Rafael Amargo en juicio: "No necesito dedicarme a otra cosa que no sean las artes escénicas"

Rafael Amargo en juicio: "No necesito dedicarme a otra cosa que no sean las artes escénicas"

El productor de Amargo argumenta que las drogas confiscadas en su hogar se deben a la acumulación de sustancias estupefacientes durante el confinamiento.


Estoy de acuerdo con los Términos y condiciones y los Política de privacidad




Rafael Amargo, bailaor enjuiciado por presunto tráfico de drogas, ha declarado que no necesita, "gracias a su matrimonio, sus padres y sus amigos", dedicarse a nada más que las artes escénicas. Recordó que ha sido un estandarte del flamenco en España y se comparó con Lola Flores en términos de generosidad.

"He permanecido en silencio durante tres años y medio y estoy contento de estar aquí con ustedes. Voy a decir la verdad y toda la verdad sobre este delito provocado", declaró al recibir la palabra del presidente del tribunal, quien le llamó la atención por faltar al respeto a la fiscal. "Han arruinado mi carrera", lamentó el bailaor, quien admitió que estuvo a punto de suicidarse.

El juicio se cerrará hoy con las últimas palabras de los acusados y los informes de conclusiones finales. Rafael se enfrenta a nueve años de prisión por un delito contra la salud pública de gran importancia. Su productor, Eduardo de Santos, enfrenta la misma pena. Ambos están en prisión preventiva desde diciembre pasado por violar las medidas cautelares.

Las intervenciones telefónicas son la principal prueba que la fiscalía tiene para respaldar su acusación. Los abogados de Amargo han intentado impugnar estas escuchas, un asunto que el tribunal decidirá en la sentencia.

Los investigadores y la Fiscalía de Madrid sostienen que Rafael Amargo y Eduardo realizaban "compras conjuntas" para financiar la obra 'Yerma', antes de cuyo estreno en el Teatro La Latina fue detenido el artista.

En su declaración, el abogado Marcos García Montes preguntó a su cliente si en abril de 2020 se dedicaba a distribuir drogas, a lo que el artista respondió que es "totalmente falso". "Puedo demostrar que incluso hay días en los que no estaba en Madrid", enfatizó.

"Lo único que hago es compartir mi arte y mi generosidad en mi casa, abriendo las puertas a todo el mundo, como Lola Flores", dijo, acusando a la Policía y al fiscal del caso de "mentir" y de actuar contra él sin pruebas.

Después, criticó a la Policía por la forma en que se llevó a cabo su detención, en la calle Barceló, frente a la casa de la jefa de prensa de Joaquín Cortes, dejándolo semi desnudo. "No podría haber sido más teatral. Los policías me tenían ganas", denunció.

"Perdí una propuesta en Bollywood para trabajar y la estrategia era que llegara a un acuerdo con la fiscal y me declarara narcotraficante. No les voy a dar el gusto. Me preguntaron al detenerme quiénes eran los grandes y yo les dije que los grandes que conozco son Paco de Lucía, Ortega y Gasset...", bromeó.

"Pido que me dejen ser el ser humano que soy porque el karma vuelve. No soy malo. El karma lo va a pagar porque yo soy cristiano", afirmó. "Pido perdón porque estoy en la cárcel porque me metí yo", dijo en relación a su decisión de no firmar ante el juez.

"Acumulación de drogas" durante el confinamiento

En su turno, Eduardo de Santos calificó de "absurdo" que se afirmara que la obra teatral 'Yerma' se financiara con el supuesto tráfico de drogas, insistiendo en que la Policía Nacional y la Fiscalía "mienten" en sus acusaciones.

Al ser preguntado si había comprado drogas junto a Rafael, respondió que "nunca". "Éramos drogadictos. Hablábamos de drogas y de la obra Yerma. ¿De qué más vamos a hablar?", exclamó.

Además, admitió que durante el confinamiento acumuló de todo, incluyendo drogas para su propio consumo. Luego, subrayó que las drogas estaban a la vista porque eran "consumidores", ya que consumían entre dos y tres gramos al día.

En el registro de su piso en la calle Alcalá, los agentes encontraron un frasco con metanfetamina, con un peso neto de 4,466 gramos y una pureza del 76,4%; una bolsita que contenía una sustancia que resultó ser ketamina, con un 50,4% de pureza; y MDMA con una pureza del 6,9% con un peso neto total de 0,185 gramos.

Según la Fiscalía, Rafael vendía la droga a las personas que visitaban su casa y en otras ocasiones "enviaba la sustancia al lugar donde el cliente indicaba, para lo cual contaba con su hombre de confianza, el también acusado Manuel Ángel B.L.". También transportaban la droga en coches de Uber.

 

Escribir un comentario

Enviar

Publish the Menu module to "offcanvas" position. Here you can publish other modules as well.