Reflexión catalana

Reflexión catalana

En la víspera de las elecciones catalanas, las encuestas indican una gran cantidad de votantes indecisos, lo que dificulta prever el resultado. Los sondeos predicen una victoria del PSC, con Salvador Illa como candidato más creíble. Los otros dos candidatos son Puigdemont de Junts, quien huyó a Francia en 2017, y el actual presidente en funciones, Pere Aragonés de ERC, que es el menos popular en las encuestas. Las especulaciones sobre el resultado son libres y dependen de los resultados de las urnas. Algunos analistas sugieren que la presidencia de Illa en la Generalitat sería incompatible con la de Sánchez en La Moncloa. Sin embargo, Illa ha declarado que la gobernabilidad de Cataluña se decidirá en el Parlament y no en el Congreso. El autor expresa su deseo de que Illa sea el próximo presidente de la Generalitat, con el apoyo de ERC y los "Comunes", ya que considera que las otras alternativas son desfavorables.

En vísperas de la jornada de reflexión catalana (¿será un oxímoron?), esa quinta parte de votantes indecisos que cantan las encuestas furtivas del último tramo de campaña impiden dar nada por hecho en cuanto a la gobernabilidad.


Estoy de acuerdo con los Términos y condiciones y los Política de privacidad




Lo que todos los sondeos anuncian es la victoria del PSC, cuyo aspirante, Salvador Illa, el presidenciable más creíble de los tres que intentan lo mismo.

Los otros dos, en orden descendente, son el muy nada honorable Puigdemont (Junts), candidato en el burladero del sur de Francia que escapó de la justicia en octubre de 2017, y el actual president en funciones, Pere Aragonés (ERC) que es el menos querido en la demoscopia que especula sobre el desenlace de la noche de San Pancracio (12 de mayo).

A partir de ahí, las conjeturas son libres en función de la aritmética que salga de las urnas el domingo. Son libres (las conjeturas, no las urnas). Y, sobre todo, son libres los deseos. Incluidos los del columnista. Me incluyo entre los que rezan a sus dioses particulares para que Salvador Illa, solo o acompañado, salga de esto como presidente de la Generalitat.

Pero los finos analistas han colado en el quinielismo de vísperas la supuesta incompatibilidad de Illa en la presidencia de la Generalitat con la de Sánchez en la Moncloa. O lo uno o lo otro, vienen a decir campeando la presunción de que si ninguno de los dos partidos independentistas retiene el cetro del poder autonómico (Junts o ERC), uno de ellos o los dos a la vez dimitirían de costaleros parlamentarios del PSOE en Madrid.

Como siento aversión a los desvaríos secesionistas y de alguien hay que fiarse, tomo buena nota de la posición pública de Illa cuando se declara incompatible con Junts, partido que también ha dicho que en ningún caso haría president al candidato socialista, y cuando asegura que, en cualquier caso, la gobernabilidad de Cataluña se decidirá en el Parlament (135 diputados) y no en el Congreso (350 diputados).

ESO también lo ha dicho Sánchez, aunque uno se fía más de aquel que de este, por razones que están en la mente de todos, a la vista del historial del presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, el mismo que en solo cinco días pasó de plantearse la renuncia por la depresión emocional causada por un contratiempo judicial de su esposa a ofrecerse para seguir en el poder los años que hagan falta. Su participación en la campaña que está a punto de terminar no ha sido apabullante y en eso ha salido ganando el candidato de su partido en Cataluña.

Ergo, creo que lo mejor que le puede pasar a Cataluña, hoy por hoy, es tener a Illa en la presidencia de la Generalitat, con el apoyo de ERC y los "Comunes", porque las otras dos alternativas (nuevo frente nacionalista o repetición de elecciones) son como para salir corriendo.

¿Nos cuentas?

¿Alguna correción que hacer a la redacción? ¿Quieres decir algo al redactor?

Escribir un comentario

Enviar

Publish the Menu module to "offcanvas" position. Here you can publish other modules as well.