fbpx

El Teatro Real abre temporada en Teatros del Canal con 'Orphée', de Philip Glass, plasmando el Nueva York de los 90

1x1
El Teatro Real abre temporada en Teatros del Canal con 'Orphée', de Philip Glass, plasmando el Nueva York de los 90

El Teatro Real abre la temporada 2022/2023 con el estreno en España de la ópera 'Orphée' del compositor estadounidense Philip Glass, una propuesta coproducida con Teatros del Canal, en cuya Sala Roja se ofrecerán las funciones, y que apela al "público de hoy" a reflexionar sobre la creación y el artista en la nueva cultura del mercado del arte.

No obstante, la apertura institucional del coliseo madrileño tendrá lugar con la vuelta de 'Aída', de Giuseppe Verdi, el próximo 24 de octubre, según han confirmado fuentes de la institución.

Con funciones del 21 al 25 de septiembre, 'Orphée', ópera de cámara en dos actos basada en la película homónima de Jean Cocteau (1950) e inspirada en el mito de Orfeo, contará con la dirección de escena y figurines de Rafael R. Villalobos, y con la dirección musical de Jordi Francés al frente de la Orquesta Titular del Teatro Real.

Narrando una parábola de la vida de un Orfeo poeta obsesionado consigo mismo y con la inmortalidad, en esta propuesta Villalobos se desmarca de la película de Cocteau y se centra en la partitura de Glass, pues, tal y como ha explicado, la cinta, que le "marcó desde la adolescencia", le hizo sentir "el peso de una losa casi aplastante" a la hora de abordar este proyecto.

Así, intentó olvidarse de la película y "meterse de lleno en la partitura de Glass", en la que "sentía el Nueva York de los 90". "Encontré un frenesí y velocidad que me transportaba a ese momento, crucial para la Historia del Arte, en el que la figura del artista adquirió un estatus de 'estrella' que duró hasta el crash bursátil de 2008", ha incidido.

En este sentido, ha subrayado que esta producción "apela al público de hoy para hacerle reflexionar sobre el arte y los mercados del arte" y se ha interpretado, gracias al "minimalismo de la partitura", como un "lado oscuro del sueño americano".

Este 'Orphée' se traslada al Nueva York de los años 90, en plena expansión de la televisión en Estados Unidos y efecto del capitalismo en el arte. En este marco, la producción reflexiona sobre las dos muertes del artista, la terrenal y la artística, marcada por una búsqueda de la fama efímera que le impide trascender. Así, un Orfeo casado con Eurídice se enamora de una princesa enviada de la muerte, a la que persigue como "entre dos mundos" en los que se confunde lo real con lo irreal.

Para presentar todo esto, Villalobos, que ha asegurado que se trata de la "obra más complicada" que ha hecho hasta la fecha, ha optado por una producción de espacio abstracto, en el que los personajes se observan mediante pantallas, pero que cuenta a la vez con "bastante 'storytelling'". Asimismo, ha otorgado protagonismo a la iluminación con el objetivo de crear una belleza con la que lograr una "producción hipnótica" y llegar al público.

Sobre el público, también ha incidido en que este tiene que asistir a las funciones para "hacerse preguntas", "contextualizado" y con una lectura previa del programa de mano. "Los centros de arte contemporáneo no tienen que hacer entretenimiento (...). Espero que (el público) venga con la mente abierta y los deberes hechos", ha añadido.

A la escenografía se suma la atmósfera sombría y agitada con melodías misteriosas, exigentes líneas vocales y patrones instrumentales cíclicos de Glass, que remarcan ese viaje entre la vida y la muerte.

UNA VERSIÓN GRANDE DE LA ADAPTACIÓN DE GLASS

Al respecto, Francés, que se pondrá al frente de la Orquesta del Teatro Real por tercera vez, ha destacado la producción como una "versión grande" de la adaptación de Glass. En esta ocasión, 'Orphée' contará con 31 músicos y apostará por "instrumentos reales", en directo, para interpretar parte de la partitura que el compositor estadounidense proponía realizar con sintetizador.

"Para mí ha sido una aventura tremenda enfrentarme a la partitura de Glass", ha dicho Francés, quien ha incidido en que en esta propuesta el compositor ofrece una composición minimalista en su código, pero profundamente retórica y exigente.

Francés ha apostado por interpretar el documento del compositor con un "pensamiento barroco" en cuanto "a pensar y concebir la partitura como algo que sugiere, no que dice". Según ha señalado, la ha interpretado desde la libertad.

"Mi enfoque ha sido ese y lo ha sido de una manera convencida y radical", ha aseverado, para indicar que también acudió a los ensayos con "apertura" a que la propuesta fuese modificada por las propuestas del equipo y el reparto, incluso "despegándose de la partitura", algo que encantaría a Glass, a su juicio.

En esta producción, se alternarán en la interpretación de los distintos papeles los barítonos Edward Nelson y Alejando Sánchez, como Orfeo; las sopranos Sylvia Schwartz y Natalia Labourdette, Eurídice; las sopranos María Rey-Joly e Isabella Gaudí, en el rol de la princesa; los tenores Mikeldi Atxalandabaso e Igor Peral, como Heurtebise; los tenores Pablo García-López y Emmanuel Faraldo, en la piel de Cégeste, el reportero y Glazier, y la mezzosoprano Karina Demurova hará de Aglaonice, así como los bajos Cristian Díaz de poeta y David Sánchez de juez.

UN ORFEO ANTIHÉROE

Nelson ha resaltado en la presentación de la producción que en esta propuesta Orfeo es "muy diferente" al mítico clásico, ya que en esta ocasión su "fuerza motriz" es "su obsesión con la relevancia de su arte y la trascendencia del mismo": "En esta versión es un antihéroe y bastante desagradable, solo al final se ve al Orfeo del mito".

Por su parte, Schwartz ha subrayado la "profunda emoción de principio a fin" que ha despertado esta ópera entre el reparto, que, "agotado, "abre sus corazones como casi nunca antes" para interpretar a sus respectivos personajes en el drama, en lo que ha coincidido Rey-Joly, quien ha aplaudido el "trabajo coral" que han llevado a cabo.

El director artístico del Teatro Real, Joan Matabosch, ha apuntado que esta producción forma parte del deseo de ambas instituciones culturales de presentar proyectos diversos y ha dicho que con ella se celebran los 85 años de Glass.

"Es una enorme satisfacción poder estrenar en España la que seguro que es una de las mejores óperas de Glass", ha expresado, al tiempo que ha destacado que este año la presencia del mito de Orfeo en el Teatro Real será "especialmente relevante" porque llegarán al espacio 'L'Orfeo' de Claudio Monteverdi y 'Orfeo ed Euridice' de Christoph Willibald Gluck.

Además, Matabosch ha recordado que con las funciones de 'Orphée, el Teatro Real se une a la conmemoración del centenario del nacimiento de María Casares, la actiz gallega que protagonizó la cinta de Jean Cocteau.