Un profesor niega una agresión sexual a una menor en los cuartos de baño de un colegio de Alcobendas

Un profesor niega una agresión sexual a una menor en los cuartos de baño de un colegio de Alcobendas

Un profesor de un colegio privado de Alcobendas ha negado este lunes durante su declaración en el juicio haber agredido sexualmente de una alumna de 12 años el 28 de febrero de 2018 en los cuartos de baño del centro escolar.

La supuesta víctima no denunció lo sucedido hasta dos años y medio después al sufrir amnesia disociativa por el shock que le causó el supuesto acto violento. Con los años, le sobrevino lo que se denomina memoria recuperada con 'flashes' de lo ocurrido y poniendo rostro a su supuesto agresor.


Estoy de acuerdo con los Términos y condiciones y los Política de privacidad




Fue el psicólogo de la menor quien alertó a los padres de lo ocurrido. Según la denuncia, el que fuera su profesor y tutor aprovechó cuando no había nadie en los pasillos del centro para coger a la chica y llevarla al baño, donde la habría sometido a tocamientos y a una agresión sexual. La menor se encontraba por la tarde en el colegio porque tenía clases de hípica y había ido a las taquillas a coger su vestimenta.

La fiscal solicitó en instrucción el sobreseimiento de la causa y en el juicio no acusa al mantener que hay dudas en el relato de la supuesta víctima. Sostiene que podría haber una contaminación en su relato por el tiempo transcurrido.

Pese a ello, el docente se sienta en el banquillo de los acusados a instancias de la familia, quien reclama una pena de siete años de cárcel por la presunta comisión de un delito de agresión sexual. Los padres ha renunciado a la indemnización que solicitaban.

En su declaración, el docente ha aseverado que los hechos de los que se le acusa son "una barbaridad" y ha afirmado que nunca ha hecho daño a nadie. "Llevo desde entonces sufriendo un calvario", ha alegado en su derecho a la última palabra, donde ha recalcado que tiene una hija de 12 años con autismo.

En la vista ha comparecido el terapeuta de la joven y ha relatado que en una sesión la chica dibujó la silueta de un hombre vestido de negro y una niña tumbada en el suelo junto con una frase.

Según el perito, la chica presentaba síntomas compatibles con un presunto abuso sexual como ansiedad, lesiones autolíticas y trastorno alimentario. A raíz de su alerta, los padres de la víctima acudieron a denunciar los hechos al verbalizar la joven quién era su supuesto agresor sexual.

En su informe final, la defensa del acusado ha reclamado la libre absolución al considerar que no ah prueba para enervar su presunción de inocencia, denunciando que ha sufrido la pena de banquillo porque su cliente fue despedido y se le acabó cualquier tipo de aspiración profesional.

¿Nos cuentas?

¿Alguna correción que hacer a la redacción? ¿Quieres decir algo al redactor?

Escribir un comentario

Enviar

Publish the Menu module to "offcanvas" position. Here you can publish other modules as well.