“Si la Ley Celaá se aprueba con esa carga ideológica con la que está redactada, muchos colegios concertados pueden desaparecer”

“Si la Ley Celaá se aprueba con esa carga ideológica con la que está redactada, muchos colegios concertados pueden desaparecer”

Charlamos con Carlos Ulecia, director del centro educativo concertado bilingüe Andel, un colegio situado en el barrio alcorconero de Fuentecisneros, que hace frontera ya con Móstoles. Cubre todas las etapas formativas de los alumnos: desde la educación infantil hasta Bachillerato y Ciclos Formativos de Grado Medio y Grado Superior, pasando por Primaria y ESO. La formación en Primaria, ESO y Bachillerato se imparte de acuerdo con un modelo de educación diferenciada. 

El Proyecto Educativo Andel busca ofrecer una educación completa —humana, profesional, cultural, religiosa y deportiva— inspirada en una visión cristiana de la vida, en un clima de libertad y de responsabilidad.

¿Cuál es la principal crítica que le hace a la Ley Celaá?

Es una ley que ataca directamente a la libertad de elección de centro educativo, y que margina a los colegios concertados –que están sostenidos con fondos públicos- subordinando este modelo de educación a la pública. No tiene en cuenta el derecho de los padres de elegir el tipo de educación que quieren para sus hijos, porque no creen en él. Ya lo decía Celaá hace unos meses, cuando declaró que “no podemos pensar de ninguna manera que los hijos pertenecen a los padres”. Quizás por eso para redactar la Ley no han contado con nadie, no han buscado ningún tipo de consenso con nadie que no piense como ellos.

Entonces, ¿piensa usted que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias están empeñados en acabar con la escuela concertada?

No les he escuchado a ninguno de los dos decir eso, pero la verdad es que el texto de la ley parece afirmarlo. Porque la LOMLOE pretende limitar el derecho constitucional a la Educación sólo a la enseñanza pública, a través de las enmiendas que tanto PSOE como Unidas Podemos han introducido.

¿Separar niños y niñas en aulas distintas o en colegios distintos es discriminar?

No. Es una organización pedagógica tan lícita como la de las aulas mixtas, con sus ventajas e inconvenientes, como las que también tienen las aulas mixtas. Pero sobre todo, es parte de ese derecho de los padres a elegir el tipo de educación que quieren para sus hijos. Y además, en España, como sentenció el Tribunal Constitucional, la enseñanza diferenciada "no causa discriminación" y "es respetuosa con la Constitución".

¿Qué dicen los padres de todo esto?

Puedo hablarle de los padres de Andel, que es el colegio del que soy Director. Mire, Andel está situado en un municipio del sur de Madrid, donde la oferta educativa es muy amplia, sobre todo de centros públicos. Y teniendo la posibilidad de elegir entre educación pública o concertada –por estos municipios hay menos oferta privada, entre otras cosas porque mucha gente no tiene posibilidad de pagarla-, nuestros padres deciden elegir Andel. Y le puedo decir que vienen chicos de muy variados municipios, algunos de ellos –como Parla, Batres, Pinto o Valdemoro- que no están cerca de Alcorcón. Por algo será. Es decir, los padres de Andel lo que dicen es que quieren Andel.

¿Confía en que la Comunidad de Madrid y Ayuso sea un dique contra la ley de educación?

img 7822La presidenta de la Comunidad de Madrid ha sido bastante clara al respecto, y no tenemos ningún motivo para pensar que no sea así. De hecho, la Comunidad de Madrid es desde hace mucho tiempo muy respetuosa con la libertad de elección de centro educativo, lo que es decir que es muy respetuosa con el modelo de la escuela concertada. Pero no podemos dejar por ello de luchar para mejorar la LOMLOE por dos motivos: porque el gobierno de la Comunidad de Madrid no es vitalicio, y porque debemos luchar solidariamente por los derechos de los padres que viven en otras CCAA en las que no se respete la enseñanza concertada.

¿Vamos hacia el cierre de la enseñanza concertada?

Si la Ley se aprueba con esa carga ideológica con la que está redactada, es evidente que muchos colegios concertados pueden desaparecer, sólo con que la administración correspondiente derive la escolarización a los centros públicos. Porque si no hay alumnos, se cierran aulas, se corta la financiación pública y los centros no son sostenibles económicamente.

El domingo hay una manifestación convocada, ¿servirá de algo acudir?

¡Claro que sí! Lo que no hubiera servido de nada es quedarse sin hacer nada. Le sonará esa frase de Edmun Burke: “Para que el mal triunfe, solo se necesita que los hombres buenos no hagan nada”. Que nadie se ofenda si califico de mal esta ley, o a los que luchemos contra ella de “hombres buenos”, pero si la Plataforma MásPlurales no hubiera recogido más de 1.500.000 firmas, o no se hubiera concentrado frente al Congreso, o no hubiera instado a familias y colegios a participar en la campaña de movilizaciones, entonces sí que estaríamos perdidos. Por eso, animamos a todos –de cualquier ciudad de España- a salir el domingo con sus globos, lazos o camisetas naranjas, a recorrer las calles para lanzar ese grito de libertad que tan necesario es que se escuche.

Si los alumnos pueden pasar de curso suspendiendo todas las asignaturas, ¿en qué lugar queda el profesor?

La pregunta es en qué lugar queda el profesor, la autoridad de los padres, la obligación de trabajar, la responsabilidad de los hijos… Si no hay reglas, si no hay listones mínimos que superar para los alumnos, lo que estamos es quitando la autoridad a toda la sociedad en su conjunto. Repito, ¿en qué lugar quedan los profesores y los padres?

¿Estamos propiciando una generación de iletrados?

Uf, esta pregunta me exigiría poder prever el futuro, y creo que eso todavía no lo tengo al alcance de la mano…