Vecinos de Perales del Río en Getafe denuncian picaduras de mosca negra "otro año más" y piden ayuda al Ayuntamiento

Vecinos de Perales del Río en Getafe denuncian picaduras de mosca negra "otro año más" y piden ayuda al Ayuntamiento

Vecinos del barrio de Perales del Río en Getafe han denunciado picaduras de mosca negra "otro año más" y han reclamado soluciones al Ayuntamiento de la localidad.

A través de las redes sociales, han dejado constancia de las marcas que les ha ocasionado este insecto en distintas partes del cuerpo, principalmente en las piernas.

Uno de los afectados ha explicado cómo ha sido víctima de nuevo de la mosca negra "con más virulencia", por lo que ha tenido que acudir a urgencias porque "el picor y el dolor era insoportable".

Otra vecina ha relatado como este año en Perales "es exagerado como están los parques". "Ni dos minutos al lado de la piscina y han picado a mi hijo de año y medio", ha agregado.

TRATAMIENTOS LARVICIDAS

Por su parte, desde el Ayuntamiento de Getafe anunciaron el pasado mes de marzo el inicio de una campaña de control de mosquitos y mosca negra en la ribera del río Manzanares para evitar su proliferación en el barrio de Perales del Río.

Una empresa especializada inició entonces las primeras 20 prospecciones de las que se determinaron los tratamientos larvicidas a realizar en abril, ya que se habían previsto al menos 150 actuaciones coordinadas.

El concejal de Sostenibilidad, Ángel Muñoz, destacó que "son importantes estas actuaciones anuales de control de focos de cría y de protección de la salubridad pública, por iniciativa propia y fuera de la competencia municipal, que se vienen realizando desde hace ya varios años".

Además, indicó que se debe realizar el tratamiento del cauce completo en el término municipal de Madrid, por parte de su Ayuntamiento, "que será beneficioso no solo para los vecinos de la capital, sino también de Getafe".

El pasado verano, el Ayuntamiento adjudicó un servicio de tratamiento contra las plagas de mosquitos en Perales del Río, que se lleva a cabo desde hace más de 30 años y al principio, durante varias temporadas, se llegó a utilizar una avioneta para espolvorear el insecticida sobre el barrio.