Denuncian la desaparición de una estadounidense de 40 años en Madrid tras un difícil divorcio

Denuncian la desaparición de una estadounidense de 40 años en Madrid tras un difícil divorcio

 


Si no te convence, ¡darse de baja es un clic!
Estoy de acuerdo con los Términos y condiciones y los Política de privacidad




La Asociación SOS Desaparecidos ha emitido una alerta sobre la desaparición "inquietante" de una mujer de 40 años, de nacionalidad estadounidense y americana, que se trasladó a Madrid hace unos meses debido a un difícil proceso de divorcio.

La mujer desaparecida es Ana María Knezevich Henao, cuyo rastro se perdió el pasado 2 de febrero en Madrid. Ana María vivía y trabajaba en Miami, donde se encuentran sus hermanos y su madre, y donde contrajo matrimonio con un ciudadano serbio, adoptando su apellido de soltera, Henao.

Sin embargo, Ana María enfrentó problemas en su matrimonio y decidió solicitar el divorcio. Según explicó Joaquín Amills, presidente de SOS desaparecidos y portavoz de la familia, el proceso de divorcio resultó "muy duro y complicado, llegando incluso a requerir ayuda médica debido a la depresión."

Para alejarse de la situación, Ana María llegó a Madrid en diciembre, donde reside una amiga de la infancia, y se instaló en un apartamento cuyo contrato de alquiler vence en marzo. Por esta razón, el día anterior a su desaparición, ambas estuvieron buscando una nueva vivienda. De hecho, la última comunicación confirmada con la desaparecida fue el día 2 a las 11:30 a.m., cuando le informó a su amiga que no le había gustado la visita.

La amiga le envió mensajes ese mismo día, pero no recibió respuesta. Preocupada, intentó llamarla sin éxito. Era extraño que no contestara, ya que el 5 de febrero tenían planeado viajar juntas a Barcelona para asistir a un evento al que Ana María estaba muy emocionada. De hecho, la amiga incluso fue a la Estación de Atocha por si acaso Ana María había perdido su teléfono móvil.

En este contexto, a las 13:00 horas del día 3, tanto la amiga española como otra amiga que vive en Europa y tenía previsto visitar a Ana María en su casa de Madrid, recibieron un mensaje idéntico en Whatsapp, uno en español y otro en inglés. En los mensajes, Ana María les informaba que "había conocido a una persona maravillosa y se había ido con ella a una Casa de Campo ubicada a dos horas de Madrid, pero que allí la señal era mala y se pondría en contacto con ellas cuando regresara".

Nunca volvieron a recibir ningún mensaje de ella. Tanto las destinatarias como la familia de Ana María no creen que ella haya escrito esos mensajes, ya que no es su forma de hablar ni de escribir. "Parece como si alguien hubiera corregido el texto", señaló Amills.

Preocupada, la amiga española acudió al domicilio de la desaparecida. Al no obtener respuesta, llamó a los servicios de emergencia. Los bomberos ingresaron al apartamento por una ventana y comprobaron que no había signos de violencia ni desorden, solo lo habitual en una vivienda desocupada.

Una vecina afirmó haber visto luz en el apartamento durante la madrugada del sábado 3. Además, durante ese fin de semana, se intentó robar en el edificio, aunque no se presentó ninguna denuncia al respecto. Por esta razón, desconocidos cubrieron con spray negro la Cámara de seguridad de la entrada y la cámara de seguridad junto al ascensor.

Denuncia en comisaría

Ante esta situación, se presentó una denuncia por su desaparición en la comisaría de la Policía Nacional, que ahora está a cargo de la investigación. Tanto la amiga como los familiares aseguraron a los agentes que la forma en que Ana María desapareció no concuerda con su comportamiento habitual, ya que dejó a personas muy cercanas con quienes había hecho planes. Sería la primera vez que actúa de esta manera.

Tampoco tiene sentido que haya abandonado Madrid de repente, una ciudad que le encantaba por su vida cultural y donde quería comenzar de nuevo. Además, no creen que haya sido ella quien escribió los mensajes, lo que les hace temer que se encuentre en contra de su voluntad.

Por esta razón, solicitan a la Policía que rastree la ubicación del teléfono móvil de Ana María, que ya no emite señales, para determinar dónde fue la última vez que se conectó. También piden que se revisen las grabaciones de seguridad del edificio y sus alrededores.

Por su parte, el presidente de SOS Desaparecidos hace un llamado a la ciudadanía para que colabore en la búsqueda de esta mujer, cuyo paradero se desconoce desde hace casi dos semanas. Su desaparición "presenta características muy preocupantes desde el principio". "Es uno de los pocos casos en los que no hemos recibido ninguna noticia", afirmó.

Escribir un comentario

Enviar

Publish the Menu module to "offcanvas" position. Here you can publish other modules as well.