fbpx

El fuego arrasa más 250.000 hectáreas en España en 2022, el peor de la década con diferencia

1x1
El fuego arrasa más 250.000 hectáreas en España en 2022, el peor de la década con diferencia

El fuego ha arrasado 253.988,51 hectáreas de superficie en lo que va de año, hasta el 11 de septiembre, según datos del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, que reflejan que este es el año del decenio con mayor superficie afectada, con una diferencia respecto a 2012, que hasta ahora ostentaba el primer puesto, de más de 51.000 hectáreas.

No obstante, el Sistema de Información Europeo sobre Incendios Forestales (EFFIS), que observa con los satélites del sistema Copernicus la situación, eleva la cifra de hectáreas quemadas hasta 298.800, por lo que España se sitúa como el país de la Unión Europea más afectado por los incendios en lo que va de 2022, muy por delante de Rumanía, con 149.344 hectáreas arrasadas, y de Portugal, con 104.077 hectáreas calcinadas.

Pero de acuerdo con la información del Ministerio para la Transición Ecológica, que compila los datos que le remiten las comunidades autónomas, también este sería el peor año del decenio con creces.

Así, la diferencia sobre las 202.867,38 hectáreas quemadas entre el 1 de enero y el 11 de septiembre de 2012 --el segundo peor año del decenio-- es incluso superior al doble que toda la superficie arrasada por el fuego en ese mismo periodo de 2018, el mejor año de los diez últimos, cuando se calcinaron menos de 21.000 hectáreas (20.709,81).

Este año se ha quemado más del triple de hectáreas que en las mismas fechas de 2021, cuando se quemó un 69,44 por ciento menos. La diferencia es similar con la media de los últimos diez años, en los que se ha quemado un 70,43 por ciento menos que en el presente ejercicio.

En cuanto al número de siniestros, los datos del Ministerio registran hasta el 11 de septiembre 8.783, apenas 88 más que la media del decenio, por lo que se deduce que en un número de incendios más o menos similar a la media entre 2012 y 2022 (el año pasado se contabilizaron 1.398 fuegos menos) se ha quemado en torno al triple de superficie.

En concreto, de los 8.783 incendios, en torno a dos tercios 6.093 fueron conatos, es decir, que se apagaron antes de que llegaran a quemar una hectárea, mientras que los 2.690 restantes fueron incendios, en los que ardió más de 1 hectárea.

Otra de las características que marcarán 2012 es el elevado número de grandes incendios, que son aquellos que superan las 500 hectáreas de superficie, ya que en lo que va de año se han contabilizado 55 fuegos de estas características, una cifra que más triplica los 16 grandes incendios de la media del decenio y que se aleja mucho del año con más GIF del decenio, 2012, cuando se contabilizaron 39 sucesos de esta categoría. Más aún dista el presente ejercicio del año 2018, el mejor de este decenio, cuando la cifra de incendios de más de 500 hectáreas en este mismo plazo, se limitaba a tres.

En total, el fuego ha afectado este 2022 al 0,913 por ciento de la superficie nacional y en cuanto al tipo de vegetación, 112.326,71 hectáreas eran de arbolado; 123.888,45 hectáreas de matorral y monte abierto; mientras que las 17.773,35 hectáreas quemadas restantes, eran de pastos y dehesas.

De todos los incendios, casi la mitad, el 45,10 por ciento tuvieron lugar en el noroeste, que comprende a Galicia, Asturias, Cantabria y a las provincias de León y Zamora, territorios en los que se quemó el 47,11 por ciento de toda la superficie arbolada afectada y el 49,39 por ciento de la superficie forestal.

Otro 37,07 por ciento ardió en las comunidades interiores (País Vasco y el resto de provincias no costeras --excepto Zamora y León--). En ellas se quemó el 37,84 por ciento de la superficie arbolada y el 30,73 por ciento de la forestal. Mientras, en el Mediterráneo, con el 17,37 por ciento de los siniestros, se quemó el 12,62 por ciento de la superficie arbolada y el 18,79 por ciento de la superficie forestal.

Finalmente, Canarias, por su parte acogió el 0,47 por ciento de los incendios, en los que ardió el 2,44 por ciento de la superficie arbolada del conjunto del país y el 1,09 por ciento de la superficie forestal.