fbpx

La nieta de Fernán-Gómez le trae a la vida en un divertido "collage" fílmico

1x1
La nieta de Fernán-Gómez le trae a la vida en un divertido

Helena de Llanos, cineasta, docente, investigadora y nieta del actor, director y escritor Fernando Fernán-Gómez, escribe dirige y protagoniza "Viaje a alguna parte", una película "collage" donde mezcla documental y ficción y que juega a traer a la vida a sus abuelos, imprescindible Emma Cohen en esta historia.

"La película sigue el mismo procedimiento de la memoria, que es el fragmento, no tenemos el pasado organizado, sino que viene como a ráfagas", explica la directora en una entrevista. Además, añade, "es que yo soy así, tiendo a crear en modo 'collage'".

Pero lo que más le ha podido en este caso, reconoce, ha sido "la influencia de Emma".

"Ella hacía 'collages' físicos, pero también me metió el influjo de lo no lineal, lo onírico, las muchas capas dentro de otras capas... Pero yo no pretendo ordenar nada en esta película -aclara-, la confusión es buscada, justo quiero plasmar esa confusión".

La cinta, que llega este viernes a las salas comerciales españolas y después se podrá recuperar en la plataforma Play de RTVE, es un viaje por el hogar de los abuelos donde De Llanos pasó seis años "abriendo cajas", y que en la cinta aparece salpicado de recuerdos, no solo personales, sino también cinematográficos.

La película es, efectivamente, un "collage", una mezcla donde la imaginación de la nieta empapa la parte más documental con conversaciones imposibles. Unas veces, mediante las voces de otros artistas maravillosos, amigos de los abuelos, actores que trabajaron y compartieron amistad con Fernán-Gómez como José Sacristán, Óscar Ladoire, Juan Diego, Tina Sáinz o Verónica Forqué.

Otras veces, De Llanos deja la ficción en manos de Tristán Ulloa, al que convierte en Juan Soldado, uno de los personajes de Fernán-Gómez -quizá el que mejor le define, en opinión de De Llanos-, para seguir hablando con su abuelo.

Llama la atención la maravillosa relación que tenía Helena con la mujer de su abuelo, a la que el espectador ve viva, compartiendo momentos y confidencias con la nieta; un ejercicio con el que la cineasta juega constantemente creando una calidez extrema en el relato.

"Ella rezumaba vida, era un borbotón de vida hasta el día que se fue; para ella el eje de la vida era disfrutar y luego tenía una imaginación desbordante que aplicaba a su vida, encarnaba el concepto de arte y vida de los surrealistas". Por eso, dice, "Emma está en la cinta desde el principio, en lo experiencial y en lo formal".

"Yo estaba muy unida a ella y, desde que mi abuelo murió, más. Cuando empecé el guion, ella estaba todavía viva y me asesoró, me ayudó mucho, me dio ideas. En realidad -admite-, hace seis años empecé el proyecto investigando la vida de Fernando, porque había miles de cosas que no conocía, y pensé hacer una película sobre él".

Pero cuando muere Emma Cohen (en julio de 2016), ella "se convierte en un personaje igual de central".

"El dispositivo de conversación -De Llanos 'habla' con sus abuelos muertos a través de imágenes del pasado 'incrustadas' en su vida real- estaba desde el principio del proyecto, y a Emma le encantaba que él fuera apareciendo por la casa. Claro que los materiales de ambos tienen naturaleza distinta. A Emma la grabé yo y Fernando siempre viene de sus películas", apunta.

Juega también la nieta con las palabras, ya desde el título, "Viaje a alguna parte", con la novela y película "Viaje a ninguna parte" que tantos éxitos dio al madrileño (aunque nacido en Lima, Perú, por cosas de las giras teatrales de su madre). Porque la cinta también es un homenaje a un hombre excepcional, un referente en las artes escénicas españolas, con más de doscientas películas como actor, y una treintena como director y guionista.

"Todo en la película esta ficcionado, pero todo es así: en esa casa, todo el rato abres cajas y te encuentras con cosas que te llevan a otras cosas...todo es interesante", resume.