Isabel Preysler: "no me considero un icono de estilo"

Isabel Preysler: "no me considero un icono de estilo"

El Showroom de la firma Pedro del Hierro ha acogido esta tarde de miércoles, además de la nueva colección que presentará en la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid, a Isabel Preysler, que junto con los directivos de la firma Nacho Aguayo y Alex Miralles ha conocido en primicia los diseños que subirán a la pasarela en su 70 edición.

La socialite es una gran amiga de la marca, siendo un rostro indispensable en las primeras filas de sus desfiles y eventos, y así lo ha demostrado durante el Showroom, en el que con la elegancia que le caracteriza ha lucido un vestido en tono marfil con los hombros al aire y cintura marcada.

Los directores creativos de la firma y la celebridad han hecho gala de su buena relación, posando juntos en el Photocall y frente a las prendas de la nueva colección.

Y es que la relación de Isabel Preysler con la moda es un tándem afianzado en el tiempo, ya que siempre ha sido considerada como un icono de estilo y elegancia gracias a sus cuidados y sofisticados estilismos, acordes con la ocasión y el lugar, aunque según ha confesado, no se considera como tal "en absoluto".

"Todo el mundo debería tener en su armario una camisa blanca", ha contado Preysler sobre su prenda estrella como fondo de armario en referencia a su icónico estilo de vestir.

Entre sus claves de vestuario, ha resaltado que si tuviera que elegir un estilismo con el que acertar siempre, apostaría por "una camiseta y una falda larga", prendas que según asegura son atemporales además de cómodas. Respecto a la gama de color, lo tiene claro; "siempre en tonalidades 'nude', me parecen maravillosas".

Preysler se ha mostrado amable y cercana durante la presentación, donde ha compartido que la nueva colección es "muy fresca y exótica, con una explosión de color que muestra la mezcla de las tonalidades áridas y la vegetación".

Con la esencia floral como fuente de inspiración, la colección se subirá el próximo martes 9 de julio a la pasarela madrileña bajo el título de "Superbloom", siendo uno de los dos desfiles diarios en realizarse fuera de las instalaciones del Pabellón 14 de IFEMA, para tomar como escenario el Ayuntamiento de Madrid.