fbpx

La amenaza de los Trinitarios: la banda de delincuentes más violenta de América Latina en Madrid

La amenaza de los Trinitarios: la banda de delincuentes más violenta de América Latina en Madrid

Madrid y otras grandes ciudades españolas están dando la voz de alarma. Las calles de los suburbios obreros fueron barridas por una ola de violencia. Recientemente, han estado operando pandillas juveniles de inmigrantes de América Latina. Son particularmente peligrosas, según afirma la policía, las bandas formadas por dominicanos. 

Una de ellas se llama "Dominican Don't Play", y la otra "Trinitarios". Están en enemistad entre ellos debido a las esferas de influencia: el control sobre este o aquel suburbio. Las actividades de los grupos, además de las sangrientas disputas internas, son robos a mano armada a los transeúntes, robos con allanamiento de morada, recaudación de impuestos a las prostitutas, pero lo más importante, tráfico de drogas, principalmente cocaína. 


Si no te convence, ¡darse de baja es un clic!
Estoy de acuerdo con los Términos y condiciones y los Política de privacidad




Los miembros de ambas bandas que andan constantemente con cuchillos y puños americanos pueden matar por un par de zapatos, una chaqueta o un reloj. Muchos de ellos son adictos a las drogas. No valoran la vida humana en absoluto, actúan con particular crueldad: cometen ataques con el uso excesivo de la violencia. 

Las pandillas están formadas únicamente por dominicanos. Con poca frecuencia, estos no son sólo compatriotas, sino también parientes, personas del mismo clan familiar. Las bandas tienen una estricta jerarquía y una férrea disciplina. Cada equipo de 10-15 personas está encabezado por un líder. 

Han ocupado lugares cotidianos como polideportivos públicos de Leganés, Getafe, Valverde, Parla, Móstoles y otros. En Madrid, pasan el rato en cafés latinoamericanos de los distritos de Cuatro Caminos, Tetuán y Legazpi. La noche del sábado al domingo la pasan en discotecas ubicadas en los subterráneos del centro de negocios de la capital. 

Los españoles no van allí: las discotecas son una especie de "gueto" de entretenimiento para personas de la República Dominicana y otros países latinoamericanos. Parece que ningún fin de semana está completo sin un apuñalamiento, aunque la comisaría de policía está allí mismo, y los escuadrones de policía reforzados están constantemente parados en la entrada de las discotecas. 

La más sangrienta de las dos bandas es la de los Trinitarios. Se llama así en honor a la consigna de los independentistas dominicanos del siglo XIX, que glorificaban tres conceptos: Dios, Patria y Libertad. He aquí una muestra del "folklore" de la agrupación: “Somos héroes intrépidos, que los marginados nos teman. Por la libertad, vayamos a la batalla y matemos a todos los cobardes. No hay lugar entre nosotros para los policías o los miserables. Recibirás un golpe en la cabeza de inmediato, ¡solo habla sobre nosotros!".

Ambas pandillas, Trinitarios y Dominican Don't Play nacieron allá por los años 80 en un ambiente inmigrante en Nueva York y desde allí se extendieron a otros países. Se cree que hay al menos 30.000 "trinitarios" en el mundo. Son fácilmente reconocibles por el estilo de su ropa: los "pandilleros", miembros de la pandilla juvenil urbana, se visten con camisetas de gran tamaño y pantalones cortos anchos. En sus pies llevan zapatillas blancas, en su cabeza todo el tiempo, día y noche, portan una gorra de béisbol. 

La ropa de los "trinitarios" debe contener necesariamente los colores de la bandera nacional de la República Dominicana: azul, blanco y rojo. Según la policía, la pandilla incluye a muchos ex miembros de otros dos grupos latinoamericanos: "Latin-King" y "Nietas", que incluyen representantes de diferentes países de América Latina. 

Escribir un comentario

Enviar

Publish the Menu module to "offcanvas" position. Here you can publish other modules as well.