fbpx

La reivindicación de Morata y Wass

La reivindicación de Morata y Wass

Madrid, 4 ago.- Mientras su futuro continúa en el aire, Álvaro Morata marcó un gol, jugó, presionó, se desmarcó, peleó, compitió, provocó ocasiones e hizo todo lo que debe hacer un delantero para reivindicarse con el Atlético de Madrid, al igual que Daniel Wass, como sobresaliente central derecho y con un golazo en el Trofeo Ramón de Carranza contra el Cádiz, doblegado con rotundidad por un notable y efectivo conjunto rojiblanco, a menos de dos semanas ya del comienzo de LaLiga Santander.

El debate sigue abierto sobre Morata, entre su continuidad en el club con el que tiene contrato hasta 2024, y la atracción declarada que siente el Juventus por él, aún sin alcanzar las cantidades que reclama el club madrileño para traspasarlo.

Wass también está en duda, más fuera que dentro cuando comenzó el verano, pero cuya respuesta en esta pretemporada ha sido convincente, en los dos últimos encuentros en una posición nada habitual para él, como central derecho, donde aporta salida de balón, experiencia... Y gol.

El triunfo lo abrió Morata, titular por segundo encuentro de los tres disputados por su equipo en esta pretemporada (ya jugó de inicio contra el Numancia en El Burgo de Osma, en el primer test veraniego). El goleador de la selección española fue crucial en el ataque de Simeone, sobre todo con el gol que marcó en el minuto 13, cuando agarró un pase de Antoine Griezmann en la esquina del área, condujo tres toques y batió a David Gil con la derecha.

Su anterior gol con el Atlético data de hace dos años, del 7 de julio de 2020, frente al Celta, en un 1-1, cuando se reanudó la Liga parada por la pandemia de la COVID-19, cuando Morata competía por la titularidad o compartía el ataque con Diego Costa y cuando ni siquiera intuía que su futuro iba a estar lejos, apenas unos meses después, del equipo rojiblanco, cuando fue cedido en septiembre de ese año al Juventus, donde ha jugado dos cursos.

También fue objeto de falta en la siguiente ocasión del Atlético. Al esprint, por velocidad, ganó la partida hacia un pase en profundidad a Juan Cala, que lo derribó. El lanzamiento fue primero de Joao Félix, invalidado por que se adelantó la barrera; el segundo fue de Antoine Griezmann. Fuera. Y protagonizó la siguiente oportunidad, ya a la media hora, con un tiro a la media vuelta con la izquierda que despejó a córner con apuros el portero David Gil.

GOLAZO DE WASS... DE NUEVO COMO CENTRAL DERECHO

Después surgió el 0-2 del Atlético, antes del descanso, anotado por Saúl Ñíguez con la mano, tras una acción de estrategia botada por Griezmann y dejada en el segundo palo por Joao Félix para el remate del centrocampista ilicitano (hoy por hoy más carrilero izquierdo para Simeone) que no habría sido gol en condiciones normales dentro de la competición.

Las protestas del Cádiz fueron inmediatas. El VAR lo habría invalidado. No había tal sistema en el Trofeo Carranza, que acogió la tercera victoria en otros tantos partidos de preparación del bloque rojiblanco, agrandada primero hasta el 0-3 cuando ni siquiera se había consumido el primer minuto de la segunda parte, con el derechazo imponente e imparable que soltó Wass (sus subidas al ataque en la salida de la pelota son un recurso muy a tener en cuenta por el equipo cuando juega de central) desde lejos para superar a David Gil.

No lo celebró con efusividad. Sí sus compañeros, que corrieron a felicitar a un futbolista cuyo futuro está bajo la duda permanente en esta pretemporada, a la espera de ofertas, porque no había convencido a Simeone en el semestre anterior, cuando lo fichó en enero pasado del Valencia para suplir la baja de Kieran Trippier, traspasado al Newcastle, y apenas jugó un partido -el primero que pudo ante el Barcelona- antes de lesionarse en la rodilla.

Presente en cada uno de los tres encuentros de la pretemporada, este jueves sobresalió no sólo por su golazo, sino por su juego en el Trofeo Ramón de Carranza, sentenciada aún en el minuto 52 con el 0-4 marcado por Antoine Griezmann, a pase de Sergio Díez. El choque terminó 1-4.

Ya ganó 0-4 al Numancia y 0-1 al Manchester United (son nueve goles a favor y uno en contra), mientras el próximo domingo ya aguarda el Juventus, en el ensayo general en el que Simeone determinará cuál es su once para el inicio de LaLiga.

SIMEONE SIGUE EL PLAN: WASS, WITSEL, HERMOSO, SAÚL, KOKE, DE PAUL, JOAO...

Por ahora, su planificación de la pretemporada incluyó el reparto de minutos entre todos sus jugadores disponibles en los tres primeros partidos amistosos En El Burgo de Osma, contra el Numancia, hace una semana, dio un tiempo a cada uno, en la victoria por 0-4. En Oslo, el pasado sábado, contra el Manchester United alineó una hora el once que este jueves aguardó en el banquillo (Giménez, Savic, Reinildo, Kondogbia, Lemar, Llorente y Correa) o en Madrid (Matheus Cunha y Yannick Carrasco fueron baja por sobrecarga).

Y este jueves, en el Trofeo Ramón de Carranza, Simeone dio recorrido a los hombres que jugaron y ganaron la última media hora contra el United, con nada más dos excepciones: el portero Jan Oblak, indiscutible bajo palos, y el lateral derecho Nahuel Molina, que no había jugado en El Burgo de Osma porque aún no estaba completo su traspaso desde el Udinese y que, por tanto, mantenía minutos de déficit respecto a sus compañeros.

El resto del once titular en Cádiz fue el mismo que entró desde el banquillo el pasado sábado, con Daniel Wass, Axel Witsel y Mario Hermoso (entonces ante el United fue Reinildo, porque el madrileño estaba lesionado) como centrales. Los tres cumplieron con nota, por mucho que no sea ni la posición del futbolista danés ni del medio centro belga; Saúl Ñíguez, por el carril izquierdo; Koke Resurrección y Rodrigo de Paul, al mando en el centro del campo; Joao Félix y Antoine Griezmann, por los lados; y Morata, como delantero.

Al igual que el sábado ante el United, antes de la hora de partido, pero al revés en los nombres, el cambio fue generalizado, con las entradas al terreno de juego de Stefan Savic, José María Giménez y Reinildo Mandava para jugar como centrales; Marcos Llorente y Geoffrey Kondogbia para entrar en el centro del campo; Thomas Lemar, primero como carrilero izquierdo después como media, y Ángel Correa, en la delantera.

Sólo permanecieron entonces sobre el césped, a la hora de duelo, Witsel, por primera vez como rojiblanco como medio centro (hasta ese momento había jugado de central por las bajas en la retaguardia) y luego reemplazado por Carlos Martín, y Griezmann, que disputó todo el choque.

Antes había entrado, al intermedio, Ivo Grbic, que respondió con soltura cuando el Cádiz lo exigió bajo palos por primera vez, pero que nada pudo hacer en el 4-1 en los instantes finales del Trofeo Carranza, que reivindicó a Morata, Wass y los concluyentes primeros 60 minutos del Atlético.

Iñaki Dufour