Los ancianos residentes en centros de mayores de la Comunidad podrán salir durante las fiestas navideñas

Los ancianos residentes en centros de mayores de la Comunidad podrán salir durante las fiestas navideñas

Los ancianos residentes en centros de mayores de la Comunidad de Madrid podrán salir durante las fiestas navideñas aunque no tengan anticuerpos contra el coronavirus, pero la salida será por un mínimo de tres días y a un solo domicilio, y deberán hacer prueba diagnóstica a su regreso.

El protocolo hecho público por las consejerías de Sanidad y de Políticas Sociales para las celebraciones navideñas autoriza "de manera temporal las salidas de los centros de forma más prolongada", aunque estas deben diferenciarse "en función de la inmunidad de cada residente".

Así, a los residentes con anticuerpos IgG+ (resultado positivo en los seis meses previos) se les permiten salidas por vacaciones y para eventos familiares (cenas, comidas) sin más limitaciones que las dispuestas para la población general y las que cada centro disponga a efectos organizativos.

A los residentes con IgG– se les permiten salidas, pero estas deben ser "por un mínimo de tres días, restringidas a un único domicilio y manteniendo una burbuja de convivencia estable. Para facilitar la logística, la vuelta al centro debe realizarse en día laborable".

Además, estos últimos deben hacerse una prueba diagnóstica de infección activa al regresar al centro, ya sea un test de antígenos realizado por enfermeros de la propia residencia o una PCR en un centro de Atención Primaria a las 48 horas del regreso, y la persona no podrá participar en actividades grupales mientras espera el resultado.

Para facilitar la organización de las salidas y la gestión de pruebas diagnósticas, los residentes IgG– o sus familiares deberán comunicar si estas se van a producir antes del 13 de diciembre al centro residencial, según el protocolo.

Para la Comunidad de Madrid, "si bien es cierto que estas personas son el grupo de mayor riesgo, también es cierto que para preservar su salud es muy importante que puedan relacionarse socialmente, que puedan tener estímulos intelectuales y emocionales y es por ello necesario mantener las relaciones sociales".

Ponderar el riesgo y el beneficio de cada decisión obliga a valorar todos los recursos: por un lado, la situación epidemiológica de la Comunidad de Madrid y por otra, la situación serológica de cada residente.

En cuanto a las visitas de familiares a las residencias, la Comunidad envió a los centros a finales de noviembre un protocolo que permite a los residentes con deterioro cognitivo la "interacción directa y contacto físico" (con guantes y mascarilla pero sin respetar la distancia de seguridad) de sus familiares en visitas de un tiempo inferior a 15 minutos, en pacientes que no hayan pasado la enfermedad y sin límite de tiempo si los residentes tienen anticuerpos.

Por lo general, las visitas, de un máximo de una hora, deberán limitarse a un solo familiar (en caso de personas mayores o dependientes puede aumentarse a dos), y se recomienda que sea el mismo miembro de la familia para limitar los contactos.

Además, se recomienda al centro realizar una toma de temperatura y unas preguntas para descartar síntomas compatibles con COVID-19 antes del acceso al centro, y se verificará que realizan higiene de manos y que llevan puesta la mascarilla quirúrgica.

Asimismo, la Comunidad de Madrid ha establecido tres niveles de riesgo de contagio dependiendo de la tasa de incidencia acumulada en la región en cada momento, que actualmente se sitúa en el nivel 3 (más de 80 casos por cada 100.000 habitantes).

En este escenario, las residencias con inmunidad alta se permiten las salidas de una hora como máximo y no más de dos veces al día a los residentes sin anticuerpos, a quienes se les prohíbe las salidas los fines de semana.

Los usuarios con inmunidad frente a la covid-19 podrán salir sin limitaciones, pero manteniendo las medidas de seguridad e higiene, y las visitas pueden dos veces a la semana de una hora de duración con cita previa.

Aquellas con un nivel de inmunidad medio, se les imponen las mismas restricciones a los residentes sin anticuerpos (dos salidas de una hora) y las visitas serán también dos a la semana.

Y las que presentan una baja inmunidad, los residentes con IGG negativa solo podrán salir una vez a la semana alrededor del centro menos de una hora y las visitas se reducen a una, previa cita.