fbpx

“Volver a dónde”, Antonio Muñoz Molina nos entrega el retrato más humano y literario de la pandemia 

“Volver a dónde”, Antonio Muñoz Molina nos entrega el retrato más humano y literario de la pandemia 

Basta con retornar la mirada a un 20 de junio de 2020, la fecha en la que Madrid volvía a la vida natural tras meses de encierro. Así lo hace Antonio Muñoz Molina (Úbeda, 1956) en su última obra, “Volver a dónde” (Seix Barral, 2021), con los sentidos a punto desde su balcón, vislumbrando cómo la ciudad retoma sus atascos, sus voces usuales, los pasos de aquellas personas que tomaban las calles tras haber cumplido con un confinamiento repentino.

La obra se compone como una crónica del mundo actual en la que se relatan los días más grises de un presente al que solo le acompañan los recuerdos del pasado. Son dos tiempos y dos realidades diferenciadas, pero que guardan puntos en común. Muñoz Molina refleja en esas páginas cómo los recuerdos lejanos son el sustento, en muchas ocasiones, de las situaciones del presente. 

“Volver a dónde” recoge entre sus páginas una estación difícil de olvidar en las memorias de innumerables personas. Los tiempos extraordinarios acontecidos también resultan delicados y crean una conciencia de cómo el mundo va a girar hacia el cambio. Va a volver a ser lo que ya fue, a existir una realidad de la que todos estaremos orgullosos y a formar así la sociedad que todos buscamos. Pero en las líneas redactadas por su autor, la obra evidencia que la llamada “nueva normalidad” no es más que una calca de una sociedad nociva que ya existía, pero con mascarillas, en ocasiones guantes y distancias de seguridad. Los momentos difíciles han creado humanos egoístas capaces, como refleja Muñoz Molina, de dar lugar a aglomeraciones sin control en las calles madrileñas mientras que las paredes de los hospitales perciben angustia, llantos y situaciones insostenibles. La observación tan minuciosa y elegante que proyecta en su libro es todo lo que necesita el lector para comprender la mirada preocupante hacia un mundo que prende de un hilo. 

Es una escritura dotada de una belleza incalculable capaz de reflexionar sobre el tiempo, pero también sobre la propia identidad: de dónde venimos, hacia dónde vamos. La pandemia que, en algún momento, hizo a todos reflexionar, nos ha regalado 352 páginas que observan una actualidad a la que no le asusta el mundo venidero. Esta obra, a medio camino entre la crónica y la novela, acaba siendo un diario de la pandemia. La vida se para por unos meses, el mundo late más despacio y las calles no escuchan las risas y los lamentos de aquellos que las pasean. Solo quedan aquellos que, como Antonio Muñoz Molina, añoran el pasado, embellecen el mundo presente, ausente y reflexionan sobre la sociedad a la que volveremos.