fbpx

Madrid es la segunda autonomía con menos siniestralidad laboral

Madrid es la segunda autonomía con menos siniestralidad laboral





La Comunidad de Madrid es la segunda autonomía con menos siniestralidad laboral --56,1 por casa 10.000 ocupados--, solo por debajo de Canarias --55,1-- según el 'Monitor Adecco de Oportunidades y Satisfacción en el Empleo (II): seguridad en el empleo y conflictividad laboral'. Aún así, Madrid también sigue la tendencia nacional con un aumento de los siniestros con un incremento del 9,3%.

En tres regiones, el número de accidentes de trabajo ha aumentado en el segundo trimestre más del 30% interanual: Cantabria (41,7%), Islas Baleares (41,1%) y La Rioja (32,5%). Los incrementos más moderados corresponden a Aragón (0,1% interanual), Extremadura (1,5%) y la Comunidad Valenciana (2,3%).

En el campo de los parados de larga duración por quinto trimestre consecutivo, crece el número de parados de larga duración (aquellos que buscan empleo sin conseguirlo desde hace al menos dos años).

Sin embargo, al mismo tiempo, el colectivo de desocupados de corta duración se ha reducido, permitiendo que el número total de personas sin empleo haya seguido descendiendo.

Pese a un fuerte incremento de 5,8 p.p., Islas Baleares continúa siendo la comunidad con menor proporción de parados de larga duración, ahora con un 19,5%. Le siguen Aragón (22,5%; +3,6 p.p.) y Cataluña (25%; +6,5 p.p.).

Estas tres son las únicas regiones con un 25% o menos de paro de larga duración. En el conjunto de España, un 66,2% de los parados está cobrando una prestación por desempleo, que es una proporción un punto porcentual más alta que la de un año antes.

Sin embargo, no ha sido uniforme el aumento de esta cobertura. De hecho, ocho autonomías muestran una reducción en la proporción de parados que cobra una prestación por desempleo. Eso ha derivado en que se amplíen las diferencias entre comunidades en este terreno.

Extremadura (95,7%; +1,3 p.p.) lidera en este campo. Le siguen, aunque a distancia considerable, Cantabria (79,7%; +3,7 p.p.) y Aragón (75,2%; +14,4%). La situación opuesta la representan La Rioja (47,9%; -15,4 p.p.), la Comunidad de Madrid (51,3%; -0,6 p.p.) y Canarias (52,6%; -7,6 p.p.).

El hecho de que las tres regiones con mayor proporción de parados cubiertos hayan incrementado su grado de cobertura al mismo tiempo que las tres autonomías con menor proporción lo hayan disminuido, hace que la brecha entre comunidades se haya ampliado.

Un año atrás, la diferencia máxima era de 42,5 puntos porcentuales, que correspondía a la diferencia entre Extremadura (94,4%) y Madrid (51,8%). Ahora la brecha ha crecido hasta 47,8 p.p.

CONFLICTIVIDAD LABORAL

El número de huelgas se ha incrementado ligeramente, elevando la media nacional hasta 11,8 conflictos cada 100.000 empresas, lo que es un 0,6% más que en el segundo trimestre de 2021.

En la práctica, esta variable está estabilizada desde hace cinco trimestres en torno a 12 huelgas por trimestre cada 100.000 firmas. Es una cantidad menor que, por ejemplo, las 16,8 huelgas de 2019 o las casi 14 de 2017 y 2018, para referirnos a años recientes.

Sin embargo, la cantidad de conflictos ha aumentado en 14 autonomías. El mayor incremento corresponde a La Rioja, donde las huelgas se han multiplicado por 7 en un año, desde solo 2,4 hasta 16,8 cada 100.000 firmas.

También son significativos los incrementos de Canarias (+112%) y Extremadura (+77,1%). El número de huelgas solo ha disminuido en tres regiones: Andalucía (-27,7%), Navarra (-11,4%) y Asturias (-1,8%).

Esa reducción ha permitido a la comunidad andaluza pasar a ser la autonomía con menor proporción de conflictos, con 3,8 huelgas cada 100.000 empresas, que es el mejor dato para esa autonomía al menos desde 1999.

Le siguen Canarias (con 4,6 huelgas, pero a haberse más que duplicado en un año, como ya se indicó) e Islas Baleares (5,2 conflictos; +14,6%).

En la situación opuesta, las tres regiones con mayor cantidad de conflictos continúan siendo el País Vasco (108,3 huelgas cada 100.000 empresas, tras un incremento interanual de un 26,7%), Navarra (ahora con 76 conflictos, con el descenso antes indicado de un 11,4%) y Asturias (35,2 huelgas, siempre cada 100.000 empresas; -1,8%, también ya señalado).

La cantidad de trabajadores participantes en huelgas, que venía de crecer cuatro trimestres seguidos, en el segundo trimestre ha disminuido un 13,1% interanual. Una mayor cantidad de huelgas junto con una reducción de los participantes en las mismas sugiere que, de media, cada conflicto ha tenido un seguimiento menor.

En el segundo trimestre de 2022 se han contado 28,7 huelguistas cada 10.000 ocupados. El número de huelguistas se ha reducido en nueve comunidades autónomas y aumentado en las ocho autonomías restantes.

Los mayores incrementos corresponden a Extremadura, donde el número de huelguistas se ha multiplicado por 3,5, Cantabria, donde el mismo se más que ha duplicado, y Castilla y León, que presenta un incremento interanual de un 84,7%.

La mayor reducción corresponde al País Vasco (-72%), seguida de las de Navarra (-66,4%) y Canarias (- 57,7%). La significativa reducción recién mencionada no ha evitado que el País Vasco continúe siendo la región con mayor participación en huelgas, con 87,1 huelguistas.

Le sigue Cataluña, con 57,5 participantes en conflictos, cantidad que conlleva un incremento de un 74,2% respecto del dato de un año atrás.

La tercera autonomía con mayor proporción de huelguistas es Cantabria, con 50,7 participantes, siempre cada 10.000 ocupados, cifra que aumenta en un 120% el dato del segundo trimestre de 2021.

Solo hay tres regiones con menos de 10 huelguistas cada 10.000 ocupados. Se trata de la Región de Murcia, con 6,7 huelguistas (-24,1% interanual), La Rioja, con 7,7 participantes (- 15,9%) y Castilla-La Mancha, con 9,1 participantes cada 10.000 ocupados (-1,8%).