fbpx

Comunidad de Madrid

10.35°C
Broken Clouds Humedad: 92%
Miércoles
8.55°C / 12.06°C
Jueves
8.57°C / 11.07°C
Viernes
8.27°C / 9.82°C
Sábado
6.76°C / 10.19°C
Domingo
3.66°C / 6.58°C
Lunes
3.32°C / 5.52°C
Martes
4.45°C / 9.18°C

De una ciudad ucraniana ocupada a Madrid: Daria y su familia cruzan Europa

De una ciudad ucraniana ocupada a Madrid: Daria y su familia cruzan Europa





Daria, su marido y su hijo de 5 años han dejado atrás su ciudad, Melitópol, en el sudeste de Ucrania, ocupada por el Ejército ruso y con sus calles llenas de militares y tanques, para cruzar Europa en coche con destino a Madrid para emprender una nueva vida, con la ayuda de unos amigos.

Cuando abandonaron su ciudad "no había bombardeos ni disparos, pero era muy peligroso estar allí", explica Daria, mientras hace trámites en la oficina de atención a los refugiados ucranianos del Hospital Enfermera Isabel Zendal de la Comunidad de Madrid.

Daria cumple con el perfil de los refugiados ucranianos que han sido atendidos en esta oficina, que se corresponde con el de una mujer, de entre 18 y 50 años, con menores a su cargo, con un alto nivel de formación -con educación secundaria o estudios universitarios- y que en su país desempeñaba una profesión cualificada.

Mientras cumple con los trámites administrativos, Daria recuerda que ella, su marido y su hijo han sido los únicos miembros de su familia que han podido y han querido salir de Ucrania, donde se han quedado sus padres y sus abuelos ya que los primeros decidieron permanecer en el país para cuidar de los segundos.

Daria, de 30 años, trabajaba en logística en una fábrica de productos lácteos. Con su familia emprendió un viaje en coche "muy duro y muy largo" para atravesar toda Europa hasta llegar a Madrid. En Eslovenia, el niño ingresó en un centro hospitalario a causa de un virus gastrointestinal.

Al pasar por otros países, asegura, no recibieron ningún tipo de ayuda, pero en España, al llegar a una gasolinera, se encontraron con voluntarios de Cruz Roja, que les dieron comida y les ofrecieron información sobre cómo tenían que actuar y cuál era la mejor ruta para llegar a su destino. Se muestra "muy agradecida" por haber tenido este apoyo.

La familia llegó a Madrid el pasado 25 de abril. Con el respaldo de sus amigos, ha alquilado un piso en el centro de la ciudad. Daria está "muy contenta" con la acogida que ha tenido en España y ahora su prioridad es aprender español para poder integrarse plenamente.

UN NUDO EN LA GARGANTA

En la oficina de atención a los refugiados ucranianos del Zendal, Ludmila Romanova trabaja como traductora de Ilunion para ayudar a las personas llegadas de Ucrania a realizar gestiones como la tramitación de la tarjeta sanitaria y la de transporte público.

Ludmila nació en Ucrania, pero vive en España desde hace veinte años. Asegura que sus compatriotas se alegran de encontrar a alguien que habla su idioma y que les facilita información para satisfacer sus necesidades.

Normalmente, agrega, los refugiados ucranianos acuden a la oficina del Zendal al segundo o tercer día después de recibir su Número de Identidad de Extranjero (NIE) en el centro de atención de refugiados ucranianos de Pozuelo de Alarcón, con "dudas" sobre la forma en que pueden actuar en Madrid y en España.

"Es un trabajo duro, pero también es gratificante. Muchas veces te vas con un nudo en la garganta", reconoce Ludmila, quien subraya que las personas que atiende "por lo menos están en España" y la posibilidad de prestarles apoyo la impulsa a cumplir con su trabajo todos los días.

Observa la guerra en Ucrania "desde la distancia" porque su casa y su familia están en España. "Espero que deje de morir gente y que puedan estar en su casa tranquilos sin tener que desplazarse en contra de su voluntad",