Comprar y guardar criptomonedas: Una guía rápida para personas sin tiempo

Comprar y guardar criptomonedas: Una guía rápida para personas sin tiempo

Muchas personas se encuentran en la encrucijada entre comprar criptomonedas sin tener una idea básica o no comprarlas aún sabiendo que muchos de tus amigos o colegas del trabajo ya lo están haciendo.

La solución a este problema es la información. Aquí un repaso rápido de cómo se compran las criptomonedas y cómo se pueden almacenar de forma segura.


Estoy de acuerdo con los Términos y condiciones y los Política de privacidad




El ABC para comprar criptomonedas

Las criptomonedas son monedas digitales que se intercambian en sitios especializados, llamados exchanges o, en castellano, plataformas de intercambio. Puedes imaginarlos como un mercadillo donde la gente va a hacer las compras.

Algunos de los ejemplos más conocidos son Binance, Coinbase, eToro, Kraken y Bybit. En cualquiera de estas páginas es posible ver un listado de criptos, algunas con más y otras con menos. Incluso algunas de estas plataformas tienen su propia billetera, como Coinbase wallet opiniones, que veremos a continuación. Pero no nos adelantemos todavía.

¿Por qué la gente compra criptomonedas?

Hay múltiples motivaciones detrás de la compra de una cripto. La mayoría de los inversores las elige para ahorrar o para especular. La primera opción consiste en tenerlas como un resguardo, para poder venderlas el día que se las necesite o incluso heredarlas a los hijos.

Los traders que especulan con criptomonedas se apoyan en su conocimiento del mercado para comprar y vender en el corto plazo y vivir del rédito generado entre comprar barato y vender más caro. Vale decir que esto es muy difícil, ya que el sector cripto es volátil e impredecible.

Fuera de estas opciones comunes, a algunas personas las criptomoendas les sirven para hacer pagos en el exterior, ya que en sus países la compra de dólares o moneda está vedada, por completo o parcialmente, debido a razones políticas.

Estos individuos suelen hacer transacciones P2P (peer-to-peer o entre usuarios), lo que les permite comprar haciendo transferencias en moneda local. Suelen adquirir stablecoins (monedas estables) basadas en el dólar para poder comprar en sitios extranjeros o incluso protegerse de la inflación en su moneda local.

Almacenar criptomonedas: Frío o caliente

Una vez que se adquirido las criptomonedas en un exchange, llega la hora de guardarlas en un lugar seguro. Ese lugar son las billeteras digitales o crypto-wallets. En este segmento hay dos categorías: billeteras frías o calientes.

Billeteras calientes (hot wallets)

Las “billeteras calientes” son aquellas que están permanentemente conectadas a Internet, lo que las hace ideales para usuarios que realizan transacciones frecuentes con criptomonedas. Son convenientes para el intercambio constante entre distintas criptos y para quienes necesitan acceso rápido a sus fondos para operaciones diarias.

Sin embargo, debido a su conexión constante, son más vulnerables a hackeos y ataques informáticos, por lo que se recomienda usar hot wallets solo para pequeños montos destinados al uso diario. Para almacenar grandes cantidades de criptomonedas, es preferible utilizar cold wallets, que ofrecen mayor seguridad.

Dentro de las hot wallets se incluyen las billeteras en línea, móviles y de escritorio. Las billeteras en línea permiten el acceso desde cualquier sitio web con un nombre de usuario y clave, y a menudo requieren identificación de dos factores (2FA) para mayor seguridad. Las billeteras móviles y de escritorio requieren la instalación de un software específico en el dispositivo.

¿Me vale la billetera del exchange?

Cuando vas al supermercado, se te ofrece una bolsa para guardar la comida, ¿verdad? Eso mismo hacen las plataformas como Bybit, eToro, Kraken o Coinbase. Tienen sus propias billeteras para que puedas tener allí tus activos.

Estas son billeteras calientes. Están integradas con las plataformas y te permiten tener a mano los activos para poder sacar y poner cosas de forma permanente.

Sin embargo, al igual que no quieres dejar tus alimentos dentro de las bolsas de la compra y prefieres ponerlos en tu alacena, lo mismo pasa con las criptos. El mejor lugar para almacenarlas son las billeteras frías, como veremos a continuación.

Billeteras frías (cold wallets)

Las billeteras frías (cold wallets) son la opción más segura para almacenar criptomonedas, ya que no están conectadas a Internet y por ese motivo son menos vulnerables que las billeteras calientes, las que hemos visto previamente. Usar una cold wallet permite guardar las claves privadas fuera de línea, evitando el acceso de hackers y estafadores.

Para entenderlo mejor, es como tener una llave física que abre una caja fuerte en la blockchain. Esta llave puede almacenarse en un dispositivo de hardware o incluso en un papel, como veremos ahora.
La desconexión a la red convierte a estas billeteras en una opción extremadamente segura, ya que no están expuestas a amenazas en línea. Esto también implica que no son tan prácticas para transacciones frecuentes y pueden requerir más pasos para acceder a los fondos.

Sin embargo, no están exentas de peligros. Tienen la desventaja de que si el usuario pierde el soporte físico o este se daña, no podrá acceder a sus activos. Esto ha pasado múltiples ocasiones en los que usuarios de Bitcoin han perdido sus claves y se encuentran con la imposibilidad de acceder al equivalente de miles de dólares solamente por no recordarlas.

¿Hardware o papel?

Las billeteras criptográficas de hardware son dispositivos electrónicos funcionan de manera independiente de la red y almacenan las claves privadas sin conexión a Internet, similar a un pendrive.

Ofrecen un alto nivel de seguridad y son ideales para almacenar grandes cantidades de criptomonedas a largo plazo. Ejemplos de estas billeteras incluyen el Ledger Nano S y el Ledger Nano X, ambos desarrollados por la empresa francesa Ledger. Otras marcas conocidas son Trezor y KeepKey.

Por otro lado, las billeteras de papel también actúan como llaves para acceder a los criptoactivos, pero en este caso, el soporte es un papel o cartón impreso. Un software genera un código QR con una clave que se imprime en el papel.

Aunque son una excelente opción desde el punto de vista de la Ciberseguridad, es crucial protegerlas de daños muy obvios derivados de la fragilidad del papel. Debes alejarlas del agua, el fuego y cuidar que no se mezclen con otros papeles y terminen en la basura por accidente.

Escribir un comentario

Enviar

Publish the Menu module to "offcanvas" position. Here you can publish other modules as well.