Más de la mitad de los jóvenes están preocupados por el hecho de que su profesión pueda ser reemplazada por la tecnología

Más de la mitad de los jóvenes están preocupados por el hecho de que su profesión pueda ser reemplazada por la tecnología

Según el informe '¿Por qué estudiamos?', el 53% de los jóvenes se preocupan por la posibilidad de que su profesión sea reemplazada por la tecnología, según los resultados de la tercera encuesta Flash de la Fundación SM realizada a través del Observatorio de la Juventud en Iberoamérica.


Estoy de acuerdo con los Términos y condiciones y los Política de privacidad




Aun así, el 52% de los encuestados opina que el sistema educativo se está adaptando "lo suficiente" a los cambios en el mercado laboral para preparar a los estudiantes para los trabajos del futuro.

Entre el 27 de marzo y el 3 de abril de 2023, se llevó a cabo una encuesta entre 1.600 jóvenes de entre 14 y 29 años, de los cuales 400 eran de España, y los demás provenían de Chile, Brasil y México.

Por otro lado, el estudio constata que el 61% de los jóvenes afirma que tener habilidades o conocimientos "no sirve de nada" si no se puede demostrar con una titulación académica y cuatro de cada cinco jóvenes entienden que la sociedad da más importancia a tener un título que a ser una persona formada, aunque tres de cada cinco jóvenes afirman que los profesores han fomentado su interés por aprender.

En este contexto, al 77% de los jóvenes le "apasiona" lo que estudia. Sin embargo, algo más de la mitad reconoce que habría elegido otro tipo de formación si tuviese el futuro asegurado económicamente (54%).

Un alto porcentaje de los y las jóvenes de clase alta-media alta piensan que el número de plazas académicas debería ser determinado por las necesidades del mercado laboral, en comparación con el 66% de los jóvenes de clase baja-media baja.

Los jóvenes tienen una mayor motivación para estudiar debido a la posibilidad de dedicarse a lo que les gusta (29%) y tener mayores oportunidades de empleo (23%), lo que es más significativo que el interés por adquirir conocimientos, formarse o cambiar el mundo.

"Elijo la carrera de Ingeniería informática y Administración de empresas por una proyección futura y para tener salidas laborales. Administración de empresas me gusta también y así no hago solo una carrera, si no que la complemento también de cara al futuro", ha destacado Carmen, una alumna de primero Bachillerato del Colegio Corazón Inmaculado.

Por su parte, Jimena ha destacado que las "salidas es algo que esta muy presente", pero que también "hay que tener vocación y estudiar aquello a lo que quieras dedicarte en un futuro".

Los resultados muestran que el 26% de los estudiantes eligen sus estudios por vocación, mientras que el 21% lo hacen por las oportunidades profesionales que ofrecen. La investigación también indica que los estudiantes de clase alta estudian con el objetivo de tener más oportunidades de empleo, mientras que los de clase media-baja eligen menos sus estudios por vocación y más por obtener un título. Estos últimos creen que para tener éxito profesional es más importante estar bien relacionado que estudiar.

"La necesidad de insertarse al mercado laboral es más urgente por apoyar a las familias o mantenerse por si mismo", ha destacado la coordinadora de investigación y evaluación educativa en Fundación SM, Ariana Pérez Coutado, durante la presentación del estudio.

Un gran porcentaje de jóvenes, especialmente aquellos mayores de 21 años, consideran que la falta de entusiasmo de los profesores afecta negativamente a los estudiantes.

En esta línea, los adolescentes de medios económicos son los más duros con la habilidad de los profesores para estimular el deseo de adquirir conocimiento y modernizar sus técnicas de educación.

Los españoles son notoriamente más críticos que los encuestados de Chile, México y Brasil con respecto a la habilidad de los profesores para estimular el interés por el aprendizaje y modernizar sus métodos de enseñanza. Además, el 82% de los participantes cree que la educación debería centrarse más en el desarrollo de habilidades prácticas que sean útiles en el ámbito laboral.

"Todo lo que es práctico es muy importante ya que en el futuro al trabajar vas a aplicar los conocimientos que tengas, todo lo que este enfocado a esa práctica creo que es muy importante", ha afirmado un alumno de primero de bachillerato del Colegio Corazón Inmaculado de Madrid, Daniel García.

Por otro lado, la experiencia más reseñada con respecto a los servicios de orientación académica es que facilitan una información "muy generalista", sobre todo en la clase media baja-baja que reconocen que recibieron menos apoyo emocional y asesoramiento en técnicas de aprendizaje que los jóvenes de clase alta-media alta.

LA FORMACIÓN PROFESIONAL SE ADAPTA "MÁS RÁPIDO" AL MERCADO LABORAL

Un gran porcentaje de los encuestados cree que la Formación Profesional se ajusta más velozmente que la universitaria a los requerimientos cambiantes del mercado laboral. Los jóvenes de 18 a 20 años lo afirman en menor medida (66%) en comparación con los de 25 a 29 años (83%).

A pesar de ello, el prejuicio hacia el reconocimiento social de la educación profesional es más notorio entre los adolescentes. Además, es el grupo de edad que menos está de acuerdo con la idea de que la educación pública debe ser desvinculada de la lógica económica.

Escribir un comentario

Enviar

Publish the Menu module to "offcanvas" position. Here you can publish other modules as well.