fbpx

Madrid recordará con una placa a Eduardo Dato tras un siglo de su asesinato

Madrid recordará con una placa a Eduardo Dato tras un siglo de su asesinato

El Pleno del Ayuntamiento de Madrid ha aprobado este martes colocar dos placas en recuerdo del que fue presidente del Consejo de Ministros y alcalde de Madrid, Eduardo Dato Iradier, que lucirán en su vivienda de la calle Lagasca y en la plaza de la Independencia, donde fue asesinado hace un siglo, el 8 de marzo de 1921.

La propuesta ha sido llevada al pleno por Vox y ha contado con el apoyo de todos los grupos excepto Más Madrid, que ha rechazado que se coloquen nuevas placas hasta que se instalen "otras pendientes" en memoria de algunas víctimas del terrorismo.

Sin embargo, Vox ha defendido que Dato “merece” contar con sendas placas, siguiendo el ejemplo de los otros cuatro jefes del Gobierno que han sido asesinados en España a lo largo de la historia.

Dato fue tres veces presidente del Consejo de Ministros, presidente del Congreso de los Diputados en varias ocasiones, diputado a Cortes entre 1891 y 1921 y alcalde de Madrid durante los cinco primeros meses de 1907.

El PP ha votado a favor de esta propuesta aunque, según ha dicho su concejal José Fernández, el Gobierno madrileño ya estaba trabajando en este reconocimiento y ya se ha reunido con los familiares. “Madrid tenía una deuda pendiente con Dato y vamos a cumplir con él”, ha zanjado.

También el PSOE ha votado a favor, asegurando que Dato “merece todos los honores y buenas palabras", aunque ha aprovechado el debate para exigir que se restituyan las placas de los ministros socialistas Indalecio Prieto y Largo Caballero, retiradas a finales de 2020 del callejero de la ciudad de Madrid, según ha reprobado la edil del PSOE María del Mar Espinar.

El único partido que ha votado en contra ha sido Más Madrid porque, según su concejala Pilar Sánchez Álvarez, el Ayuntamiento tiene “una deuda pendiente” en materia de placas y homenajes en memoria de las víctimas del terrorismo, y se debe “trabajar con un orden, sin arbitrariedad, dignificando la memoria de todas las víctimas”.