El centro de menas Manzanares pone en peligro el C.C Arturo Soria Plaza

El centro de menas Manzanares pone en peligro el C.C Arturo Soria Plaza

Los comerciantes del centro comercial de Ciudad Lineal están desesperados por una ola de robos que se remonta a hace más de una década. El Centro de Adaptación Cultural y Social Manzanares es el foco de los atracos con violencia, hurtos e inseguridad de la zona. La Policía está desbordada y califica de “intocables” a los responsables por su condición de menas.

Un coche que ya no está donde sus dueños lo aparcaron, un bolso que desaparece del carrito de bebé donde iba colgado, una luna de un coche reventada en plena hora de comer, un robo con violencia a una menor, insultos a los viandantes en un parque sumido en la oscuridad… no hablamos de un suburbio marginal, ni de una barriada peligrosa de España. Es la calle Arturo Soria de Madrid, distrito de Ciudad Lineal, muy cerca del Liceo Francés, una “zona noble” como la califican algunos. Tranquila y residencial. De hecho, allí vivió José María Aznar hasta que tuvo que mudarse a La Moncloa para presidir el Gobierno de España

El Centro Comercial Arturo Soria lleva desde 1989 ofreciendo servicio a los vecinos de la zona. Tiendas, restauración y un supermercado. Un edificio que se ha reformado en varias ocasiones y que lleva años perjudicado por la delincuencia incontrolada del Centro de Adaptación Cultural y Social Manzanares (CACyS). La M-30 siempre ha sido un cordón de seguridad para Madrid. Estar dentro era mejor que estar fuera.

Robo de vehículos

Si Arturo Soria levantara la cabeza y viera que su casa, “Villa Rubín”, llamada así por su esposa Julia Hernández Rubín, es desde 1975 un centro de menores deficientemente regulado por la Comunidad de Madrid, no daría crédito a cómo ha acabado su proyecto de Ciudad Lineal. El CACyS Manzanares no hace justicia a la historia solidaria que ha tenido ese edificio. Auxilio Social después de la Guerra Civil bajo el nombre “Hogar Villa Ceres” y rebautizado a “Hogar Alto de los Leones” años después para acoger a hasta 120 niños huérfanos. 

Los menores campan a sus anchas por la zona. Ven en los clientes del centro comercial una presa fácil para conseguir dinero o bienes de cualquier tipo. Su influencia llega al robo de vehículos y los chavales son utilizados para controlar qué hábitos tienen los propietarios para llevar a cabo los robos. Dos o tres horas de cena y sobremesa en Ribs o en La Vaca, por ejemplo, son suficientes para llevarse un coche sin romper un cristal. 

Banda organizada

menas“Estamos desesperados. Son una banda organizada”, asegura el dueño de un local que acaba de abrir en la zona. Mientras, mira con resignación las cámaras de su local. Acaban de ser testigo de un hurto y hasta que no haya denuncia y llegue la Policía Judicial, no puede hacer nada más. La Ley de Protección de Datos protege incluso al ladrón. Después, tampoco podrá hacer nada. Le sonroja tener que avisar a sus clientes de que no descuiden sus objetos personales. Tampoco el centro comercial quiere dar este aviso por el miedo de alarmar a los usuarios, muchos de ellos familias con niños pequeños.

La mayoría de menores del CACyS Manzanares son marroquíes, y tienen un colegio dentro del centro. Salen y entran de él sin control pero en sus escapadas se dedican a robar y lo hacen incluso con violencia. Una de las víctimas relata que “me atracaron tres chavales con capucha cuando salía del Arturo Soria Plaza. Me robaron el móvil golpeándome cuando iba a entrar en el coche que tenía aparcado en la calle de detrás. Salí corriendo detrás de ellos. Se metieron en el centro de menores saltando un muro por la parte de atrás. La Policía acudió pero no pudo hacer nada salvo tomarme declaración”

“Se va poner peor”

La Policía de Ciudad Lineal no puede hacer frente a esta plaga de robos. “Son menores y son intocables. Les detenemos y a las pocas horas ya están en libertad”, comentan. A los denunciantes les dicen que no dejen de frecuentar el centro comercial o los restaurantes cercanos pero que “lleven sus pertenencias consigo y no descuiden nada”. Añaden un dato intrigante que no quieren aclarar: “lleva mal desde hace años, pero se va a poner peor”

En 2017 se intentó trasladar sin éxito el CACyS Manzanares a Orcasitas. Las ideologías pesaron más que los argumentos sociales. La izquierda acusó al PP de querer trasladar los problemas de este centro a un barrio de Madrid ya de por sí conflictivo. Los gobiernos enfrentados de Manuela Carmena y Cristina Cifuentes fueron incapaces de solventar el problema. Ahora queda por saber si las políticas populares en la Comunidad y el Ayuntamiento pondrán fin a esta anomalía. Aunque el Gobierno socialista de Pedro Sánchez y la extrema izquierda de Podemos tienen en su programa nacional la protección de los llamados MENAS por toda España. 

Dos realidades enfrentadas en apenas 50 metros de distancia. La acogida de menores extranjeros y su reinserción social no funciona. El caso del CACyS Manzanares pone en peligro los negocios de la zona y pone de actualidad las políticas que deben aprobarse para evitar la delincuencia de los extranjeros.