fbpx

La base aérea de Getafe, medalla de oro de la ciudad

La base aérea de Getafe, medalla de oro de la ciudad

La alcaldesa de Getafe, Sara Hernández, ha hecho entrega este miércoles la medalla de oro de la ciudad a la base aérea del Ejército del Aire que hay en su término municipal con motivo de su centenario y por su contribución al despegue de la industria aeronáutica.

Aunque el pleno del Ayuntamiento aprobó el pasado año la concesión de esta medalla a la base aérea, por su papel "protagonista y decisivo en la historia de Getafe", el acto de entrega de la misma no se ha podido celebrar hasta este mes debido a la COVID-19, explica el Consistorio en una nota.

El coronel jefe de la base de Getafe y del ALA 35, Santiago Alfonso Ibarreta, que ha recibido de manos de la alcaldesa la medalla en un acto castrense, ha agradecido "el compromiso y cariño" del Ayuntamiento y de sus vecinos con la base, así como "la elección de este lugar para celebrar el acto".

"Recibimos la medalla con humildad y orgullo para continuar la labor de nuestros precursores de la aviación, renovar el compromiso de la base con Getafe y su ciudadanía, y seguir favoreciendo la industria aeronáutica en la ciudad", ha manifestado Ibarreta, quien también ha tenido unas palabras para los afectados por el coronavirus.

Tras pasar revista a las tropas de la base, la alcaldesa ha dicho que es un "orgullo inmenso" poder hacer el reconocimiento de toda la ciudad a la base aérea de Getafe, ya que "la ciudad no puede entenderse sin la influencia de la base" militar después de más de 100 años de existencia.

Durante el acto también se ha hecho un especial reconocimiento al Ala 35, unidad creada en el año 1955 en Getafe para el transporte aéreo y que fue la primera unidad de las Fuerzas Armadas españolas que participó en misiones internacionales bajo el mandato de las Naciones Unidas.

Cuando la base aérea se estableció en Getafe, la ciudad apenas contaba con una población de 5.000 habitantes, mientras que 100 años después, con casi 200.000 habitantes, se ha convertido en "uno de los motores económicos de la Comunidad de Madrid gracias en parte por el desarrollo de la industria aeronáutica", ha considerado Hernández.

En esta base Juan de la Cierva consiguió hacer volar por primera vez el autogiro, el precursor de lo que más tarde se convertiría en el helicóptero y que unió el nombre de Getafe a la historia de la aviación.