fbpx

Aprobado el proyecto de la ley de Ordenación y Atención Farmacéutica en la Comunidad de Madrid

Aprobado el proyecto de la ley de Ordenación y Atención Farmacéutica en la Comunidad de Madrid

El Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid aprobará este miércoles el proyecto de la ley de Ordenación y Atención Farmacéutica, que entre otras novedades para las cerca de 3.000 farmacias madrileñas flexibilizará la apertura durante veinticuatro horas y regulará la atención domiciliaria.

El documento, que se remite ahora a la Asamblea de Madrid para su tramitación y aprobación antes de su entrada en vigor, ha sido elaborado por la Consejería de Sanidad y recoge las aportaciones de ciudadanos y profesionales del sector.

La normativa del Ejecutivo autonómico responde, además, a las necesidades actuales de la población para crear una farmacia más moderna y cercana al paciente, han señalado fuentes del Departamento que dirige Enrique Ruiz Escudero.

El proyecto de ley avanza en la flexibilización horaria, con una franja fija y una variable de apertura, que puede llegar hasta las veinticuatro horas del día para facilitar la adquisición de cualquier producto, a la vez que reconoce la singularidad de aquellas oficinas situadas en municipios de menos de 2.000 habitantes donde el horario ordinario y oficial podrá ser de 35 horas semanales y realizarse de forma continuada.

Una de las principales medidas que recoge la norma es la atención farmacéutica domiciliaria, una prestación que está destinada a los usuarios con unas características y necesidades asistenciales específicas, con pérdida de autonomía funcional y exigencias de cuidados por enfermedades crónicas, con dificultad o impedimento para desplazarse a la farmacia de su elección.

Este servicio amplía la dispensación de medicamentos y productos sanitarios con entrega informada en casa que realizará personal de las oficinas de farmacia con las garantías de control y calidad exigidas a estos establecimientos, para lo que se desarrollará reglamentariamente el procedimiento a seguir y los sistemas de comprobación necesarios.

En ningún caso, esa dispensación con entrega informada a domicilio podrá suponer un incremento del coste de los medicamentos o de los productos sanitarios, según la Consejería de Sanidad.

El documento quiere dar respuesta a las demandas de la población en cuanto a la atención farmacéutica y el papel de sus profesionales en el cuidado de la salud.

Por ello, regula los sistemas personalizados de dosificación que permitirán mejorar la aplicación y efectividad de los tratamientos, con especial atención a los pacientes crónicos, polimedicados y dependientes.

La nueva normativa amplía las secciones de aquellos locales con áreas como nutrición y dietética, actividades que podrán llevar a cabo profesionales sanitarios en plantilla, debidamente cualificados, pero que no tendrán que ser necesariamente farmacéuticos, lo que redundará, según el proyecto, en una mayor flexibilidad y supondrá un estímulo para la Economía y el Empleo, al ofrecer salidas profesionales a otras titulaciones relacionadas con este ámbito.

En cuanto a la atención farmacéutica en centros de servicios sociales de carácter residencial de menos de cien camas -en régimen de asistidos que presten asistencia sanitaria específica y no cuenten con farmacia hospitalaria-, dispondrán de un depósito de medicamentos vinculado a un servicio de farmacia del área sanitaria o a una oficina de la Comunidad de Madrid para dar respuesta a las necesidades de una población especialmente sensible y vulnerable que demanda un alto grado de seguridad.

El texto regional también regula la participación e integración de los establecimientos y servicios farmacéuticos en los dispositivos y medidas que se acuerden en los casos de emergencia sanitaria.

Además, recoge e incorpora mejoras para facilitar la eliminación de medicamentos caducados o no utilizados por parte de los ciudadanos a través de sistemas de recogida autorizados, reforzando así la protección del medio ambiente.

El proyecto de Ley de Farmacia ha sido consensuado por la Dirección General de Inspección y Ordenación Sanitaria con el sector a través del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid, la Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles, el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, Cofares, la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria, la Sociedad Española de Farmacia Rural, la Sociedad Española de Farmacología, la Plataforma por la Atención a la Dependencia, así como con el propio Servicio Madrileño de Salud y la Dirección General de Reequilibrio Territorial, entre otros.