fbpx

Cáritas Madrid organiza unas vacaciones en A Coruña para más de 180 personas ucranianas

1x1
Cáritas Madrid organiza unas vacaciones en A Coruña para más de 180 personas ucranianas

Cáritas Diocesana de Madrid ha organizado unas vacaciones en A Capela (A Coruña) para más de 180 personas ucranianas, con el objetivo de que tengan un "tiempo de respiro" y disfruten del verano en unas viviendas que ha cedido gratuitamente la Fundación Naturgy.

"A lo largo de los últimos cinco meses, Cáritas de Madrid ha atendido y acompañado a personas procedentes de Ucrania, que han tenido que abandonar su país a causa de la guerra y que han sido acogidas en algún recurso residencial, por familias de acogida o por congregaciones religiosas", ha recordado la organización en un comunicado.

Un ejemplo es la iniciativa 'Cáritas con Ucrania', que ha ofrecido ayudas de aquellas personas que se han solidarizado y ha puesto en marcha varias actividades como clases de español, un servicio de acompañamiento y mediación a las familias ucranianas, un servicio de traductores y espacios de encuentro.

La última propuesta que se está llevando a cabo son las vacaciones de verano, fuera de Madrid, para familias ucranianas. De esta forma, 186 personas (mamás e hijos), están pasando unos días de descanso en el poblado del Eume, Concello de A Capela (A Coruña), gracias a la cesión gratuita de las viviendas por parte de la Fundación Naturgy.

En este tiempo participan en diferentes actividades lúdicas y educativas que les permiten descansar y disfrutar en plena naturaleza, como talleres para los niños, clases de español, salidas a la piscina, la playa o senderismo.

"Desde julio, y durante todo el mes de agosto, las familias están disfrutando de este periodo de vacaciones, en turnos quincenales. El último de los cuales saldrá el próximo 16 de agosto. A las familias las acompaña un equipo de educadores y personas voluntarias", ha detallado Cáritas de Madrid.

El director del organismo, Luis Hernández Vozmediano, ha subrayado que era "importante" que las familias ucranianas y las acogedoras puedan disfrutar de unos días de descanso "en un entorno de paz".

"Somos conscientes de la difícil situación que viven las personas a las que acompañamos, especialmente para los niños, que tienen que adaptarse a otro idioma, cultura y costumbres lejos de su hogar, de sus familiares y amigos. Esta iniciativa trata de ofrecerles, ante la adversidad, un espacio de alegría y distensión", ha resaltado.