño ante un novillo que, como el público, acabó pidiendo la hora.

El primero de Olmos tampoco fue un dechado de fortaleza, aunque este, lejos de echar la persiana, tendió a protestar y a defenderse con mal estilo en el último tercio, donde midió al torero antes de pegar oleadas soltando la cara y "acostándose" ya en el segundo muletazo.

Olmos anduvo voluntarioso en una labor totalmente anodina desde el punto de vista artístico, igual que su trasteo ante el insulso y desabrido quinto, que pegaba ya el tornillazo antes, incluso, de arrancarse y con el que el joven toledano perseveró, pero sin poder sacar absolutamente nada en claro.

FICHA DEL FESTEJO.- Novillos de Antonio López Gibaja, bien presentados en líneas generales, aun con un quinto algo más vareado. Tuvo cierto fondo de calidad el inválido primero; el blando segundo se defendió con mal estilo; con genio y exigente, el tercero; sin raza, clase ni entrega, los protestones cuarto, quinto y sexto.

Alejandro Fermín (grana y oro): pinchazo y estocada desprendida y trasera (silencio); bajonazo (silencio).

Ignacio Olmos (vainilla y oro): pinchazo y estocada (silencio); estocada defectuosa y cuatro descabellos (silencio).

Alejandro Adame (azul noche y plata): estocada perpendicular y cinco descabellos (ovación tras aviso); dos pinchazos y estocada atravesada a capón (silencio).

En cuadrillas, Óscar Bernal destacó picando al tercero; y José Manuel Mas lidió con eficacia al cuarto, en el que saludó Sergio Aguilar en banderillas.

La plaza registró menos de media entrada sobre el 50% del aforo permitido.

Por Javier López