La carne de pollo triplicaría su precio al consumidor con la revisión de la norma de bienestar animal

La carne de pollo triplicaría su precio al consumidor con la revisión de la norma de bienestar animal

Advierte del fuerte coste económico que tendría para ganaderos en avicultura de carne, de porcino y cunícolas


Si no te convence, ¡darse de baja es un clic!
Estoy de acuerdo con los Términos y condiciones y los Política de privacidad




La Coordinadora de Organizaciones de agricultores y Ganaderos (COAG) ha iniciado una ronda de contactos con las autoridades comunitarias y españolas para presentar un informe de impacto socio-económico de la revisión normativa en materia de bienestar animal propuesta por la Comisión Europea, ya que ésta tendría un fuerte impacto económico en las granjas de avicultura de carne, de porcino y cunícola, según informa en un comunicado.

"Queremos trasladar a las diferentes administraciones, tanto estatales como europeas, el impacto de la modificación en la normativa de bienestar animal y alertar del problema económico y de abastecimiento que puede generar. Y al mismo tiempo mostrar a los consumidores la realidad de la ganadería en España y las repercusiones que tendría en la inflación del precio de los alimentos por el aumento de los costes a los ganaderos", ha explicado el responsable de sectores ganaderos de COAG, Jaume Bernis.

En concreto, los sectores cunícola, avícola y porcino de COAG han analizado las posibles consecuencias de la nueva 'Normativa Europea Reguladora del Modelo de Producción de Carne', de forma especial la referida a la prohibición de las jaulas en la producción de carne de conejo, cerdo y pollo.

"En COAG siempre hemos considerado positivas todas las iniciativas para mejorar el bienestar animal en granja. Sin embargo, estas normas tienen que estar basadas en evidencias científicas independientes, que tengan en cuenta el impacto socioeconómico de las medidas propuestas y que considere los riesgos, costes y necesidades que implica la eliminación total de las jaulas", ha subrayado Bernis.

De esta forma y respecto al sector avícola de puesta, la organización agraria cifra en 140.000 euros el coste adicional para los productores de huevos la puesta en marcha de la nueva normativa.

Mientras que en el caso de la avicultura de carne, el precio de la carne de pollo podría llegar a triplicarse al consumidor.

Así, en una granja de 1.800 metros cuadrados tiene una capacidad de 33.000 pollos. Según el estudio de la EFSA, esta granja pasaría a tener una capacidad de 11.000 pollos para que no se pasara de los 11 kilos/metros cuadrados exigidos por la EFSA con un impacto de pérdida de 22.000 plazas de pollos.

El impacto económico, a precios actuales, sería de una bajada de una tercera parte de los ingresos para el granjero y de la producción, lo que repercutirá en un aumento de precio desorbitado para perjuicio del consumidor, que supuestamente tendría que pagar una tercera parte más de lo que está pagando ahora.

"El bienestar animal no tiene por qué mejorar con estas medidas. Criar a menos densidad no es sinónimo de tener estos parámetros mejor controlados. De hecho, puede ser más difícil y costoso conseguir mantener las temperaturas de una forma adecuada", ha explicado el responsable del sector avícola de COAG, Eloy Ureña.

Más de medio millón de coste adicional en el porcino

Respecto al porcino, el informe muestra que para mantener el censo en una granja tipo de 1.200 cerdas, las salas de parto de 16 cerdas deben transformarse para albergar a 12 cerdas como máximo, lo que supone perder cuatro parideras por sala.

Así, se tendría que construir una nave nueva con todos los componentes necesarios (ventilación, fontanería, electricidad, accesorios, etc) para albergar 62 parideras y poder así mantener el censo. El precio por paridera está estimado en 3.200 euros por lo tanto, la inversión que se debería hacer rondaría los 198.400 euros. Una cantidad a la que hay que sumarle el precio de la remodelación de las salas de parto actuales, para pasar de albergar 16 cerdas a 12.

El precio estimado de esta remodelación es de 21.662 euros por sala, por lo que la inversión total se situaría en los 324.932 euros que sumado al coste de la construcción de la nueva nave para albergar 62 parideras supondría un coste total de 523.332 euros.

Por último, COAG ha precisado el caso del sector cunícola, muy castigado en la actualidad. Es un sector cárnico-ganadero con un dimensionamiento global muy limitado y sometido a un prolongado proceso de reducción estructural.

A pesar de ser un sector de poco volumen económico se caracteriza por generar economía a partir de escasos recursos. En su caso, más del 95% de la producción se realiza en jaulas, por lo que la potencial prohibición de la utilización de jaulas en la producción de conejos para carne tendrá una "extraordinaria" repercusión en la estructura productiva sectorial y en el equilibrio de la cadena alimentaria del sector.

De aprobarse esta normativa, cada granja perderá entre un 40% a 50% de producción. "Para garantizar la supervivencia del sector, deben tenerse en cuenta los tres pilares de la agricultura sostenible -medioambiental, social y económico- para evitar que la producción desaparezca o se traslade a terceros países con normas menos exigentes en bienestar animal", ha indicado el responsable del sector cunícola de COAG, José Luis Santaclara.

Escribir un comentario

Enviar

Publish the Menu module to "offcanvas" position. Here you can publish other modules as well.