fbpx

La explosión de Malasaña se debe "a un accidente doméstico", apunta Almeida

1x1
 La explosión de Malasaña se debe

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha aseverado este viernes que la explosión ocurrida en un bajo de la calle San Vicente Ferrer, en Malasaña, se debe "a un accidente doméstico".

Así lo ha manifestado desde Nueva York, en declaraciones a 'Espejo Público' , donde ha detallado que "el fuego está totalmente controlado y los bomberos están trabajando en el edificio".

Además, ha trasladado sus "mejores deseos a la persona que ha sufrido quemaduras en esta explosión".

Por su parte, el delegado de Urbanismo del Consistorio, Mariano Fuentes, ha concretado que tras la deflagración se han desalojado a 78 personas del número 28 de la calle San Vicente Ferrer, foco de la explosión. No podrán volver a sus domicilios por los daños estructurales en el mismo. Los del anexo número 30 también han sido desalojados pero sí podrán regresar a sus casas a lo largo del día.

Según ha manifestado Fuentes, la explosión se ha producido en el bajo C del número 28, que ha afectado a todo el forjado de ese piso y al inmediatamente superior, el 1ºC. También ha afectado al patio, a la corrala y a un muro de carga, que ahora se está apuntalando. El edifico fue construido en el año 1900 y tiene una estructura de madera.

Los bomberos siguen refrescando los pisos más perjudicados y entorno para evitar que se avive el incendio, ya que se han alcanzado muy altas temperaturas. Además, están retirando escombros del piso donde sucedió la deflagración.

Cuando se retiren los bomberos, ha continuado Fuentes, ya entrarán los técnicos de Control de Edificación a apuntalar el inmueble para "garantizar su seguridad". Por tanto, habrá trabajos de consolidación estructural y recomposición de ese muro de carga, "pero el edificio no sufre riesgo de colapso".

"Estamos en contacto con los propietarios e inquilinos del inmueble afectado. Muchos estaban en su trabajo cuando ocurrió todo. El Samur Social ha ofrecido habitaciones para que puedan volver a la normalidad lo antes posible. La cubierta está en buen estado, pero la explosión ha afectado muros de carga, lo que implica una inspección completa del mismo. El inmueble se va a tener que apuntalar en superficie y se va a recuperar todo el forjado de la planta primera del edificio", ha explicado.