fbpx

Comunidad de Madrid

7.67°C
Broken Clouds Humedad: 89%
Lunes
4.7°C / 8.32°C
Martes
8.44°C / 9.72°C
Miércoles
7.8°C / 12.21°C
Jueves
7.23°C / 11.04°C
Viernes
7.44°C / 11.2°C
Sábado
7.35°C / 11.11°C
Domingo
7.87°C / 9.6°C

Los últimos minutos ya no son del Madrid

Los últimos minutos ya no son del Madrid

Madrid, 31 oct.- El Real Madrid ha pasado de dominar los últimos 20 minutos de partido, con un parcial de 15-2, en cuanto a goles, a sufrir en estos compases del encuentro en los dos últimos tropiezos frente a Leipzig y Girona, en los que anotó dos goles y recibió los mismos.





El invicto del conjunto que dirige el italiano Carlo Ancelotti se explicaba, en parte, por su superioridad en los tramos finales del partido. A partir del minuto 70 empezaban a caer de su lado los duelos, pero la semana pasada la balanza viró.

Frente al Leipzig, en el único partido de los 18 disputados que ha perdido el Real Madrid, acusaron también un inicio de encuentro en el que el conjunto alemán pasó por encima en cuanto a intensidad a los de ‘Carletto’.

Los duelos siempre caían del lado local, pero el Real Madrid supo, como ya demostró de sobra la pasada temporada en ‘Champions’ agarrarse al partido. Llegó al minuto 70 a solo un gol de lograr el punto necesario para certificar el primer puesto del grupo, pero no funcionó.

La carrera de Simakan por banda derecha, con 81 minutos en sus piernas, dejó en evidencia a la defensa madridista y la culminó Werner para hacer un 3-1 que Rodrygo, ya en el último minuto, se encargó de maquillar, sin opción a nada más, de penalti.

Precisamente fue una pena máxima la que dejó al Real Madrid sin puntos frente al Girona. La polémica mano señalada a Marco Asensio la transformó Stuani en el m.80, solo diez después de que Vinicius lograse abrir el marcador en el que, hasta la semana pasada, era territorio Real Madrid.

Y es que esos 15 goles a favor y solo dos en contra en los últimos 20 minutos de partidos reflejaban una clara superioridad física del conjunto blanco sobre sus rivales, ya que no era necesariamente fruto de los cambios y sí de acabar los encuentros más enteros que sus rivales.

Sin embargo, cuando esta dinámica no se cumple, el Real Madrid sufre. Lejos quedan aquellas goleadas incontestables, sobre todo en el Santiago Bernabéu. El fútbol cada vez está más igualado y la carga de partidos por el Mundial bien lo demuestra. Equipos como Osasuna y Girona han rascado un punto del feudo madridista.

"No veo a nadie jugar un fútbol espectacular, todos los equipos están sufriendo. Cada partido es complicado ante cualquier equipo, es normal que el nivel no sea excelente porque hay demasiados partidos y no hay tiempo para recuperarse física ni mentalmente", reconocía Ancelotti tras empatar frente al Girona.

Y, además, confirmó lo que se aprecia desde fuera: el equipo acusa jugar cada tres días.

“No estamos al nivel que estuvimos la semana pasada. Hemos tenido algunos problemas con la vuelta de los jugadores lesionados que han entrenador poco, como Modric o Valverde, lo que le pasó a Rodrygo o la molestia hoy de Tchouaméni. Estamos jugando muchos partidos y notamos el cansancio", comentó.

El Real Madrid ha perdido una de sus grandes fortalezas, y a su jugador referencia en ataque la pasada temporada como es el francés Karim Benzema, quien es duda para recibir al Celtic y esta campaña ya ha sido baja en siete de los 18 encuentros que han disputado los de Ancelotti hasta la fecha.

Eso sí, el crecimiento anotador de Valverde, la progresión de Rodrygo y la confirmación de Vinicius mantienen al Real Madrid vivo a la hora de lograr los dos grandes objetivos antes del Mundial: clasificarse como primeros de su grupo en ‘Champions’ -le sacan un punto al Leipzig con la última jornada por delante- y llegar al parón como líderes de LaLiga Santander -cuentan con un punto de ventaja sobre el Barcelona con dos partidos por disputar hasta entonces-.

Óscar Maya Belchí