Jean Prouvé, el arquitecto de lo social, de los edificios prefabricados

Jean Prouvé, el arquitecto de lo social, de los edificios prefabricados

 Desde un abrecartas hasta herrajes para puertas y ventanas, lámparas, muebles y casas prefabricadas, Jean Prouvé fue capaz de crear todo ello sin ser arquitecto ni diseñador como demuestra la exposición "Jean Prouvé.

Arquitectura, industria, mobiliario”, que hoy se inaugura en CaixaForum.

Jean Prouvé revolucionó las técnicas de construcción con elementos prefabricados, una línea de trabajo que desarrolló como ingeniero industrial desde su primer taller de herraje, un creador para el que "la arquitectura y diseño eran herramientas de transformación en beneficio de la comunidad", ha comentado este jueves Isabel Salgado, directora del Área de Exposiciones de Fundación La Caixa.

"Hay que mostrar al público que la casa prefabricada es confortable y romper con la rutina", dijo Prouvé en una ocasión, creador también de lo que conocemos como autocaravanas, visionario sobre un estilo de vida que hoy es habitual.

Prouvé (París, 1901-Nancy, 1984) creyó en la capacidad de la arquitectura para "cambiar el mundo y la vida de las personas", apostando por la versatilidad y la belleza y la simplicidad, según ha explicado Salgado, una apuesta por piezas sostenibles, perdurables en el tiempo, prácticas y sencillas.

En la muestra se exhiben unos 235 elementos, entre maquetas, planos, fotografías, dibujos, mobiliario y documentos, procedentes de las colecciones de arquitectura y diseño del Centro Pompidou de París, que ha colaborado en la realización de esta exposición, realizada además con material inédito, gran parte donado por la familia del creador.

El comisario de la exposición y jefe de arquitectura del Mnam-CCI/Centro Pompidou, Olivier Cinqualbre, ha señalado que el recorrido de la exposición se desarrolla de manera cronológica y en ella se pone de relieve "la especificidad de su obra", la creación de sus diferentes talleres y su genio creativo.

Margorie Occelli, comisaria junto a Cinqualbre de la exposición e investigadora del CCI/Centro Pompidou, ha reseñado que Prouvé ha creado objetos, muebles y elementos de arquitectura, "edificios completos donde manejaba el metal de una manera soberbia", donde el aluminio, un material inusual para esa época, se convierte en la estrella de sus casas.

Edificios que puso en pie gracias a colaboradores como los arquitectos Eugéne Beaudouin, Marcel Lods, Michael Bataille, Robert Mallet-Stevens o Le Corbusier.

Prouvé fue un creador versátil, capaz de proyectar el edificio más fantástico, pero también el utensilio más cotidiano, por encima de todo se consideraba un industrial que se enfrentaba a la construcción de una casa del mismo modo que al diseño de un pequeño mueble.

Entre sus edificios más conocidos destacan la Casa Métropole, la Casa Coque o la Casa Les Jours Meilleurs.

Él mismo señalaba que apostaba por las casas sencillas porque creía que "la industrialización solo es posible con un reducido número de componentes".

El Centro Pompidou salvaguarda un gran fondo de obras de Jean Prouvé, donde la familia realizó una gran donación de su obra en 1992.

Una relación que viene de lejos, pues Jean Prouvé, en 1971, presidió el jurado del concurso internacional para la creación del futuro edificio del centro, el primero de estas características que se celebraba en Francia, y para el que fueron elegidos Renzo Piano y Richard Rogers, a los que Prouvé acompañó en la construcción.

La exposición que pone de manifiesto el trabajo de este herrero artístico sobre el que se fundamentan muchas de las construcciones actuales viajará a Barcelona una vez que se clausure en Madrid.