fbpx

Mayca Jiménez, periodista: “El 99,9% de las jugadoras me han dicho que todo lo que hacen es para que las niñas que quieran jugar en el futuro tengan el camino más fácil”

Mayca Jiménez, periodista: “El 99,9% de las jugadoras me han dicho que todo lo que hacen es para que las niñas que quieran jugar en el futuro tengan el camino más fácil”

La periodista Mayca Jiménez nos trae esta maravilla llamada ‘Yo también quiero jugar al fútbol’, un viaje a diferentes partes del planeta en las que conoceremos a las futbolistas que cambiaron la historia del fútbol femenino. 

¿Cuánto tiempo te ha llevado escribir el libro?

He tardado un año y medio, más o menos. La verdad es que no me resultó difícil elegir a las jugadoras, pero si es verdad que lo que realmente me costó más es quién dejaba fuera.

¿A quién te hubiera gustado incluir y no pudiste?

Hicimos una lista con 60 jugadoras y al final nos quedamos con 40. Si es verdad que nos hemos centrado más en el lector español. 

¿Cómo ha sido el proceso de documentación?

Contactando con la mayoría de ellas. Muchas han leído su historia. Si es verdad que el estar cubriendo el fútbol femenino estos años me ha dado cierta ventaja porque ya conocía las historias de las jugadoras. 

¿Cuál ha sido la historia que te ha sorprendido más?

Es muy difícil porque me gustan todas, pero si me tengo que quedar con una es con la ‘Nita’ Carmona. Seguramente sea una de las que más pueda sorprender por la naturaleza de su relato.

Sinceramente quiero agradecer a todo el fútbol femenino lo fácil que me lo han puesto. Me han dado muchas facilidades, se han comportado muy bien conmigo.

El capítulo dedicado a Virginia Torrecilla es especial

La verdad es que sí. Es un tema que nos sensibiliza a todos. Por desgracia la mayoría tenemos familiares que sufren o han sufrido esta enfermedad. Me costó mucho escribirlo por la sensibilidad del tema. Ella, al leerlo, me dijo que le había encantado, que lo había plasmado muy bien. La verdad es que me emocioné porque era la historia que me resultó más complicada escribir porque tenía una presión autoimpuesto de que saliese perfecta. 

Otro de los temas que tocas en el libro es lo difícil que puede llegar a ser la maternidad para una futbolista

Este hecho no ha estado regulado hasta 2020. Piensa que hasta hace dos años las futbolistas no sabían qué iba a ocurrir con su carrera al quedarse embarazadas. Alex Morgan es el ejemplo de que se puede ser madre y volver a rendir al mismo nivel, pero tienes que tener los medios para conseguirlo. En España hemos tenido ejemplos como Alharilla en el Levante o Marta Corredera en el Real Madrid. Piensa que antes existían cláusulas anti embarazo, no eran oficiales, pero las había. Por supuesto no eran legales, pero estaban ahí. Incluso se amenaza a las jugadoras con ese tipo de temas. 

En este momento que FIFA y las grandes ligas empiezan a concienciarse, vemos que las jugadoras también quieren ser madres como cualquier otra mujer u hombre, que es lo más normal. Vamos avanzando poco a poco, pero sigue habiendo gente reticente. 

¿Sigue habiendo niñas que no se atrevan a decir que quieren jugar al fútbol?

Sí, porque como no está normalizado del todo es un problema. No es normal que te miren mal por jugar al fútbol siendo niña. Esperemos que no tengamos que hablar de esto en el futuro e, independientemente de si eres niño o niña, puedas jugar al fútbol sin que te miren raro. No pasa nada porque una niña le pida a los Reyes Magos un balón de fútbol y no una muñeca. 

Has contado en el libro con Alexia Putellas, la mejor jugadora del mundo, y con Jenny Hermoso, otra fuera de serie

Para mí tanto Jenny como Alexia son increíbles tanto como jugadoras como personas fuera del fútbol. La admiración es absoluta. Hace poco Alexia dijo una frase que me dejó marcada afirmando que hay que valorar lo justo este tipo de premios. Esto es llevar la humildad a su máximo extremo, una persona que acaba de ganar el Balón de Oro y el The Best y que diga esto se ve qué tipo de persona es. Un diez. 

Son jugadoras, tanto Alexia como Jenny, que siempre se muestran comprometidas con sus compañeras. Fíjate, el 99,9% de las jugadoras me han dicho que todo lo que hacen ahora es para que las niñas que quieran jugar en el futuro tengan el camino más fácil que ellas. 

¿Tú también dijiste que querías jugar al fútbol?

Esto es emotivo para mí. Yo no me atreví nunca a decir a mis padres que quería jugar al fútbol, y mira que mi padre era entrenador y siempre iba con mi madre a verlo entrenar. Cuando escribí este libro sí que me di cuenta de la valentía de las que sí se atrevieron a decirlo.

Entrevista publicada en el Periódico de Montegancedo Pozuelo.