Los accidentes laborales mortales crecieron un 5,36% en 2020 en la región

Los accidentes laborales mortales crecieron un 5,36% en 2020 en la región

Un total de 59 trabajadores perdieron la vida en accidente laboral en la Comunidad de Madrid durante el año 2020, marcado por las restricciones en la actividad debido a la pandemia de la COVID-19, con un incremento del 5,36% respecto al año precedente, cuando se registraron 66 víctimas mortales, según se recoge en el último informe de Siniestralidad Laboral en la Comunidad de Madrid elaborado por UGT y CC.OO.

El documento, que pone el foco en el impacto de la pandemia en la siniestralidad laboral, ha sido presentado este viernes de manera telemática por los secretarios generales y secretarias de salud laboral de ambas organizaciones con motivo de la conmemoración del Día Internacional de la Salud y la Seguridad en el Trabajo que se celebra el próximo miércoles.

En concreto, el informe analiza la siniestralidad entre los trabajadores de la Comunidad de Madrid durante la vigencia del V Plan Director, desde 2017 a 2020, con una evolución que registra un aumento en 2018 en el número de accidentes laborales, una contención en 2019 y una clara disminución en 2020.

La aparición del virus en el año 2020 marcó un cambio de tendencia en el ciclo de los últimos años, con un descenso del 27% en relación al año 2019, cuando el impacto de la siniestralidad laboral se estabilizó tras un periodo ascendente entre el año 2013 y el 2018.

Así, en el primer año de la pandemia, con medidas restrictivas de la actividad y un encierro casi sin actividad durante el mes de marzo, se produjeron 158 accidentes laborales leves y uno grave cada día y se registró una muerte cada semana como consecuencia de su trabajo. Asimismo, los accidentes 'in-itinere' sufrieron un descenso del 40% por la reducción de los desplazamientos y el incremento del teletrabajo y el trabajo a distancia.

Desde CCOO-Madrid y UGT Madrid han denunciado así la "preocupante" situación de la siniestralidad laboral en Madrid, a pesar de ser la Comunidad Autónoma con menor índice de incidencia, y han recordado que desde la aprobación de la Ley 31/95 de Prevención de Riesgos Laborales se han producido más de 2,8 millones de accidentes laborales en la región.

59 VÍCTIMAS MORTALES

En cifras absolutas, en los últimos cuatro años se han registrado un total de 344.282 accidentes de trabajo, de los cuales 342.294 fueron leves, 1.655 graves y 252 mortales. El año 2020 cerró con 67.707 accidentes leves, con un descenso del 23,53% respecto al año anterior; 386 de carácter grave, un 11,06% menos que en 2019; y 59 muertos, con un aumento del 5,36% sobre 2019.

La incidencia en los últimos cuatro años --casos por cada 100.000 habitantes-- se situó en 25,9 accidentes, casi 10 puntos menos que en 2017 y una disminución de 9 puntos respecto de 2019 como consecuencia directa de la disminución de la actividad laboral provocada por la pandemia.

Por sectores, en Agricultura se contabilizaron en estos cuatro años un total de 1.052 accidentes; en Industria, 32.679; en Construcción, 41.887; y Servicios, 284.472. Según el estudio, se registró un evidente descenso del número absoluto de accidentes laborales en todos los sectores durante el año 2020, rompiendo la tendencia ascendente de la siniestralidad laboral que se observaba principalmente en el sector de construcción, mientras que en el caso del sector de servicios, el descenso se inició un año antes.

Con una disminución del 20% en la evolución total de los accidentes con baja en centro de trabajo, el comportamiento de los sectores fue descendente en Agricultura (-15,33%), en Industria (-18,14%) y en Servicios (- 24,67%), mientras que en Construcción aumentó en un 5,77%.

En el caso de los accidentes mortales, se registró una tendencia general descendente en todos los sectores, excepto en Servicios, con un incremento en diez víctimas en 2020 respecto a 2017, lo que refleja fundamentalmente el cambio que la pandemia ha provocado en la actividad laboral.

En estos cuatro años, además, se contabilizaron un total de 190 accidentes mortales en centro de trabajo de origen laboral, con cinco accidentes mortales en Agricultura, 24 en Industria, 46 en Construcción y 115 en Servicios.

ENFERMEDADES PROFESIONALES

Además, en este periodo, más del 40% de los accidentes de trabajo mortales que sucedieron en la Comunidad fueron debidos a infartos, derrames cerebrales o ictus, es decir, a patologías no traumáticas.

En cuanto a las enfermedades profesionales, en general se apreció un continuo descenso, pasando de 1.561 en 2017 a 862 en 2020, un 45% menos (699 menos), con el mayor descenso interanual en el último año, cuando se contabilizaron 752 enfermedades profesionales menos, un 46,6%.

Respecto a la duración media de los partes de baja cerrados debidos a enfermedades profesionales, se produjo un aumento en la duración de los partes de baja, duplicándose casi desde 2017 (46,40 días) hasta 2020 (83,95), con un fuerte incremento en el último año.

SINIESTRALIDAD CERO

Tras estas cifras, desde UGT-Madrid y CC.OO.-Madrid han subrayado que "es de vital importancia" continuar con la lucha para llegar a conseguir el objetivo preventivo de "accidentes cero", para lo que proponen una serie de medidas encaminadas a lograr ese objetivo como la derogación de la reforma laboral, una mayor coordinación entre administraciones o el reconocimiento de la Covid-19 como enfermedad profesional.

Entre ellas también figura un mayor compromiso por parte de empresarios y administración pública para hacer cumplir las normas, la atención y reconocimiento de los riesgos psicosociales y patologías no traumáticas o evidenciar la realidad de las enfermedades profesionales y reducir su infradeclaración.

Establecer la figura del Delegado Territorial, que permita asegurar el ejercicio al derecho a la salud y la seguridad en las empresas donde no existe representación sindical o el desarrollo de políticas de prevención de riesgos laborales acordadas entre administración y los agentes sociales, que tengan como objetivo preservar la salud de las personas trabajadoras, son otras de las reivindicaciones sindicales.