fbpx

Miguel Ángel Muñoz y Pablo Puyol, de la danza al campo con "En otro lugar”

Miguel Ángel Muñoz y Pablo Puyol, de la danza al campo con

Después de dos décadas de la popular serie televisiva "UPA Dance", Miguel Ángel Muñoz y Pablo Puyol se reencuentran en la comedia “En otro lugar” de la mano del director que les dio a conocer, Jesús del Cerro, quien define su nueva película como una producción “que te divierte y te hace sentir bien”.

La película llega a las salas este viernes y es producto, asegura Muñoz, de un reencuentro "muy divertido" en el que el director ha cambiado los papeles reales de él y Pujol.

“Me hizo mucha ilusión este proyecto, porque después de tanto tiempo, tres personas (Puyol, Del Cerro y él) que hicieron un proyecto muy bonito e importante por aquel entonces, hemos podido volver a juntarnos para trabajar de nuevo juntos en otro proyecto tan bonito y emotivo como es este. Tenemos mucha suerte”, confiesa Muñoz.

Su director la define como “un canto al optimismo, al amor y a la realización de los sueños aun cuando existan circunstancias adversas”. Asimismo, el filme ofrece una nueva visión sobre la vida en el campo como alternativa a la presión que ejerce la ciudad, sobre todo, en la gente joven.

“En otro lugar”, cuyo título original iba a ser “Dos vacas y una burra” y se cambió “por motivos comerciales”, narra la historia de Pedro (Muñoz) un joven arquitecto en paro y de Luis (Puyol), su tío, un médico también desempleado, cuyas vidas cambian cuando reciben una carta que contiene la herencia de su abuelo Paco.

Para sorpresa de los protagonistas, el legado que reciben son dos vacas y una burra en un pueblo remoto entre valles y montañas cántabros que les lleva a dejar la ciudad para emprender un viaje con la intención de vender los animales, pero las situaciones que les esperan cambiarán sus planes.

Ambos se enamoran del paisaje y de sus gentes. Pedro en especial de Paula (Esmeralda Pimentel), una joven estudiante mexicana, nieta del mejor amigo de su abuelo. Todos se verán envueltos en un enredo familiar originado por “la Jana” (Mamen García), la antigua novia de Paco, obsesionada con “el tesoro” que, supuestamente, este había escondido antes de morir.

Durante cinco semanas de otoño de 2020, el verde de Cantabria y sus pueblos fueron un plató de rodaje que, según el director, mejoraron sus "sueños", aunque se enfrentaron a frío, lluvia y unas comunicaciones que complicaban transportar el material de rodaje a las montañas.

“Era complicado llegar y salir de allí, pero a fin cuentas nos reímos mucho, y eso es lo importante”, resume Muñoz.