fbpx

¿Qué ver y qué hacer en Aranjuez?

¿Qué ver y qué hacer en Aranjuez?

Aranjuez es pura historia de España. Este es su principal atractivo; nos regala un viaje al pasado que no te debes perder. Es el municipio español más meridional y ciudad de la Comunidad Autónoma de Madrid, cabecera del partido judicial del mismo nombre, situado en un amplio valle, colindante con la confluencia de los ríos Tajo y Jarama, bordeado por un cerro y elevación de una meseta de hasta 630 metros.





Asimismo de canales naturales, cuenta con una extensa red fluvial, zanjas y presas que históricamente han producido cultivos de regadío como árboles frutales y vegetales, incluyendo fresas y espárragos. El área es parte de la Reserva Especial Las Vegas, laderas y páramos del sureste madrileño, entre los que destaca el Parque Natural Carrizal de Villamejor, y el Parque Regajal-Mar de Ontígola, que incluye los humedales la Finca El Regajal y Mar de Ontígola.

La zona ha estado habitada desde finales del Paleolítico, aunque comenzó a cobrar relevancia en la Edad Media. En el contexto de la reconquista, a finales del siglo XII, fue entregado a los Caballeros de Santiago, y entre 1387 y 1409, bajo el liderazgo de Lorenzo I Suárez de Figueroa, se construyó un palacio como residencia del maestro de caballeros.

La tierra de Aranjuez se incorporó a la familia real en 1489 y sirvió de lugar de descanso de la monarquía en un momento en que el Papa hacía concesiones a la monarquía católica para cumplir diversas órdenes militares.

Los sucesivos monarcas implementaron extensos planes de acción que incluyeron calles arboladas, jardines, obras hidráulicas y un nuevo palacio real. A mediados del siglo XVIII, Fernando VI abolió las restricciones anteriores y estableció una nueva ciudad.

Así, en la segunda mitad del siglo, Aranjuez vive una importante actividad constructora que beneficia a la ciudad. Población y Corona, en todos los servicios e instalaciones necesarios para su desarrollo y uso. En marzo de 1808, este fue escenario del levantamiento de Aranjuez que supuso la caída de Manuel Godoy, Carlos IV perdió este lugar como sitio real durante la abdicación de Fernando VII, el siglo XV y todo el siglo XIX.

En el siglo XX, la Economía agrícola tradicional se reduce a la industria y los servicios, y a finales del siglo XX gana protagonismo como centro turístico y de ocio. Este último se basa principalmente en su numeroso patrimonio histórico-artístico, entre el que destacan el palacio y sus jardines ornamentales Jardines del Príncipe, de la Isla, del Parterre, de Isabel II, huertas históricas, paseos arbolados y arboledas El Rebollo, Legamarejo, Doce Calles y Pico Tajo, obras de conservación de aguas, zonas agrícolas y centros históricos, entre los que destacan la Casa de los Caballeros y Comercio, la Casa de los Infantes, la Iglesia de San Antonio y el Monasterio de San Pascual.

En 2001, bajo la denominación de Paisaje Cultural de Aranjuez, todo el conjunto fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. A lo largo del año, los actos más emblemáticos son la Primavera Real -fiesta de la antigua corte de Aranjuez, las Fiestas de San Isidro Labrador en el Real Cortijo de San Isidro, la celebración del patrón de San Fernando y las Fiestas del Motín en Aranjuez.

Entre estas últimas, rememorando los hechos de 1808, destacan el asalto al Palacio de Godoy, la imagen de la rebelión y las tropas descendiendo el Tajo, que en 1990 fueron proclamadas fiestas de interés turístico nacional y en 2014 de turismo internacional.

La ciudad siempre ha sido escenario y protagonista de numerosas obras de arte en los campos del cine, la literatura, la pintura y la música, aunque sin duda gracias al "Concierto de Aranjuez" del compositor Joaquín Rodrigo, ha alcanzado la fama mundial.