fbpx

El renting tecnológico: La opción empresarial para optimizar costes

El renting tecnológico: La opción empresarial para optimizar costes

En estos últimos años hemos estado viviendo algunos cambios muy importantes que han modificado nuestro futuro.

Un buen ejemplo de ello lo tenemos en el teletrabajo, un recurso que, hasta hace algún tiempo, se consideraba impensable por parte de algunas empresas.

Algo similar pasa con el equipo informático.

El empresario se plantea si realmente le merece la pena invertir en equipos que tendrá que cambiar cada poco tiempo. Es por esta razón que muchas empresas y autónomos se plantean el renting tecnológico como respuesta a nuevas necesidades.

Para tener una idea más clara, consultamos algunas de las preguntas frecuentes sobre renting tecnológico con Iberent, expertos en renting tecnológico . Su equipo nos ha explicado en qué consiste el renting y sus beneficios.

Así que ya sabes. Si te interesa saber qué es el renting tecnológico o cuáles son las ventajas del renting, sigue leyendo este artículo.

¿Qué es el renting tecnológico?

El renting tecnológico se basa en alquilar equipos tecnológicos. También en el renting de maquinaria industrial o incluso en el alquiler de software. Esta modalidad de pago por uso, conocida como Device As a Service (DaaS), está destinada tanto para empresarios como para autónomos.

Cuando hablamos de equipos tecnológicos nos estamos refiriendo a ordenadores de sobremesa, portátiles, tablets, teléfonos móviles, entre otros dispositivos relacionados. Por otro lado, el renting de maquinaria incluye: maquinaria industrial, eléctrica, robótica, audiovisual, de laboratorio, equipamiento médico y estético …

De hecho, puede hacerse renting tecnológico de hardware y de software (programas informáticos) o únicamente de uno de los dos. Es decir, existe la opción de hacer un renting 100% software para empresas y autónomos o bien optar por un renting de hardware. Sea cual sea la opción escogida, todas son muy flexibles y pueden adaptarse fácilmente ampliando, cambiando o renovando dispositivos.

¿Cómo funciona el renting tecnológico?

La persona empresaria firmará un contrato con la empresa y, a cambio de una cuota mensual, conseguirá que su negocio cuente con toda la tecnología y maquinaria industrial adecuada para poder llevar a cabo su actividad económica. Y, si lo prefiere, podrá firmar el contrato electrónicamente, con todos los datos encriptados.

Hay que tener en cuenta que la cuota mensual variará dependiendo de las necesidades del cliente, así como de otros criterios como la cantidad de dispositivos, los años de relación, o de otro tipo de condiciones que pueden haberse estipulado previamente.

En el contrato de renting tecnológico aparecerán detalladas todas las condiciones del servicio.

¿Qué ventajas tiene el renting tecnológico?

Podremos entender mejor la razón de ser del renting tecnológico conociendo sus ventajas con más detalle:

1. Ahorro en tecnología y maquinaria

Esta es la principal razón para acogerse a esta modalidad. El empresario podrá unificar todos los gastos relacionados con el ámbito informático dentro de la misma cuota. Si hacemos los cálculos, nos daremos cuenta de que el precio será mucho más reducido que si hubiese que comprar los dispositivos de una sola vez. Precisamente, es una de las principales ventajas del renting para profesionales, ya que en la mayoría de las empresas se hace un desembolso económico muy elevado en tecnología y maquinaria. Lo que conlleva a una fuerte inversión inicial, en el caso de renovación de activos.

2. Acceso a la última tecnología

En muchos contratos se estipula que se producirá un cambio de dispositivos cuando haya pasado un tiempo determinado. Este cambio será por un equipo más actual, con mejores prestaciones, bien porque lo estipula el contrato, bien por solicitud por parte del cliente.
En cualquier caso, permite que empresas o autónomos puedan tener la tecnología más potente y eficaz para su negocio. Por tanto, disponer de las últimas novedades tecnológicas es más fácil que nunca.

3. Seguridad total

Todos necesitamos que nuestros datos personales estén cubiertos, sobre todo en el ámbito informático. Esto es todavía más importante de cara a las empresas, ya que cualquier tipo de problema puede suponer una demanda por parte de los clientes.

Con el renting tecnológico, tendremos siempre la tecnología más actual y podremos estar seguros de que estamos utilizando los equipos más nuevos y seguros del mercado.

Lo más habitual es que los contratos de este tipo de renting oscilen entre los 12-60 meses, por lo que estaremos cubiertos durante todo ese tiempo.

La tecnología en renting debe estar asegurada, ya sea con la póliza de la empresa de renting o con su propia póliza de seguros. Esto tiene todo el sentido, ya que se está cediendo el derecho de uso a otra persona y debemos asegurarnos de que el bien esté en buen estado.

Con todo, el renting con Seguro Multirriesgo proporciona esa tranquilidad para el correcto funcionamiento del día a día. Una solución que muchas empresas buscan, sin ser conscientes de que lo que necesitan es el renting tecnológico.

4. Ayuda a controlar los gastos

Nunca se sabe cuándo un dispositivo informático se puede estropear y suponer un gran gasto para la empresa. Por un lado, habrá que pagar la factura del técnico, pero también el gasto de la reparación de la empresa, incluso de un equipo nuevo si no tuviese arreglo.

Con el renting tecnológico podremos controlar los gastos en todo momento, ya que sabremos lo que vamos a pagar mes a mes por mantener el equipo informático.

De igual forma, no nos importará demasiado la depreciación informática, ya que los equipos no nos pertenecen y podremos sustituirlos por otros cuando su rendimiento baje o aparezcan mejores alternativas en el mercado.

5. Beneficios fiscales

En el caso de que seamos empresarios o autónomos, el renting tecnológico puede suponer unos beneficios fiscales muy interesantes. Y es que estamos hablando de cuotas de renting 100 % desgravables. Al ser gastos desgravables podremos pagar menos en la próxima declaración del IVA y/o del IRPF. Es decir, las empresas que tengan que pagar el Impuesto de Sociedades (I.S.) podrán deducir estos gastos en su totalidad.

Precisamente por esto, gracias al renting tecnológico, la tesorería y la capacidad de endeudamiento se mantienen intactas. A la vez que las cuotas no computan en la Central de Información de Riesgos del Banco de España (CIRBE), por lo que sus cuentas se mantienen saneadas. Esto es importantísimo para conseguir futuros préstamos para seguir invirtiendo en su Core Business, abrir nuevas líneas de negocio o llevar a cabo otras inversiones.

6. Menos inversión, más capacidad

Al poder controlar mejor los gastos y saber lo que se va a gastar siempre mes a mes, la empresa o el autónomo tendrá mayor liquidez para hacer otras inversiones que pueden ser importantes.
También podría servir para crear un fondo que sirviese para resolver determinadas eventualidades de cara al futuro.

7. Más rendimiento y productividad

Además de todas las ventajas anteriores, el hecho de que la empresa trabaje con lo último de lo último en tecnología le permitirá ofrecer un trabajo de mayor calidad, lo que se traduce en un incremento de la productividad.

Ahora ya sabes qué es el renting tecnológico y por qué deberías invertir en él. ¿Qué tal si echas un vistazo a las soluciones de financiación de la compañía Iberent para escoger el tipo de renting tecnológico que mejor se adapta a ti y a tu negocio?