China acoge al tercer obispo en una semana nombrado por el Papa y apacigua la relación con el Vaticano

China acoge al tercer obispo en una semana nombrado por el Papa y apacigua la relación con el Vaticano

El sacerdote chino Peter Wu Yishun ha sido ordenado este miércoles Obispo de la diócesis de Shaowu (Minbei), en la provincia china de Fujian, en un nuevo paso que allana la relación del Vaticano con el régimen comunista de Pekin, tras varios desencuentros por las designaciones episcopales.


Si no te convence, ¡darse de baja es un clic!
Estoy de acuerdo con los Términos y condiciones y los Política de privacidad




Según ha anunciado la oficina de prensa del Vaticano, Wu Yishun fue designado por el Papa el pasado 16 de diciembre de 2023 en el marco del acuerdo rubricado en 2018 para renovar la jerarquía episcopal del país, con el que la Santa Sede no mantiene relaciones diplomáticas.

"Hoy, miércoles 31 de enero de 2024, ha tenido lugar la ordenación episcopal del Rev. Peter Wu Yishun, a quien el santo Padre, en el marco del Acuerdo Provisional entre la Santa Sede y la República Popular China", se lee en el comunicado.

Se trata del tercer obispo --nombrado de mutuo acuerdo-- que ha sido acogido como tal en China en una semana lo que ha sido interpretado como una consolidación del pacto tildado de histórico que trata de encauzar los lazos entre la República Popular y la Santa Sede, rotos en 1951 después de que Pekín ordenara la expulsión del Nuncio vaticano y de los misioneros católicos.

Este lunes también se celebró la ordenación de Anthony Sun Wenjun como primer obispo de Weifang, provincia china de Shandong, y una diócesis de nueva creación.

A mediados de octubre del 2022 China y el Vaticano prorrogaron por otros dos años el acuerdo rubricado en 2018 para el nombramiento de obispos de mutuo acuerdo. Sin embargo, solo un mes después de su renovación, las autoridades chinas violaron el convenio al nombrar a monseñor Giovanni Peng Weizhao como obispo de Yujiang, en la provincia de Jiangxi, una diócesis no reconocida por la Santa Sede.

En una protesta poco habitual en la complaciente diplomacia vaticana, Roma expresó su "sorpresa y pesar" a través de un comunicado en el que también destacó la falta de respeto al "espíritu de diálogo" recíproco. Fue la primera vez que el Vaticano señaló públicamente a Pekín.

Poco después Monseñor Shen Bin, jefe del Consejo Episcopal Chino, fue designado de forma unilateral por China como nuevo obispo de Shanghai, una sede diocesana que estaba vacante desde 2014, tras el fallecimiento del obispo de la iglesia considerada clandestina, Joseph Fan Zhongliang. El obispo --reconocido tanto por el Vaticano como por el Gobierno-- monseñor Ma Daqin, acabó condenado al arresto domiciliario en el seminario de Sheshan por atreverse a dimitir de la Asociación Patriótica Comunista China, un órgano fiel al régimen que rechaza la autoridad de la Santa Sede.

Además, el viaje a Mongolia del Papa del 31 de agosto al 4 de septiembre, país situado geográficamente entre Rusia y China, supuso otro traspiés diplomático difícil de limar. Francisco estuvo 4 días en el país asiático, pero no tuvo la oportunidad de reunirse con ningún obispo ni fiel chino, a quienes el gobierno de Xi Jinping denegó expresamente el permiso para poder cruzar la frontera.

Escribir un comentario

Enviar

Publish the Menu module to "offcanvas" position. Here you can publish other modules as well.