La pianista Beatrice Rana vuelve a Madrid: “Será la primera vez que toque la música de Castelnuovo-Tedesco”

La pianista Beatrice Rana vuelve a Madrid: “Será la primera vez que toque la música de Castelnuovo-Tedesco”

El Ciclo de Grandes Intérpretes de la Fundación Scherzo trae de vuelta a España a una de las pianistas jóvenes más laureadas del momento, Beatrice Rana (Copertino, Italia, 1993) que ya estuvo en 2019. Hoy tocará en Barcelona y mañana, 17 de octubre, en el Auditorio Nacional de Madrid. Lleva preparado un programa amplio. Desde Liszt hasta Debussy, pasando por Scriabin y M. Castelnuovo-Tedesco. Será la primera vez que ella toque en un concierto la composición “Cipressi”, inédita en Madrid, de este último compositor italiano. Su virtuosismo, claridad y brillantez y su atención a los detalles hacen que sus interpretaciones sean excelentes. La de mañana es una cita que uno no puede perderse.

Nacida en el seno de una familia de músicos, Beatrice Rana comenzó sus estudios musicales a los cuatro años y obtuvo el título de pianista bajo la dirección de Benedetto Lupo en el Conservatorio de Música Nino Rota de Monopoli. Posteriormente estudió con Arie Vardi en Hannover. Ahora reside en Roma y, desde que en junio de 2013 –con 20 años– ganara la medalla de plata en el Concurso Internacional de Piano Van Cliburn, se ha convertido en una de las grandes pianistas de nuestro tiempo. En 2017, Rana puso en marcha su propio festival de música de Cámara “Classiche Forme” en su ciudad natal de Lecce, Apulia. El festival se ha convertido en uno de los principales eventos veraniegos de Italia. 


Si no te convence, ¡darse de baja es un clic!
Estoy de acuerdo con los Términos y condiciones y los Política de privacidad




La pianista graba en exclusiva para Warner Classics. En 2015, su primer álbum con el “Concierto para piano n.º 2” de Prokófiev y el “Concierto para piano n.º 1” de Tchaikovsky con Antonio Pappano y la Orquesta de la Accademia Nazionale Santa Cecilia de Roma recibió elogios internacionales, entre ellos el prestigioso Gramophone Magazine's Editor's Choice y el BBC Music Magazine's Newcomer of the Year Award. El año 2017 quedará como un hito en su carrera con el lanzamiento de las “Variaciones Goldberg” de Bach. La grabación fue elogiada por la crítica de todo el mundo y se vio coronada con importantes galardones. A principios de 2023 presentó su 5º álbum con los conciertos de Clara y Robert Schumann con la Orquesta de Cámara de Europa y Yannick Nézet-Séguin. 

Sus padres son pianistas. Desde siempre ha estado en el mundo de la música. ¿Recuerda cuál fue la primera composición musical que la impresionó?

Es muy difícil recordarlo porque he crecido con música. Pero mi padre trabajaba en la ópera. Así que de pequeña iba a escuchar los ensayos casi todos los días. Y recuerdo muy bien la producción de “Rinaldo” de Händel con estos trajes gigantes, coloridos. Era muy pequeña y me impresionó mucho esta producción.

En los últimos años, desde que ganó la medalla de plata en el Concurso Internacional de Piano Van Cliburn de 2013 y con su lanzamiento de las “Variaciones Goldberg” de Bach en Warner Classics, ha tenido un importante ascenso: grandes conciertos, muchos eventos de prensa y un buen contrato discográfico… ¿Cuál es su secreto para equilibrar las exigencias de una vida tan ajetreada sin dejar de desarrollarse artísticamente y disfrutando de todo ello?

Creo que este trabajo es de todo menos aburrido. Porque puedes seguir tocando la misma música día tras día, pero lo haces en varios escenarios para públicos distintos y con músicos diferentes. Así que, en cierto modo, es muy fácil conservar ese tipo de emoción. Aun así, para mí también es muy importante encontrar un buen equilibrio entre la vida de concierto y la vida privada. Así, una da energía a la otra. Cuando estoy en casa, recargo energía para la vida de los conciertos. Y cuando estoy de gira, recargo energía para volver a casa. 

¿Cuál es su ritual antes y después de un concierto?

Antes de un concierto, siempre me como un plátano. Después de los conciertos, siempre tomo un vaso de vino. Es una selección muy extraña [ríe].

Ha tenido grandes mentores durante el camino, como es el caso de Benedetto Lupo y Arie Vardi. Háblenos de esas relaciones y de cómo le ayudaron a crecer. 

Fueron increíblemente importantes para mí por diferentes razones. Primero estudié con Benedetto Lupo. Y básicamente, él me enseñó todo lo que sé de piano. Porque empecé en su clase cuando tenía 10 años y terminé cuando ya tenía 18. Así que fueron ocho años de un viaje muy importante. Lo sé todo sobre el instrumento y su enfoque gracias a Lupo. Él creó un vocabulario de sonidos para mí y supo transmitirme un acercamiento al teclado especial, que es, por supuesto, increíblemente importante. La relación con Ari Vardi surgió más adelante, cuando me mudé a Alemania. Él tenía un enfoque diferente de la música, pero igualmente interesante porque era más amplio. No estaba tan relacionado con el piano, sino con la música y las artes y diferentes tipos de inspiraciones. Así que realmente me abrió a una perspectiva más amplia.

Este año ha salido a la venta su nuevo proyecto, en el que interpreta los conciertos para piano de Robert Schumann y Clara Wieck-Schumann. ¿Qué significa para usted este proyecto?

En primer lugar, era algo con lo que realmente soñaba, tocar y grabar de nuevo con el director de orquesta Yannick Nézet-Séguin y con la Orquesta de Cámara de Europa (COE). Esta colaboración era algo que me hacía muchísima ilusión. Por otro lado, está “El concierto para piano” de Robert Schumann, que por supuesto es una obra maestra y en cierto modo es imprescindible en la vida de un pianista. Pero está unido a Clara y esto es algo de lo que estoy muy orgullosa porque “El concierto” de Clara, por supuesto, no es tan conocido ni se toca tanto. Y creo que darle la oportunidad de estar en una grabación con Robert Schumann, les da dignidad a los dos porque también se querían mucho como pareja. Por lo tanto, pienso que, si estuvieran aquí, estarían muy contentos de verlo juntos.

Los Cipressi de Castelnuovo-Tedesco no se han escuchado en Madrid. Estamos impacientes por oírlos interpretados por usted. ¿Es Castelnuovo un músico que le ha influido en su carrera? ¿Por qué este interés?

No, nunca he tocado la música de Castelnuovo-Tedesco, será la primera vez. Intento poner algo no tan conocido cada vez que toco porque creo que el concierto también es una oportunidad para descubrir buena música que quizá no es tan célebre. Este es el caso de Castelnuovo- Tedesco porque esta es una pieza increíble. Y por supuesto, yo soy italiana y también estoy muy contenta de presentar música italiana. Los italianos somos muy conocidos por la ópera, pero tenemos mucha música para piano del siglo pasado, finales del XIX, principios del XX. Y nosotros, los italianos, somos los primeros en no creer en esta música. Así que pensé que por qué iba a tocar piezas de músicos de todo el mundo menos italianas. Es algo que realmente quería hacer. Es muy interesante escuchar a Castelnuovo comparado con Debussy. Da una visión muy colorida de ese periodo del repertorio musical.

¿Qué grandes músicos le han influido?

La pianista Martha Argerich. La adoro desde que era niña y sin duda me ha influido mucho.

¿Qué obra española para piano es su favorita?

La última vez que toqué en Madrid, toqué “Iberia” de Isaac Albéniz. Y sin duda es un compositor que adoro, aunque es muy complejo. También adoro a Pablo Ferrández. Hemos tocado juntos muchas veces. Creo que es un gran músico.

@estaciondecult | Foto: Imagen promocional cedida por la Fundación Scherzo. Simon Fowler.

Escribir un comentario

Enviar

Publish the Menu module to "offcanvas" position. Here you can publish other modules as well.