fbpx

Los delitos por maltrato animal en la región se duplican y aumentan las infracciones por furtivismo de lobo

Los delitos por maltrato animal en la región se duplican y aumentan las infracciones por furtivismo de lobo

Los delitos por maltrato animal cometidos en la región se duplicaron en 2022 y aumentaron las infracciones penales por furtivismo de lobo, si bien sendos tipos delictivos representan un porcentaje muy inferior frente a los procedimientos penales abiertos por delitos contra la biodiversidad.

Los infracciones contra el Medio Ambiente han disminuido un 17,8% respecto al año anterior al registrar 124 infracciones penales ante la Fiscalía, en su mayoría cometidas entre los meses de junio y septiembre.

El consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Enrique López, ha realizado esta mañana un balance anual de la gestión del Cuerpo regional de agentes forestales de la Comunidad de Madrid en relación a los hechos investigados y denunciados por sus efectivos en el ámbito penal.

Respecto a otros años, los agentes detectaron una estabilización en cuanto al número de infracciones cometidas al ser superior a las 77 registradas en 2020 y ligeramente inferior a las 151 de 2021.

En 2022, destacaron los procedimientos penales abiertos por delitos contra la biodiversidad (45), los incendios forestales (20) y contra el urbanismo (17). Otros infracciones se cometieron por vertidos ilegales, incendios que afectan a especies y aves protegidas y maltrato animal.

En el Parque de Guadarrama el número de delitos es menor, por lo que los tipos delictivos se cometen fuera de la sierra de Madrid. En los delitos destacan las infracciones contra la biodiversidad como los disparos a especies protegidas, el uso de artes ilegales de caza como cepos o jaulas trampas, así como el Empleo de venenos.

Dentro de este tipo delictivo, los forestales aprecian un aumento de los delitos relacionados con el furtivisno del lobo ibérico, especie protegida.

Aunque los delitos contra el maltrato animal representan un bajo porcentaje del total (5), los agentes forestales están detectando que suponen "una casuística nueva" que va a ir a más y que incluso en 2022 se duplicó.

En estos casos, se da sobre todo en relación a perros y caballos por falta de agua o refugio. Este tipo de delitos no existían hace años, pero la sensibilidad ciudadana ha hecho que cada vez se denuncien más las infracciones. En estos casos, solo si hay informe veterinario que atestigüe el maltrato se va por la vía penal.

En cuanto al balance, el consejero ha detallado que la mayoría de los delitos se cometieron entre junio y septiembre, apuntando que todos los incendios registrados el pasado año se investigaron en su totalidad.

"Conocer sus causas es la mejor manera de actuar contra ellas de cara al futuro", ha recalcado.

López ha destacado que Madrid tiene una de las zonas más extensas, lo que dota de especial importancia la labor de los agentes forestales. Así, ha querido reclamar el respeto que se merecen al ser agentes de la autoridad y ejercer labores de Policía Judicial genérica.

"No restan, suman al ser auténticos conoceros de lo que ocurre en cada una de las 17 comarcas que trabajan de forma coordinada", ha subrayado, destacando su labor en la búsqueda de personas cuando desaparece alguien en la montaña.

La Comunidad está dotando a los agentes forestales de cámaras unipersonales para que puedan emitir la labor que realizan y grabar en casos de situaciones de peligro.

AGENTES DE LA AUTORIDAD

Los gentes forestales componen el cuerpo autonómico competente en la persecución de las infracciones y delitos ambientales. Tanto la normativa autonómica como la estatal les otorga por Ley el carácter de agentes de la autoridad, Policía Administrativa Especial y Policía Judicial Genérica.

Para ello se forman en diferentes cursos avanzados de criminología ambiental, trabajando de manera conjunta con las Fiscalías de Sala y Provincial de Medio Ambiente en multitud aspectos, como la disminución de la mortalidad en aves rapaces por tendidos eléctricos, el uso ilegal de venenos y artes prohibidas, la prevención e investigación de incendios forestales, la ordenación del territorio, vertidos y maltrato animal.

El año pasado estos profesionales participaron en el dispositivo de inspección de balsas y canales para valorar la incidencia de los ahogamientos de la fauna silvestre, así como la inspección y valoración de puntos de alto riesgo de incendio forestal.

Para ello, conjugan el empleo de técnicas y métodos (inspección técnico ocular, método de evidencias físicas, formación técnica avanzada) y de herramientas (unidad canina especializada en persecución de venenos, maletín de investigación de incendios forestales, cámaras de foto trampeo, etc..), junto a los conocimientos legales para su aplicación, constituyéndose en una policía judicial altamente especializada.

También se ha implementado un mecanismo de Intercambio de Datos entre Administraciones Públicas (ICDA) exclusivo para los agentes forestales en la obtención de datos de titulares de matrículas y la verificación de la identidad mediante el DNI o CIF de empresa, y mejorar la calidad en las investigaciones.