¿Qué circunstancias nos impiden acceder a un préstamo barato?

¿Qué circunstancias nos impiden acceder a un préstamo barato?

Gracias a las entidades de crédito online ahora podemos conseguir préstamos personales más baratos, pero pese a que en el mercado ya hay decenas de empresas de servicios financieros que los dan, lo cierto es que hay circunstancias que nos van a impedir acceder a ellos.

No es que no podamos pedir un préstamo personal, sino que nos va a costar más y va a ser imposible conseguirlos a un interés adecuado. De esta forma, vamos a ver algunas de las causas que nos van a dificultar acceder a uno de estos créditos.

Tener deudas pendientes

Una de las causas que nos van a impedir tener un préstamo barato es tener deudas pendientes.

Con deudas pendientes no nos referimos a los adeudos que no hemos pagado, sino a tener muchos préstamos que estamos devolviendo o uno al que debemos dedicar una buena parte de nuestro sueldo.

En estos casos, las entidades son reticentes a dejarnos dinero por la sospecha de que no lo vamos a poder devolver, por lo que si nos prestan será con un interés muy elevado.

Estar en un fichero de morosos

Cuando no pagamos una deuda el acreedor mete nuestros datos en un fichero de morosos. Podemos terminar en este fichero por no pagar un crédito, por dejar de pagar las letras del coche, o incluso por un desacuerdo con nuestra compañía de telecomunicaciones.

A veces ni siquiera sabemos que nos han incluido en una de estas listas y nos llevamos la sorpresa cuando vamos a contratar un servicio, como por ejemplo un préstamo online.

Para salir de estas listas hay que pagar la deuda, demostrar que la hemos pagado, o que no es legítima, o dejar pasar seis años desde que nos inscribieron.

Si estamos en estos ficheros, sea por la causa que sea, obtener financiación barata va a ser imposible. Solo vamos a poder obtener pequeños préstamos y con unas condiciones pésimas para nuestro bolsillo.

Ingresar poco dinero o tener ingresos irregulares

Otro de los motivos para no poder obtener dinero a bajo interés es tener un sueldo muy bajo o ingresos irregulares.

Esto no es raro dadas las condiciones actuales del mercado laboral, en el que priman los contratos temporales y los empleos precarios. En estas condiciones no vamos a poder aportar una nómina mensual que sea “atractiva”.

Pocos ingresos significa más posibilidades de impago, de manera que así será difícil que nos presten dinero con unos intereses razonables y sin comisiones.

No poder presentar un aval

La última razón para no tener la posibilidad de obtener un préstamo a bajo coste es carecer de aval.

Podemos incurrir en cualquiera de las circunstancias anteriores, pero si somos capaces de presentar un aval como una casa o un coche, nos prestarán dinero en buenas condiciones.

Sin embargo, si carecemos de propiedades y no tenemos una persona que se preste a avalarlos no nos prestarán dinero, o al menos no en grandes cantidades ni a unos intereses asumibles.

Para finalizar, debemos pensar muy bien si pedir a un familiar que nos avale, pues de hacerlo será él el que tendrá que responder si nosotros no podemos hacer frente a las cuotas.