fbpx

Buscan a un condenado del crimen del abogado Díaz Moñux al no reingresar a prisión tras una salida autorizada

Buscan a un condenado del crimen del abogado Díaz Moñux al no reingresar a prisión tras una salida autorizada

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado buscan desde hace una semana a uno de los condenados como partícipe en el crimen del abogado Alfonso Díaz Moñux al no regresar al Centro de Inserción Social (CIS) de la prisión de Navalcarnero, tras disfrutar de una salida autorizada para realizar un curso formativo, según han informado fuentes penitenciarias.

Se trata de Ibrahim Arteaga Astudillo, que cumple una condena de diez años por ser cómplice del asesinato de Díaz Moñux, el abogado que murió en diciembre de 2008 tras recibir en la nuca varios disparos de arma de fuego en el garaje de su casa.

Según las citadas fuentes, Arteaga es un preso clasificado en segundo grado y con un artículo 100.2 por decisión judicial, lo que le permitía flexibilizar el régimen ordinario para realizar salidas dentro de un horario establecido previamente. El pasado 23 de noviembre tenía autorización para asistir a un curso formativo y no regresó al centro a la hora establecida, a las ocho de la tarde.

La administración penitenciaria informó a las autoridades competentes de este no reingreso, dando traslado al juez de vigilancia penitenciaria, al juzgado de guardia y al tribunal sentenciador, así como a la Guardia Civil y la Policía Nacional.

La sección número 16 de la Audiencia de Madrid fue la que decretó la busca y captura de Ibrahim Arteaga, un colombiano conocido como 'El negro', mediante un auto firmado por el magistrado Francisco Javier Teijeiro, según informa 'Caso Abierto', de Prensa Ibérica.

JUICIO Y VARIAS FUGAS

En abril de 2017, el Tribunal Supremo elevó las penas de cárcel a cuatro acusados por el crimen del abogado Díaz Moñux, entre ellos Ibrahim Arteaga, al considerar que fue cómplice del asesinato y no conspirador del mismo.

El asesinato del abogado Alfonso Díaz Moñux fue un caso mediático porque, además de las circunstancias de su muerte, fue letrado de narcotraficantes como Sito Miñanco y el hijastro de Laureano Oubiña, David Pérez Lago.

Los hechos ocurrieron el 18 de diciembre de 2008 de noche, cuando Moñux y su entonces pareja, la abogado Tania Varela --con anterioridad, también pareja de Pérez Lago--, se disponían a entrar en su garaje, momento en el que varios encapuchados aprovecharon para aproximarse al coche y descerrajarle dos tiros en la cabeza.

La investigación policial fue seguida de contratiempos como la repetición del juicio, lo que fue aprovechado por implicados en el crimen para huir del país. Fue el caso de Miguel Ángel Durán, luego arrestado y condenado, y la única testigo ocular del asesinato, Tania Varela, quien también se fugó y fue detenida para ser condenada por otros hechos, en concreto un delito de blanqueo de capitales procedente del narcotráfico.