La Comunidad tiene actualmente 269 'menas' con medidas de protección y su coste depende del servicio

La Comunidad tiene actualmente 269 'menas' con medidas de protección y su coste depende del servicio

La Comunidad de Madrid cuenta a fecha de 31 de marzo con un total de 3.709 menores con medidas de protección, de los que 2.637 (el 71,1%) son españoles y 1.072 (el 28,9%) son extranjeros y de estos últimos 260 son 'menas', es decir, no están acompañados.

Algunos de estos menores están en acogida (familias de acogida, sus propios familiares) y otros están atendidos por la red de centros residenciales de protección, según datos facilitados por la Consejería de Políticas Sociales, Familias, Igualdad y Natalidad.

1x1

Esta red de centros de protección para menores está formada por 98 recursos residenciales que ofrecen un total de 1.903 plazas adaptadas a las distintas necesidades que presentan estos menores con medidas de protección asumidas por la Comunidad de Madrid, independientemente de su nacionalidad.

El gasto para mantener el funcionamiento de todos estos centros, cuya gestión puede ser indirecta a través de la Dirección General de Infancia, Familias y Natalidad o directa a través de la Agencia Madrileña de Atención social (AMAS), ascendió a 96,1 millones de euros en 2020.

Algunos de estos recursos atienden a colectivos específicos (menores extranjeros no acompañados, niños de 0 a diez años, adolescentes de 13 a 17, centros especializados en salud mental...) y otros están a disposición de todos los menores con medidas de protección asumidas por la Comunidad de Madrid, como los centros de primera acogida, por lo que "no disponen del dato exacto del coste de un grupo específico atendiendo a su edad o nacionalidad".

Desde la Consejería insisten en que el coste mensual de las plazas de la red de centros de protección para menores no está relacionado con la nacionalidad del menor al que atiende, sino "con la tipología de servicios que ofrece y que pueden suponer un mayor o menor coste".

Así, por ejemplo, un centro específico que ofrece atención especializada para menores con problemas de conducta, dificultades de adaptación y/o consumo de tóxicos y que atiende tanto a menores españoles como extranjeros tiene un coste mayor que otro destinado al acogimiento residencial en hogares de menores de 0 a 18 años.