fbpx

Vuelve el ambiente festivo a las calles por La Paloma, colofón a las fiestas más castizas de la capital

1x1
Vuelve el ambiente festivo a las calles por La Paloma, colofón a las fiestas más castizas de la capital

El ambiente festivo ha regresado a las calles aledañas a la iglesia de la Virgen de la Paloma y San Pedro el Real, en un día festivo en toda España, el 15 de agosto día de la Asunción, en el que se celebra asimismo la fiesta de la patronal 'oficiosa' de la capital, tras dos años con restricciones por la pademia.

Desde primera hora los vecinos del barrio de la Latina, a ritmo de chotis, han salido a la calle para celebrar los festejos y acercarse a la iglesia de la Paloma, donde ha tenido lugar la ofrenda floral y posterior misa tras la cual se ha realizado el tradicional descenso del cuadro de la Virgen por parte del Cuerpo de bomberos del Ayuntamiento de Madrid, que saldrá por la tarde a procesionar a partir de las 20 horas.

"Con la pandemia estos dos últimos años hemos tenido que estar recluidos en casa, aunque hemos hecho alguna que otra escapadita. Bailamos en La Paloma el año pasado con mascarilla", señala una pareja de vecinos, celebrando que todo vuelva a la normalidad. "La gente está alegre, incluso en los actos religiosos, se ve la alegría de la gente por festejar estos días", que pondrá el colofón a las fiestas más castizas de Madrid.

Pocos madrileños abandonan el lugar sin haber pedido un deseo a la Virgen, la mayoría demanda "paz en el mundo". "Que "Putin entre en razón" y ponga fin a la invasión en Ucrania reclama una vecina; mientras otros prefieren "salud" y "agua" ante la sequía, y sobre todo que "la administren bien". "La gente está emocionada, está en la calle, todavía con miedo pero ahí vamos", señala otra mujer.

A las 20 horas, saldrá la procesión de la Virgen de la Paloma cuyo recorrido se iniciará en la plaza de la Paloma, para seguir su recorrido habitual por las calles Isabel Tintero, Gran Vía de San Francisco y Puerta de Toledo, con un acto en honor a la Virgen por parte del Cuerpo de Bomberos y Toledo, con un homenaje a la altura del n.º 104, con suelta de palomas desde los balcones y canciones marianas.

Continuará después su recorrido por la calle; Toledo; plaza de la Cebada, donde varias asociaciones castizas bailarán en honor a la Virgen; Puerta de Moros, carrera de San Francisco, plaza de San Francisco el Grande, Calatrava y Paloma.

A su regreso al templo, el cuadro será colocado de nuevo en el retablo, acompañado por el rezo de la salve y el canto del himno a la Virgen. A medianoche, no faltará uno de los momentos más castizos de estas fechas, la Salve a la Virgen a cargo de Mari Pepa de Chamberí en la explanada de la iglesia de la calle de la Paloma.