La Policía descarta la hipótesis de la riña en el crimen de Natalia en Vallecas y cree que fue un ajuste de cuentas de otro clan

La Policía descarta la hipótesis de la riña en el crimen de Natalia en Vallecas y cree que fue un ajuste de cuentas de otro clan

El Grupo VI de Homicidios de la Policía Nacional de Madrid ha descartado ya como hipótesis que el asesinato del lunes de Natalia S. S. en una calle de Puente de Vallecas se deba a una riña entre su hijo y un cuñado de este ocurrida a principios de Navidad en el Ruedo de Moratalaz y se centra en las relaciones de la propia víctima, han informado fuentes policiales.


Si no te convence, ¡darse de baja es un clic!
Estoy de acuerdo con los Términos y condiciones y los Política de privacidad




Los investigadores creen que fue otro clan rival el que acabó con la vida de Natalia por asuntos anteriores a dicha riña. De hecho, apuntan a que la ejecución está relacionada con un aviso que los asesinos le dieron el 7 de diciembre cuando tirotearon sin heridos la casa de un familiar de Natalia situada al lado de la escena del crimen del lunes.

Fueron los testimonios del entorno de la víctima los que llevaron primeramente a los agentes a investigar la riña que mantuvieron a principios de Navidad la fallecida y su hijo adolescente con su cuñado, perteneciente a un clan asentado en Alcalá de Henares, que acabaron peleándose. La tensión fue aumentado en intensidad a raíz de un vídeo en directo emitido en una conocida red social, en el que se acabaron jurándose venganza.

Pero fuentes policiales aseguran que este tipo de asesinato con tantos disparos a quemarropa de una mujer por solo este asunto no es habitual entre clanes. Y que solo atacan a la persona con la que han tenido un problema importante, no a sus familiares. Además, el asesinato estaba muy planificado.

Por ello, los agentes están tirando del hilo de los vínculos delincuenciales de la víctima, que acumulaba 13 antecedentes policiales por riñas, delitos contra la propiedad, contra la salud pública (drogas) y contra la seguridad vial.

Intentan desentrañar si había hecho cargo de los turbios negocios de su marido, el 'Pipi', encarcelado por numerosos robos; o de su sobrino, el conocido alunicero Gordo Maya, también en prisión por intento de asesinato, pero que acumula un amplio historial delictivo, entre ello el robo y tortura a miembros de bandas de narcotraficantes.

El crimen sucedió sobre las 21:45 horas del día 8 en la calle Lago Maracaigo número 11, en el vallecano barrio de Palomeras. La víctima, que viajaba sola conduciendo una furgoneta grande gris marca Opel Vivara, estaba hablando por teléfono cuando se vio sorprendida cerca de un paso de cebra por un todoterreno del que se apeó una persona con una gorra y vestida de oscuro.

Le preguntó si era Natalia y al responder que sí, este hombre le descerrajó varios tiros, según varios testigos, que escucharon y grabaron 11 disparos, 9 de ellos consecutivos y otros dos finales de gracia. El autor huyó luego en el vehículo negro, posiblemente un Audi, conducido por su compinche.

Los sanitarios del Samur-Protección Civil que se acercaron al lugar de los hechos se encontraron a la mujer tendida en el suelo con al menos dos heridas por arma de fuego en el hemitórax izquierdo y en parada cardiorrespiratoria, indicaron una portavoz de Emergencias Madrid.

Por ello, le realizaron maniobras de reanimación cardiopulmonar avanzada, pero no lograron revertir la parada y finalmente confirmaron su fallecimiento. Un psicólogo del SAMUR atendió a varios familiares que llegaron al lugar por crisis de nervios.

Poco después también llegaron agentes de la Policía Municipal y Nacional, que acordonaron la zona. Por su parte, policías de la Unidad de prevención y Reacción (UPR) buscaron por la zona a los autores y su vehículo, pero sin éxito. También han estado realizando desde entonces vigilancia discreta por el lugar del homicidio y el Tanatorio Sur donde se está velando a Natalia.

Los agentes de la Policía Científica siguen examinando la furgoneta, los ocho casquillos encontrados y hablando con testigos, dentro del hermetismo que rodea a estos clanes, para confirmar pistas e hipótesis. Entre estos interrogatorios está la persona con la que estaba hablando la víctima en el momento en el que fue tiroteada. Aún no han examinado las cámaras de seguridad de la zona.

Escribir un comentario

Enviar

Publish the Menu module to "offcanvas" position. Here you can publish other modules as well.