fbpx

Internan en un centro de menores a un hacker que desvió nóminas de cargos públicos

Internan en un centro de menores a un hacker que desvió nóminas de cargos públicos

El Juzgado de Menores de Granada ha decretado el internamiento en un centro de menores de uno de los hackers de una banda que desvió presuntamente nóminas de altos cargos públicos de Madrid y Granada por valor de 53.000 euros a dos cuentas bancarias, han informado fuentes jurídicas.

Este joven de 18 años también fue detenido en abril de 2020 acusado de numerosos ciberataques a organismos públicos como una plataforma sanitaria en el inicio de la pandemia, o privados, como la plataforma de vídeo bajo demanda HBO, en la que en tan solo tres días creó cerca de 141.000 cuentas fraudulentas para acceder al servicio televisivo durante 14 días.

Por estos y otros ciberataques cometidos cuando tenía 16 años y de los que presumía en sus redes sociales, el joven ya fue condenado en Madrid a dos años de internamiento en un centro de menores en régimen semiabierto, una pena que le fue suspendida con la condición de que no volviera a delinquir durante ese tiempo, quedando el menor en libertad.

Sin embargo, la Policía volvió a detenerle a finales del mes pasado como uno de los autores materiales de un hackeo al Ayuntamiento de Granada y una consejería de la Comunidad de Madrid, instituciones a cuyos sistemas accedió junto a otros siete jóvenes para cambiar la domiciliación de las nóminas más cuantiosas.

Este dinero, unos 53.000 euros, fue desviado a dos cuentas bancarias abiertas con documentación falsificada.

Después, convertían el dinero extraviado en criptomonedas, según pudo constatar el Servicio de Criminalidad Informática de la Fiscalía Provincial de Granada, a cargo de la investigación.

Por estos hechos el Juzgado de Menores de Granada ha decidido que se ejecute la condena impuesta previamente por el Juzgado de Menores de Madrid.

En el marco de la operación policial, denominada Jordan, los agentes detuvieron a los ocho jóvenes implicados, entre ellos el cabecilla de la banda de piratas informáticos, que ingresó en prisión provisional junto a otro joven.

El presunto líder de la organización fue arrestado en el registro en la vivienda en la que se encontraba, una mansión de lujo en cuyo jardín se encontró una vitrina en la que estaba expuesto un coche de alta gama, que la Policía se incautó junto a otros tres vehículos, valorados en conjunto en más de 450.000 euros.

Además, en los tres registros realizados en Madrid los agentes se incautaron 170.000 euros en criptomonedas, 70.000 en metálico y numerosas tarjetas de débito y crédito de tipo monedero.

Las fuentes consultadas indican que el joven internado está siendo investigado de nuevo por la Policía a raíz de su presunta implicación en otros ciberataques recientes.