El Papa Francisco pide una nueva arquitectura financiera internacional para aliviar la deuda externa de los países más pobres

El Papa Francisco pide una nueva arquitectura financiera internacional para aliviar la deuda externa de los países más pobres

El Papa Francisco ha solicitado la creación de una nueva arquitectura financiera internacional que elimine la deuda externa de los 73 países más pobres del mundo, incluyendo 38 naciones africanas, argumentando que dicha deuda "hipoteca su futuro".


Estoy de acuerdo con los Términos y condiciones y los Política de privacidad




Francisco, siguiendo el ejemplo de san Juan Pablo II durante el Jubileo del 2000, ha instado a que el Jubileo del 2025 sea una oportunidad para condonar o, al menos, reducir significativamente la deuda externa de los países del sur del mundo. Esta petición la realizó durante una audiencia en el Palacio Apostólico del Vaticano ante unos sesenta expertos, entre ellos representantes políticos, varios ministros de Economía y delegados de la ONU, quienes participaron en el encuentro 'Afrontar la crisis de la deuda en el Sur Global' organizado por el Vaticano.

La deuda ecológica y externa: dos caras de una misma moneda

El Pontífice destacó la urgencia de abordar tanto la deuda ecológica como la deuda externa, describiéndolas como "dos caras de una misma moneda que hipoteca el futuro". Enfatizó la necesidad de que la comunidad internacional y la sociedad actúen "de buena fe y con verdad, siguiendo un código de conducta internacional con normas de valor ético".

En el contexto de una “globalización mal administrada”, una pandemia y múltiples conflictos bélicos, Francisco subrayó que la humanidad enfrenta una "crisis de deudas" que afecta principalmente a los países del sur del mundo, generando miseria, angustia y privando a millones de personas de la posibilidad de un futuro digno. "Ningún gobierno puede exigir moralmente a su pueblo que sufra privaciones incompatibles con la dignidad humana", insistió.

Un Año Santo para desatar los nudos de la deuda

El Papa abogó por que el Año Santo de 2025 permita "desatar los nudos de esos lazos que estrangulan el presente", promoviendo la creación de un mecanismo multinacional basado en la solidaridad y la armonía de los pueblos. Este organismo debería abordar el problema de manera integral, considerando sus implicaciones económicas, financieras y sociales. Según Francisco, la falta de tal mecanismo perpetúa una situación de "sálvese quien pueda" donde los más débiles siempre son los perdedores.

La responsabilidad ética ante la crisis de la deuda

Dirigiéndose a los participantes del encuentro, entre ellos Nadia Calviño, presidenta del Banco Europeo de inversiones, Francisco resaltó que nadie puede estar “con tranquilidad de conciencia” sabiendo que a su alrededor hay multitud de personas que sufren hambre y exclusión social. Reiteró la necesidad de un esfuerzo global para romper el ciclo de financiación-deuda, promoviendo un enfoque basado en la solidaridad y la justicia.

Escribir un comentario

Enviar

Publish the Menu module to "offcanvas" position. Here you can publish other modules as well.