fbpx

Comienza la campaña de maratones de donación de sangre en 29 hospitales públicos de la región

Comienza la campaña de maratones de donación de sangre en 29 hospitales públicos de la región





El Centro de Transfusión de la Comunidad de Madrid ha puesto en marcha la segunda edición de este año de la tradicional campaña de maratones de donación de sangre en hospitales, que durante este último trimestre de 2022 recorrerá un total de 29 hospitales públicos de la región.

La campaña, que tiene como lema 'maratón de vida', se marca como objetivo alcanzar las 4.000 donaciones extra necesarias para recuperar las reservas, que en este momento cuentan con un déficit de un 30%, para situarlas en su nivel óptimo.

El stock actual está en total en torno a las 3.500 bolsas frente a las 5.000 necesarias y los hospitales de la Comunidad de Madrid necesitan con urgencia donaciones de los grupos 0+, 0- y B-, que se encuentran en alerta roja.

La campaña ha comenzado este miércoles en el Hospital del Henares, y mañana, día 6, llegará al Hospital Infanta Elena. Asimismo, el Hospital Niño Jesús acoge uno de estos maratones hasta el viernes.

Los maratones de donación de sangre reportan de 9.000 a 10.000 bolsas de sangre extras cada año pues suelen convocarse dos ediciones anuales en cada hospital. Los maratones suponen una contribución extra que en estos momentos es fundamental para que las reservas se recuperen, aunque en total, hasta fin de año, se van a necesitar alrededor de 60.000 bolsas de sangre para cubrir todas las necesidades hospitalarias y mantener ese stock en el nivel adecuado.

REQUISITOS PARA DONAR

Durante el año 2021 se realizaron 231.867 donaciones de sangre, consiguiendo así cubrir toda la demanda hospitalaria, a pesar de las restricciones que aún estaban presentes debido a la pandemia de COVID-19.

Para poder donar, solo es necesario tener entre 18 y 65 años, pesar más de 50 kilos y estar bien de salud. Cada día se necesitan en la región 900 donaciones de sangre. Este bien tan preciado no se puede fabricar y sus componentes tienen un período de viabilidad muy corto en el caso de las plaquetas.

Estas son muy necesarias, por ejemplo, en el tratamiento de enfermos oncológicos, y sólo se pueden conservar cinco días. Ello impide que se pueda mantener un gran stock y que, por tanto, sea necesaria la entrada permanente de sangre para producirlas.

Dependiendo de la patología del paciente se le transfunden uno o más componentes sanguíneos, hematíes, plasma y plaquetas, por lo que una sola acción puede ayudar a mejorar o salvar la vida de tres pacientes.