Yo también tengo dudas

Yo también tengo dudas

El presidente del Gobierno ha demostrado tener dudas y falta de certezas desde que asumió el poder, evidenciado por sus acciones contradictorias a sus promesas de campaña. Entre sus falsas afirmaciones se encuentran no subir impuestos, no reconocer la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental, no pactar con Bildu, no indultar a los presos del procés, entre otros. A pesar de las críticas, se espera que el presidente continúe en su cargo, lo cual podría resultar en una cena ganada para el autor del texto. Si llegara a dimitir, los más afectados serían los sindicatos y ciertos políticos que han trabajado estrechamente con él. Sin embargo, se espera que las dudas se disipen el lunes, día en el que se espera que el presidente mire a la realidad sin la venda de la soberbia, del egoísmo o del cálculo.

Que el presidente del Gobierno tenga dudas, no es noticia, porque ha vivido con ellas desde que accedió al poder. O puede que más que exceso de dudas albergue una clamorosa ausencia de certezas.


Estoy de acuerdo con los Términos y condiciones y los Política de privacidad




Prueba de ello es que decía una cosa en la campaña electoral y, a continuación llevaba a cabo todo lo contrario a lo que nos había asegurado.

Entre el largo rosario de afirmaciones falsas están: No subiré los impuestos, No reconoceré la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental, No pactaré con Bildu, No indultaré a los presos del procés, Traeré a Madrid a Puigdemont para que responda ante la Justicia, Hemos creado dos millones de empleos (un millón cien mil) Gobernar con Podemos me quitaría el sueño, Rebajaré la deuda (hasta la UE está asustada de su crecimiento), Siento vergüenza de que un político amnistíe a otro político, Ha habido un claro delito de sedición (en Cataluña), Ha habido un claro delito de rebelión (en Cataluña), Hay más autónomos que nunca, Hemos creado empleo de mejor calidad (los fijos discontinuos) La Amnistía traerá concordia* etcétera.

Adolfo Suárez se quejó del maltrato de los medios, pero lo hizo el día que presentó su dimisión, porque las dimisiones no se piensan, ni se amenaza con ella a los amigos o se da esperanzas de gozo a los enemigos. Estoy convencido de que el próximo lunes, Pedro I, El Mentiroso, habrá despejado sus dudas y seguirá siendo primer ministro. Así que me he apostado una cena a que va a dimitir. ¿Y si estoy tan seguro de que no dimitirá, por qué apuesto por lo contrario? Para tener un lunes dulce: si dimite, pagaré una cena, pero estaré feliz de que el mentiroso se haya marchado, y, si se queda, al menos me invitarán a cenar.

De todas formas, si dimitiera, los más disgustados van a ser los sindicatos, que llevan más de un lustro sin organizar una huelga de amplia convocatoria. Y no digamos Yolanda Díaz, a ver con qué futuro gobernante socialista va a ser nombrada vicepresidente tercera, o un tal Santos Cerdán, el interlocutor con el Cobarde Prófugo, y no digamos el Prófugo, que vería la Amnistía metida en un cajón del Congreso.

Pero no creo que haya problemas de ese tipo. hoy se hablará mucho del partido de anoche de Rafa Nadal, y no creo que el sábado las masas enfurecidas hayan asaltado e incendiado las sedes del PP. El lunes saldremos de dudas. Ya decía Balzac que quien se quita las dudas es como si se desprendiera de una venda. Espero que nuestro protagonista, si no ha sido todo un teatrillo, mire a la realidad sin la venda de la soberbia, del egoísmo o del cálculo.

¿Nos cuentas?

¿Alguna correción que hacer a la redacción? ¿Quieres decir algo al redactor?

Escribir un comentario

Enviar

Publish the Menu module to "offcanvas" position. Here you can publish other modules as well.